fbpx
InternacionalesSlide

El Papa Francisco llama a la solidaridad para acoger a los migrantes rescatados en el Mediterráneo

El Santo Padre ha llamado a la solidaridad hacia los inmigrantes, en el día de la Epifanía. Ante una soleada Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa ha celebrado el Ángelus, donde ha destacado: “Queridos hermanos y hermanas, desde hace bastantes días, 49 personas rescatadas en el Mar Mediterráneo se encuentran a bordo de dos barcos de ONG, en búsqueda de un lugar seguro donde desembarcar”. Y ha añadido: “Dirijo un sentido llamamiento a los líderes europeos, para que demuestren una solidaridad concreta hacia estas personas”.

El Papa Francisco celebra la misa de la Epifanía, hoy en el Vaticano. Foto: Fabio Frustaci EFE

Hace ya más de 15 días que los migrantes rescatados por el barco Sea Watch, de la homónima ONG, no desembarcan a ningún puerto con las 32 personas que tiene a bordo -entre ellas tres menores no acompañados, dos niños y un recién nacido-. Este viernes, uno de los migrantes embarcados saltó al agua con la intención de llegar nadando a la costa de Malta. El otro barco, el Sea Eye, perteneciente a la ONG con el mismo nombre, sigue transportando 17 personas a bordo tras más de una semana de navegación. Tanto el Gobierno italiano como el maltés se niegan a ofrecerle un puerto seguro a ambas embarcaciones humanitarias.

El líder de la Liga y vicepresidente de Interior italiano, Matteo Salvini, se ha mostrado desde el principio contrario a todo tipo de ayuda a ambos barcos. Sin embargo, la situación parecía desbloquearse hace un par de días, cuando su socio de Gobierno, el vicepresidente, ministro de Trabajo y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, declaró que Italia se comprometería, al menos, a acoger “a las mujeres y a los niños”, así pues, tan sólo seis personas en total.

A priori, si un barco se encuentra fuera del mar territorial de un país -12 millas de la costa-, esa embarcación se encuentra, según los casos, ya en aguas internacionales: es decir, en “agua de nadie”. Pero como el Mediterráneo es extenso, como todo mar, está subdividido en zonas SAR (Search and Rescue), así pues, en zonas de rescate donde los países deben intervenir de oficio para realizar salvamentos, como en este caso. Si un país tiene conocimiento de la existencia de un barco a la deriva está obligado a intervenir, si fuera necesario incluso fuera de su zona SAR. Por esta razón Italia y Malta no están respetando el derecho internacional del mar.

Tras casi seis años de pontificado, Francisco sigue teniendo como una de sus prioridades sociales los pobres, los olvidados, los últimos. Símbolo de ello es su preocupación por los migrantes en todo el planeta, especialmente en el Mediterráneo, la “zona más peligrosa del mundo” para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El primer viaje que realizó el Papa en 2013 fue a Lampedusa, la isla siciliana símbolo de la unión entre el Norte y el Sur del mundo. Seis años después, Europa mira con atención a Italia.

Con Información de elmundo.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close