fbpx
Latinoamérica

La construcción china del mayor puerto en Israel molesta y preocupa a EE.UU.

La inversión china en obras de infraestructura en Israel, en particular la construcción del mayor puerto del país (en el que suelen anclar y efectuar ejercicios militares conjuntos los buques de la Sexta Flota de EE UU), se ha convertido en inusual motivo de fricción en la estrecha alianza entre los gobiernos de Donald Trump y de Benjamín Netanyahu.

El papel de Pekín en Israel fue un tema central en la reunión que mantuvieron este domingo en Jerusalén el primer ministro Netanyahu y el asesor de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, John Bolton, informan este lunes medios israelíes. El principal motivo de preocupación para Washington es el acuerdo firmado en 2015 por el que el grupo Shanghai International Port controlará las operaciones comerciales en el nuevo puerto de Haifa, en el norte de Israel, a partir de 2021. El puerto civil está siendo construido unos 300 kilómetros al sur de la base del Quinto Escuadrón de Rusia en el puerto sirio de Tartús. China carece de bases militares en Oriente Próximo.

“O ponéis orden en lo que está ocurriendo o lo haremos nosotros”, advirtieron hace unos meses en la Casa Blanca secretarios del Ejecutivo de Trump a sus interlocutores israelíes, según el diario israelí Haaretz. “Se enfadaron muchísimo con nosotros”, confió al periódico uno de los representantes israelíes en esas conversaciones.

La participación china en proyectos de infraestructuras también preocupa al Pentágono por la amplia cooperación con Israel —principal potencia militar de Oriente Próximo— en el desarrollo e investigación armamentística. Estados Unidos aporta a Israel 3.800 millones de dólares (3.314 millones de euros) al año, principalmente en armamento.

Washington no pretende bloquear los crecientes intercambios entre Israel y China, sino obtener garantías de que China no aprovechará su posición en Israel para mejorar su posición geoestratégica y aumentar su capacidad de espionaje. “La Sexta Flota [de EE UU, en el Mediterráneo] visita con frecuencia el puerto de Haifa para entrenamientos conjuntos con la Marina israelí, así como efectúa visitas rutinarias. No hay cambios en nuestra rutina de operaciones con Israel, pero no puede predecir lo que será o no será en 2021”, indicó a Globes el portavoz de la Sexta Flota.

En la reunión bilateral en Jerusalén, Bolton -que voló este domingo de Israel a Turquía- habló con Netanyahu de la introducción de tecnología china en el ámbito de las telecomunicaciones, a través de las compañías Huawei y ZTE, informó un portavoz de su comitiva. Netanyahu señaló que se creará un comité con representantes del Parlamento y de todos los organismos de seguridad para promover una legislación que contribuya a supervisar las actividades del gigante asiático en Israel.

Lea también: Alemania asegura que tampoco reconocerá la toma de posesión de Maduro

Los oficiales del Ejército israelí, desde el grado de coronel hasta el de comandante en jefe, no pueden tener más que Iphones por temor al espionaje. La mayoría de empresas militares, bien prohíben a su personal adquirir celulares montados en China, bien recomiendan no hacerlo.

En el trasfondo de la nueva polémica está el veto de Washington en 2000 a la venta de Israel a China de aviones Falcon por valor de 2.000 millones de dólares (1.745 millones de euros). Estados Unidos impidió la operación porque los aparatos llevan un motor de ese país e Israel tuvo que pagar una multa de 350 millones de dólares (305 millones de euros) por incumplimiento de contrato.

Con información de El País

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close