fbpx
Economía

Tanteando el terreno: Ministro de exteriores de España visita la India para abrir camino económico

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, amplía el foco de la política exterior española con una visita a la India, un gigante económico y demográfico con el que España ha tejido hasta ahora pocas alianzas.

Borrell inicia este martes ocho de enero una visita de dos días a Nueva Delhi para participar en el Diálogo Raisina, una especie de Foro de Davos del sudeste asiático.

Borrell aprovechará el viaje para abrir camino a las empresas españolas en India, en particular para afianzar dos contratos con las autoridades indias muy cercanos a su firma: El suministro de 56 aviones Airbus (16 de ellos fabricados en España) y la construcción de cuatro portahelicópteros por parte del astillero Navantia. Fuentes diplomáticas calculan que hay miles de millones de euros en juego.

Se trata de la primera visita del ministro al continente asiático, una zona hasta ahora muy alejada de los intereses estratégicos españoles.

“Tenemos unas incipientes y potencialmente buenas relaciones económicas con ese país, que crece muy rápidamente y tiene mucho por hacer, especialmente en infraestructuras”, explicó el ministro a los periodistas durante el vuelo de Madrid a Nueva Delhi.

En los primeros meses de su mandato, la agenda de Borrell se ha centrado en la Unión Europea, UE, en el Magreb y en América.

Con este cambio de rumbo, el jefe de la diplomacia trata de acercar España a un actor asiático que aumenta su peso político y económico en el mundo.

Pese a ese enorme potencial de crecimiento y la ventaja de contar con el inglés como una de las lenguas oficiales, ni España ni la UE han explorado a fondo la relación con la India, que ha quedado en un segundo plano frente al acercamiento mucho más marcado a China como principal interlocutor en el continente.

“India es un país muy proteccionista, muy cerrado”, argumenta Borrell. Pero la intención del Gobierno de Narendra Modi de convertir a su país en una gran potencia global multiplica las opciones de la diplomacia española en un país donde el aval de los gobernantes es clave para propiciar la consolidación de las empresas extranjeras.

Como muestra del carácter comercial de este viaje, el primer encuentro del ministro será con representantes de una veintena de firmas españolas con presencia en la India (hay unas 200 en total).

Entre ellas figuran el gigante europeo Airbus en el que participa España, Navantia, Acciona y Abengoa, dos gigantes de las energías renovables, la empresa tecnológica Indra, el fabricante Roca y firmas interesadas en entrar en el sector ferroviario indio como Talgo y CAF.

Más tarde Borrell se entrevistará con su homóloga india, Sushma Swaraj. El ministro asegura que el contrato con Airbus para suministrar los aparatos C295 está prácticamente cerrado. En cuanto al de Navantia, “la empresa está muy bien situada”.

Con esta visita, el titular de Exteriores trata también de allanar el terreno para un viaje del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Nueva Delhi.

El primer ministro Modi se desplazó a Madrid en mayo de 2017, cuando Mariano Rajoy presidía el Gobierno. Con Sánchez tuvo un breve encuentro el mes pasado, durante la cumbre del G-20 celebrada en Buenos Aires.

Conscientes del potencial de negocio, las empresas españolas sí han dado un salto importante en inversión en el país asiático durante los últimos 10 años, en los que España se ha situado en el puesto número 12 del mundo, según datos del Ministerio de Exteriores.

Es, en todo caso, un desempeño muy inferior al de los principales países comunitarios. Las inversiones se centran en infraestructuras, energías renovables y componentes de automoción. Respecto al comercio, aunque la UE es el principal socio de ese país (15% de los intercambios en bienes y servicios), España ocupa una posición modesta en esas transacciones. India representa el 36º destino de las exportaciones españolas y el 19º proveedor para España.

Con información de El País 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close