fbpx
Internacionales
Destacados

El Salvador en línea anti-Maduro

*** En la nación centro-americana, un joven que viene de la izquierda y ha recalado en el sector democrático ganó ampliamente las elecciones, barriendo a los polarizados partidos tradicionales.

Por ALFREDO MICHELENA 

El esperado triunfo de Nayib Bukele en las elecciones de El Salvador este domingo ha tenido el efecto histórico de romper el bipartidismo estricto que había dominado la política de ese país desde el siglo pasado.

  Durante la Guerra Fría, años ochenta, en El Salvador se enfrentaron grupos de derecha y de izquierda en una guerra civil que produjo cientos de miles de muertos y desplazados.  Después de firmados los acuerdos de paz  de Chapultepec en 1992, el partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) gana las elecciones por cuatro períodos consecutivos, lo que fue seguido por dos períodos del izquierdista  Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN),  transformado en partido político. 

Ahora, como viene pasando en toda la región, triunfa un candidato que no forma parte del “establecimiento” político. El candidato ganador  de las elecciones del domingo 3 de febrero es Nayib Bukele, un joven político y empresario de 37 años, con raíces en Palestina.  Bukele había sido alcalde de Nuevo Cuscatlán, luego alcalde de San Salvador desde mayo de 2015. En 2017 rompe con el FMLN y crea su propio movimiento: Nuevas Ideas. Pero luego de varias peripecias termina inscribiendo su candidatura por el partido  Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). Y con GANA resultó vencedor en primera vuelta en las elecciones del domingo pasado. Su votación fue abrumadora: sacó 53 % de los votos frente a un 31,8 % de Arena y 14,4 % del FMLN.

Bukele llega a la presidencia gracias a las frustraciones de los salvadoreños frente a los partidos tradicionales, utilizando una plataforma contra la corrupción.  Inicialmente era un admirador del finado Hugo Chávez que se mantuvo dubitativo frente a Maduro, pero ha cambiado al punto de llamar dictador a Maduro.  En una entrevista que concedió a AP, el pasado 31 de enero,  afirmó: “Para nosotros, el gobierno de Maduro no es un gobierno que permita la pluralidad democrática. No permite que haya una oposición real, y eso no es democrático”. Esta nueva posición de El Salvador, que antes apoyaba a Maduro, da mayor fuerza al proceso de democratización que se está dando en Venezuela.

El candidato ganador de las elecciones en El Salvador, Nayib Bukele (en la foto), antes admirador de Chávez, llega como una figura fuera de los partidos tradicionales y ha tildado a Maduro de dictador. 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close