fbpx
Internacionales
Destacados

La memoria y cuenta más seguida en Venezuela

Nunca un discurso del Estado de la Unión -el equivalente a la Memoria y Cuenta- había sido tan seguido en Venezuela. Este 05 de febrero, mientras Donald Trump se dirigía a Estados Unidos para defender su gestión, miles de venezolanos estaban pegados a las pantallas esperando el momento cumbre para ellos que finalmente llegó: el presidente recordó la gesta que se libra al norte del sur para liberarse de la tiranía.

“Hace dos semanas, EE.UU. reconoció oficialmente al gobierno legítimo de Venezuela y su nuevo presidente interino, Juan Guaidó. Estamos con el pueblo venezolano y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro”, dijo Trump, ganándose buen aplauso de los asistentes al discurso que tradicionalmente presente anualmente el presidente a los miembros más importantes de las tres cabezas del poder de Estados Unidos: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

La ovación tras el reconocimiento de Trump a Juan Guaidó fue bipartidista, solo manchada por algunos feos del ala socialista del Partido Demócrata comandada por el senador Bernie Sanders y la representante Alexandria Ocasio-Cortez. Ambos dirigentes, uno de salida y la otra de entrada, hacen una oposición tan radical al presidente de EE.UU. que no son capaces de colocarse por encima de temas que no son políticos sino de solidaridad humana. No fue el caso de Nancy Pelosi, la demócrata que encabeza la Cámara de Representantes, y de Chuck Schumer, jefe de la minoría demócrata en la Cámara de Senadores, a quienes no le tembló el pulso para aplaudir de pie a Trump cuando consideraban que así lo merecía.

“Respaldamos a Venezuela en su noble búsqueda de la libertad y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro cuyas políticas socialistas han transformado a ese país, de ser el país más pudiente en América del Sur a estar en un estado de pobreza y desesperación extrema.

Inmediatamente después, Trump aprovechó para atacar al socialismo, bandera que empieza a ondear con fuerzas en el Partido Demócrata y que, seguramente, marcará las elecciones presidenciales previstas para 2020 en las cuales el actual presidente buscará un segundo mandato. Este hecho forma parte de la magnífica mano de cartas que le han tocado jugado a quienes buscan la libertad de Venezuela.

El compromiso del Partido Republicano con la causa venezolana ha sido total. No solo Trump sino el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el asesor de Seguridad Nacional John Bolton y el senador Marco Rubio se han mostrado extremadamente activos en el mes que lleva Guaidó al frente de la encargaduría de la presidencia venezolana. En el Discurso de la Unión, el invitado de Rubio fue Carlos Vecchio, el representante diplomático de Venezuela en Estados Unidos.

Este auge del socialismo en el Partido Demócrata hace que la defensa de la democracia en Venezuela entre perfectamente en la narrativa de Trump y los republicanos para ganar presidenciales de 2020. “Estados Unidos nunca será un país socialista (…) Nacimos libres y permaneceremos libres”, aseguró el mandatario.

Trump sorprendió a propios y extraños dando un discurso conciliador que arrancó aplausos en la mayoría de los presentes salvo en asuntos espinosos como la inmigración y algunos aspectos de la economía. El presidente aseguró que su agenda no es la de los republicanos sino la de los estadounidenses. “Juntos podemos romper décadas de estancamiento político, salvar viejas divisiones y curar viejas heridas para encontrar soluciones y formar nuevas coaliciones”, dijo.

“Después de 24 meses de rápido progreso, nuestra economía es la envidia del mundo, nuestro ejército es el más poderoso de la tierra y Estados Unidos gana todos los días”, apuntó el presidente Trump.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close