fbpx
Internacionales
Destacados

El mundo no quiere a Maduro en el poder

*** Maduro no las tiene consigo. Ninguna de las alternativas internacionales que se han propuesto supone su permanencia en el poder; pues todas pasan por elecciones libres y justas.  Y si estas se dan, sin duda no las ganaría. 

Por ALFREDO MICHELENA

 En los últimos siete días, la comunidad internacional ha estado muy activa a fin de solucionar la crisis venezolana. Hubo reuniones y decisiones en Bucarest, Rumania, Ottawa, Canadá, Montevideo y Uruguay. Y en todas ellas la necesidad de que se realicen elecciones libres y justas lo más rápidamente posible es el objetivo central. Pero difieren en la manera de llegar a ellas; en la forma de palear la crisis humanitaria y fundamentalmente en el reconocimiento del gobierno interino del presidente Juan Guiadó.

La usurpación

          La mayoría de los países que asistieron a estas reuniones consideraron, en su oportunidad, que las elecciones de mayo de 2018 para presidente no cumplieron los requisitos mínimos para que fuera reconocida como legítima, así como tampoco reconocen la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que fue la que convocó extemporáneamente estas elecciones.

Por esto, al tomar juramento el 10 de enero, fecha en que terminaba su anterior período, Maduro de hecho se convirtió en un presidente de facto y confirmó su usurpación del poder.

La Asamblea Nacional (AN), elegida en diciembre de 2015, cambió su directiva en 5 de enero y la presidencia de esta recayó en Juan Guidó, un joven ingeniero industrial del partido Voluntad Popular.

En su discurso original, Guaidó presentó un programa de ocho puntos a desarrollar, entre ellos: “Reafirmar la ilegitimidad y desconocimiento de Nicolás Maduro, así como la declaratoria de usurpación del cargo de la Presidencia de la República.”

          El 4 de febrero de 2018 se reúne el Grupo de Lima y afirma que no reconocerá el nuevo mandato de Nicolás Maduro en Venezuela, que comenzó el 10 de enero. Y le solicitan “no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas”.

 Gobierno provisional

          Pero claro esto no sucede, por lo que el 23 de enero de 2019 el presidente de la AN asume la presidencia interina de Venezuela apoyándose en los artículos 233, 333 y 350.

El primer artículo prevé que, frente a una falta absoluta del presidente, al momento de su juramentación el presidente de la AN debe asumir la presidencia interina y llamar a elecciones. Es decir, Guaidó hizo lo que planteaba el Grupo de Lima que, a su vez, tiene basamento jurídico constitucional.

Ante la usurpación, la AN -en boca de su presidente- anuncia una estrategia de tres pasos para recuperar la democracia y reconstruir la institucionalidad en Venezuela: “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

EE.UU. fue el primer país que reconoció a Guaidó como presidente interino, luego el Grupo de Lima. Hasta ahora hay más de 40 países que reconocen al presidente Guaidó; incluso este (como lo había anunciado en su discurso de inauguración) hasta ahora ha nombrado 14 representantes diplomáticos en doce países y dos en organizaciones o grupos multilaterales: la OEA y el mismo Grupo de Lima.

Por otra parte, hay países que solo reconocen el gobierno de Maduro: Rusia, China, Turquía, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

El Parlamento Europeo reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Pero la Unión Europea (UE), es decir, los gobiernos de la Unión,  se abstuvieron de hacerlo argumentando que esa es una decisión que deben tomar los países. Y ellos comenzaron a hacerlo luego de que algunos dieron un ultimátum a Maduro de una semana para que convocara elecciones. Ya una veintena de países lo han reconocido, entre ellos España, Francia, Alemania y el Reino Unido. Estos dos últimos lo hicieron en la reunión especial que hizo el Consejo de Seguridad de la ONU. Pero los cancilleres en Bucarest crearon un Grupo de Contacto.

 Las  alternativas:

Europa:

    Como acabamos de señalar, en la reunión de Cancilleres  se decidió crear un Grupo de Contacto, que tiene como objetivo “promover el entendimiento y la actuación común entre actores internacionales clave sobre la situación en Venezuela”.

Federica Mogherini , responsable de política exterior de la UE, dejó claro que no se trata de “abrir un proceso formal de mediación o diálogo, sino de apoyar una dinámica política que el grupo puede acompañar y consolidar”. El grupo está compuesto por países europeos: Francia, Reino Unido, Alemania, Portugal, España, Holanda, Italia y Suecia; y, por la región: Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia. C

El Grupo de Contacto convocó una reunión para el 7 de febrero en Montevideo, también bajo los auspicios del gobierno Uruguayo.  En todo caso, este grupo anunció que “los resultados serán revisados tras 90 días, y el mandato será terminado si no hay progresos”.

 

Los neutrales

    Un día antes de la reunión de Bucarest, México y Uruguay anunciaron que crearían un grupo de países “neutrales” y propusieron organizar una conferencia internacional con representantes de los países y organismos internacionales que comparten esa posición” y agregan que “El encuentro [] responde al llamado del secretario general de la Organización de las NN.UU., Antonio Guterres, de apostar al diálogo”. Se convocó una conferencia en Montevideo con el fin de “sentar las bases para establecer un nuevo mecanismo de diálogo que, con la inclusión de todas las fuerzas venezolanas, coadyuve a devolver la estabilidad y la paz en ese país”, que han llamado “mecanismo de Montevideo”.

El encuentro también se realizó en paralelo al que convocó la UE junto a Uruguay.  A ella asistieron los miembros del Caricom. Entonces acordaron un plan de cuatro pasos: diálogo entre las partes, negociación y subscripción de acuerdos e implementación.

          Esta es la propuesta que ya aceptó Maduro; pero su semejanza con con los diálogos infuctuosos del pasado, sumado a la posición muy clara del gobierno de Guaidó es poco probable que prospere. 

 

Grupo de Lima

          El grupo de Lima se reunió en Ottawa  y marcó otra dirección. Todos estos países reconocen a Juan Guidó como presidente interino y su objetivo es consolidar esta presidencia como vía hacia unas elecciones libres y justas. En este sentido incluso hacen un llamado a la Fuerza Armada venezolana para que reconozcan a Guidó. Además, el grupo tiene otras consideraciones como el tema de la crisis humanitaria y le pide a los militares que dejen pasar esos cargamentos a Venezuela.

Semejanzas y diferencias

          El Mecanismo de Montevideo insiste en una salida negociada sin hablar de elecciones, aunque es de suponer que al final, de concretarse esta opción, el tema debe estar sobre la mesa y la oposición no avanzará sin que esto esté en agenda. En todo caso, las negociaciones han sido rechazadas no solo por Guaidó sino por el Grupo de Lima, que las ve como “maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder”.

          Las otras dos alternativas convergen en que se deben hacer elecciones libres y justas, lo que en el fondo es un desconocimiento de Maduro como presidente legítimo. Los que no reconocen a Guaidó aceptan a Maduro como presidente ilegítimo, de facto.

La diferencia es que convocar a unas elecciones para el Grupo de Lima es responsabilidad del presidente interino de Venezuela y para las otras debe ser un proceso negociado.

El Grupo de Contacto de la UE decidió enviar una misión técnica a Venezuela para avanzar en las gestiones con “los actores relevantes” a fin de lograr elecciones libres y entrada de ayuda humanitaria. Y aunque fue negado, esto supone negociaciones entre las partes (a lo mejor no directas pero negociaciones).  Esto no está planteado por el Grupo de Lima.

          El otro punto es la ayuda humanitaria. Los del Grupo de Contacto quieren canalizarla a través de las Naciones Unidas y el de Lima deja esa potestad en manos del gobierno interino de Guaidó. El tema de la ayuda humanitaria no fue tratada en el grupo de neutrales. 

Por cierto, el grupo de “neutrales” perdió a Uruguay, que terminó alineado con la UE y el de Contacto perdió a Bolivia, pues no estuvo de acuerdo con llamar a elecciones.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close