fbpx
Columnistas
Destacados

Julio Borges: Tras la reunión del Grupo de Lima

Tras la reunión del Grupo de Lima

***No podemos suponer que la Fuerza Armada ve con indiferencia la inocultable e intolerable realidad de la presencia física de Cuba en la vida militar y en las altas decisiones del régimen actual venezolano.

Por JULIO BORGES

A inicios de semana, estuve, como Embajador de Venezuela, en la reunión del Grupo de Lima, donde tratamos el caso venezolano y la ejecución de todas las acciones posibles para lograr no solo la salida de Maduro del poder sino el fin de la inaceptable injerencia física de Cuba en Venezuela.
Durante la reunión plantee que debemos actuar con mucha energía, porque Maduro está jugando a ganar tiempo y nosotros debemos demostrarle con hechos que el tiempo no juega en contra de los venezolanos, sino en su contra y en contra de Cuba. Solicitamos a los países del Grupo de Lima acompañar con mayor presión el proceso de convocatoria a elecciones libres, así como la apertura del canal humanitario en los próximos días.
En este sentido, no se puede desmeritar el trabajo de la Fuerza Armada, secuestrada por un aparato represivo dirigido desde Cuba. Venezuela es hoy un país invadido por Cuba. No podemos pensar que la Fuerza Armada es indiferente ante esta inocultable e inaceptable realidad. En las últimas horas han detenido a decenas de militares y muchas de esas detenciones las han llevado a cabo agentes cubanos.
Agradecimos al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, su reconocimiento al presidente Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional y al pueblo de Venezuela, además de exhortarlo a acompañar el proceso de ingreso de Venezuela como Estado miembro pleno del Grupo de Lima.
Debemos agradecer el reconocimiento del Grupo de Lima y Europa al proceso de democratización que vive Venezuela, pero también debemos ser críticos con la manera como se está manejando el grupo de contacto. Por esto solicito a Europa que delimite las funciones y los objetivos concretos del grupo de contacto. Asimismo, señalamos la actuación de Uruguay, país que participará en ese importante organismo. No se puede ignorar que Uruguay abogó por un diálogo con Maduro y se ha mantenido indiferente ante la violación de los derechos humanos en Venezuela, por lo cual no cuenta con la confianza plena de los venezolanos.
Dentro del mismo esfuerzo, exhortamos a los países del Grupo de Lima a tomar acciones de presión contra funcionarios y familiares cercanos al régimen que aparecen como sus colaboradores en actos ilícitos, y pedimos condenar enérgicamente la violación de los derechos humanos dentro del país.

El cambio ya es irreversible
Nicolás Maduro sabe que hemos dado golpes certeros, golpes que no son militares, que le han hecho mucho daño al gobierno, y lo vamos a seguir haciendo.
Los señalamientos hechos por Jorge Rodríguez son pancadas de ahogado de un régimen que no tiene el piso político nacional ni internacional para sostenerse en Miraflores.
Desde 2017 me he dedicado a pedir la solidaridad del mundo y me siento satisfecho por haber logrado visibilizar la realidad venezolana en el ámbito internacional y contribuido a levantar el cerco financiero que hoy acorrala al régimen de Maduro. También me siento orgulloso de haber pateado la mesa de negociación en República Dominicana, porque de lo contrario el Poder Legislativo no contaría hoy con el respaldo de más de 50 países ni se hubiese desconocido la farsa electoral del 20 de mayo.
Nuestra agenda es clara: cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El modelo de Maduro ha fracasado, sin un cambio político en Venezuela, seguirá el hambre, la corrupción y la miseria. El compromiso de la comunidad internacional y la presión interna han hecho que el cambio en Venezuela ya sea irreversible.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close