fbpx
Nacionales
Destacados

Raspar la olla es la orden

Raspar la olla es la orden

*** Gracias a las sanciones, Maduro ha tenido que comportarse subrepticiamente para intentar rascar unos centavos de una alcancía escuálida.

Por Francisco Poleo

El cerco internacional lleva al régimen de facto de Nicolás Maduro por la calle de la amargura. Las maromas para mantener el poder no son solo de tipo político sino económico en un país que pasa su peor crisis. Las sanciones de Estados Unidos a PDVSA han sido una puñalada que amenaza con desangrar a la tiranía en agonía.

Evadir las sanciones de EE.UU., y en buena parte de la Unión Europea, no es tarea fácil. El régimen de facto ha tenido que comportarse subrepticiamente para intentar rascar unos centavos de una alcancía en la cual solo van quedando polvo y telarañas. Por ejemplo, la banda que ocupa el Palacio de Miraflores ha intentado abrir una cuenta en una casa de bolsa búlgara para pedirle a los acreedores que le depositen ahí para sacar el dinero en efectivo. El trabajo de seguimiento constante de la Asamblea Nacional ha imposibilitado esa operación gangsteril, entre otras.

Maduro también intentó movilizar 1 mil 200 millones de euros desde el Novo Banco portugués con destino a Uruguay. En la operación estuvo involucrado, ni más ni menos, Lucas Rincón, el embajador venezolano en Portugal hasta que el presidente (E) Juan Guaidó designe a un nuevo representante del país. Hablamos del mismo general que le solicitó la renuncia a Hugo Chávez el 11 de abril de 2002, “la cual aceptó”. Nuevamente, el parlamento logró el cortocircuito de esa maniobra financiera.

El régimen de facto, buscando raspar la olla en sus últimos días, le tiene la vista puesta al oro de la Nación. El Banco de Inglaterra se ha negado a movilizar los 1 mil 200 millones de dólares en barras áureas, pero las toneladas que están guardadas en el Banco Central de Venezuela están en peligro. En enero, Maduro logró vender tres toneladas de esas reservas al Noor Capital, un banco basado en Dubai. Intentó venderle otras quince toneladas a la misma institución financiera pero hasta Estados Unidos brincó sobre el tema. El banco emiratí prefirió dejar el negocio de ese tamaño hasta que se estabilizara Venezuela.

En torno al oro se han desatado varios rumores. Un enorme avión Boeing 777 de una compañía de vuelos charter rusa llegó a Venezuela, pasó un par de días en el aeropuerto internacional de Maiquetía y regresó. La capacidad de la aeronave es de 500 personas. Nunca se supo a qué se debió ese costoso vuelo. Luego, el viernes 08 de febrero se reportó en videos filmados por transeúntes que en torno a las 5 pm salieron del Banco Central de Venezuela seis camiones, casi rozando el piso por su peso, sin que se sepa oficialmente qué trasladaban.

El oro se había convertido en la tabla de salvación del régimen de facto. Ante la imposibilidad de generar mayores ingresos por la comercialización del petróleo debido a la caída vertiginosa de la producción, Maduro y su equipo negociaron con Turquía la venta del metal a cambio de productos para las cajas del CLAP. ¿Hasta qué punto sostendrá Istanbul a la agonizante “revolución”?

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close