fbpx
Columnistas
Destacados

Héctor Pérez Marcano: Subversión pacífica

Subversión pacífica

 ***La oposición venezolana debe actuar con conciencia de desobediencia civil, como plantea nuestra Constitución, para darle fuerza al aislamiento internacional que el mundo democrático ejerce sobre el régimen de Maduro.

 Por Héctor PÉREZ MARCANO

VENEZUELA-CUBA-NICARAGUA. El cuadro político venezolano ha cambiado drásticamente. Ahora hay una situación política que podría calificarse de EQUILIBRIO INESTABLE. La oposición al régimen ha salido de la etapa de confusión en la que las maniobras gubernamentales la habían sumido, afectando la unidad de acción que nos llevó a la victoria parlamentaria en diciembre del 2015. Hoy día, gracias a aquella unidad y a aquella victoria parlamentaria, el pueblo venezolano dotó de la representación legítima a la Asamblea Nacional, por lo cual Guaidó pudo erigirse en el presidente mediante la legitimidad obtenida. Al mismo tiempo, la solidaridad internacional que ha llevado al régimen a un total aislamiento se ha redoblado. El equilibrio inestable que se mantiene por el apoyo militar al gobierno de Maduro debe ser roto, e inclinarlo favorablemente hacia la oposición para obtener la victoria definitiva. Ello significa que las medidas de presión que han maniatado al régimen de Maduro deben ser incrementadas para obtener la victoria final.

Hasta ahora se ha maniatado al régimen dictatorial; pero hacen falta las decisiones que terminen de derrumbarlo, lo cual obligará al régimen de Trump a tomar decisiones que si bien están en cartera (como se ha declarado más de una vez) todavía hay vacilaciones en tomarlas.

El análisis de la situación en América Latina nos lleva a concluir que podrían “matarse tres pájaros de un solo tiro”. Así el apoyo de Venezuela y los regímenes de Cuba y Nicaragua caerían también.

Ahora bien, en lo interno, en Venezuela debemos ser capaces de equiparar la acción política interna con la que existe hoy en el campo internacional, en el cual el gobierno venezolano se encuentra cercado y aislado. Al aislamiento internacional debe corresponderle un aislamiento interno que lleve a la población opositora a una acción más contundente. Se hace necesario que la oposición adquiera un carácter subversivo. Subversión pacífica que lleve al pueblo a una conciencia de desobediencia civil, como está planteado en la Constitución Nacional. Hay que maniatar al régimen en el acontecer interno del  país. Así como cada vez es más reducido su campo de maniobra en lo internacional hasta el punto de que los apoyos de Rusia y China comienzan a tambalearse, es necesario que el régimen llegue a una situación fiscal que le impida seguir practicando el populismo que hasta ahora le ha permitido contar con un apoyo que todavía se estima en un 15 % de la población venezolana. Toca pues a la dirección opositora pensar en qué medidas pacíficas de lucha subversiva podrían ponerse en práctica para maniatar en lo interno al régimen y crear un grado de conciencia que permita llamar con éxito a una HUELGA GENERAL que DERRUMBE a la camarilla cívico-militar que le sirve de sostén a Maduro. Es responsabilidad de la dirección opositora elaborar esas nuevas formas de lucha subversivas y pacíficas que redoblen la contundencia de la acción política del pueblo. A la acción internacional le toca ahora redoblar su ofensiva. Cualquier medida que tomen será apoyada por el pueblo venezolano, si la toman con el  respaldo de organismos internacionales de los cuales Venezuela es miembro. ¡Ya no se puede vacilar!

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close