fbpx
Rafael Poleo / Corto y Profundo
Destacados

Bernal camino del éxtasis

Carne de cañón

***Bernal es uno de esos hombres que dan la vida para defender los intereses de los ricos y poderosos que ni siquiera saben quiénes murieron para que ellos sean más ricos y más poderosos.

Todas las guerras son por intereses que rara y mínimamente son los de quienes mueren en ellas. Las declaran los poderosos y las mueren los débiles, en orden descendente de poder: Putin pone a pelear a Castro, Castro a Maduro, Maduro a  Diosdado, Diosdado a Bernal y Bernal a sus pistoleros. Es la historia íntima de los heroísmos. Una historia que ahora tiene escenario menor en el puente de Las Tienditas.

Los héroes sirven a los poderosos hasta después de muertos. Sobre ellos se hacen películas que dan aún más dinero a los poderosos. Su remuneración es el éxtasis alcanzado en la descarga endorfínica del combate. En otros tiempos se alcanzaba en el arrebato místico y en la Edad Moderna mediante la velocidad –de allí el placer de cabalgar a campo traviesa y el más reciente de romperse el cráneo en un automóvil. El sexo siempre fue una manera natural de lograrlo hasta que lo substituyó la droga, que a los efectos es más eficaz -no en vano una tiene ese nombre: éxtasis. Los poderosos agradecen a la droga el dinero que genera, motor del desarrollo urbano.

Bernal es de los que alcanzan el éxtasis en el combate. A eso se llama ser valiente. Alguien destinado a morir defendiendo los intereses de los poderosos. Subiendo en la cadena del poder, Bernal luchará por los intereses de Putin, quien jamás sabrá que alguien llamado Freddy Bernal murió luchando en Las Tienditas para que él sea aún más inmensamente rico y poderoso.

A valientes como Bernal, nuestros abuelos los llamaban “carne de cañón”.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close