fbpx
Internacionales
Destacados

INFORME POLÍTICO: Se viene el ultimátum final a Maduro por parte de la Casa Blanca

INFORME POLÍTICO: Se viene el ultimátum final a Maduro por parte de la Casa Blanca

*** Inspirado en el ultimátum a Sadam Husein en 2003, la Casa Blanca estima que la última oportunidad de Nicolás Maduro para abandonar el poder pacíficamente venció este 23 de febrero.

Por FRANCISCO POLEO

“Impedir el acceso de ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad por parte del dictador Nicolás Maduro”. Son palabras del presidente colombiano Iván Duque, pronunciadas en la Casa Blanca al lado de su par estadounidense Donald Trump. El mensaje llegó al Alto Mando militar venezolano, y fue comprendido: la intervención extranjera para proteger los Derechos Humanos en el marco de la Injerencia Humanitaria puede ser activada si no se permite la entrada de alimentos y medicinas.

¿Cuándo? Esa es la pregunta del millón. Washington maneja un escenario de no más de un mes al no permitirse el ingreso de la ayuda humanitaria. La presencia del vicepresidente Mike Pence en Bogotá el próximo lunes es crucial porque arrancaría un breve lapso de tiempo en la cual la Casa Blanca se prepararía para dar un ultimátum a Maduro como el que le dio a Saddam Hussein en 2003. El discurso del entonces presidente George W. Bush es prácticamente el mismo del presidente Trump actualmente, ajustado al hecho histórico. En ese momento, el ultimátum al dictador iraquí para que dejara el poder fue de 48 horas.

Más allá de las arengas políticas de los civiles, la Fuerza Armada está plenamente consciencia del suicidio que significaría enfrentarse a una fuerza multilateral compuesta, por lo menos, por Estados Unidos, Colombia y Brasil. Saben que Maduro y el resto los dejarían solos, tomando el primer avión para huir del país. Además, tendrían que defenderse solos porque tanto Rusia como China ya han dejado claro que su apoyo será solo diplomático.

Otro que está consciente de que no hay nada que buscar en un conflicto armado es Raúl Castro. El anciano general cubano, todavía al mando de Cuba pero tras bastidores, ordenó a Maduro resistir, al menos, hasta el domingo 24 de febrero. Ese día fue el simbólico referéndum constitucional en la isla y se teme que cualquier huracán político en Caracas tenga fuertes coletazos en La Habana en la forma de protestas callejeras.

Castro le ha dicho a Maduro que si abandonaba antes del domingo el poder no le garantizaría protección. El ex presidente venezolano ha respondido positivamente a las instrucciones y se encuentra rodeado las 24 horas por un anillo de seguridad de oficiales cubanos mientras permanece atrincherado en la sede del ministerio de Defensa, desde donde monitorea la situación en las fronteras. Los funcionarios venezolanos de Casa Militar fueron relevados de la custodia sin que se les dieran detalles.

Sin embargo, la situación está tan tensa que cualquier movimiento puede desatar un escenario imprevisto. Por ejemplo, el asesinato en la zona limítrofe con Brasil de dos indígenas pemones por parte de funcionarios de la Guardia Nacional llevó a que los aborígenes capturaran al comandante militar responsable del fronterizo estado Bolívar. Eso, y el movimiento por parte del régimen de facto de Maduro de baterías anti-aéreas al borde con Brasil, llevó a que el presidente Jair Bolsonaro convocara a su gobierno a una reunión de emergencia.

Ese cuadro llevó a oficiales de la Fuerza Armada a considerar que se debía permitir el ingreso de la ayuda humanitaria este 23 de febrero y obligar a Maduro a cesar la usurpación del poder, pero finalmente prevaleció la orden de La Habana. Sin embargo, Castro también juega y por eso no permite que ningún militar venezolano se acerque físicamente a su agente en Venezuela.

Actualizado el lunes 25 de febrero a las 9:12 am.
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close