fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

RAFAEL BAYED: De mal en peor

DE MAL EN PEOR

        ***Nadie nos sacara de este laberinto, si nuestras conciencias no vuelven asumir posturas democráticas a rajatabla.

       

        Por RAFAEL BAYED

Habíamos sostenido sin temor a equivocarnos que los líderes de la Patria sin Nación, desde su comienzo, a finales de 1890, harían lo que sea para hacer realidad su ideal. Es lo que está pasando. No importa la tendencia, lo importante es el resultado.

Unos de los lacayos de ese poder, en América, el criminal Fidel Castro y ahora su hermano Raúl, han venido fraguando estrategias para aumentar  la disociación geopolítica y social en el continente. Desde hacer creer que desisten de sus objetivos, por su puestas reuniones con algunos órganos de Estado Europeos, causantes de la esta filosofía política que se implementa en el mundo, hasta aparentar la apertura democrática de su régimen, cuando eso es imposible por la estructura criminal de Cuba.

Desmoralizar a la sociedad; combatir la formación de familias y convertir al régimen en modelador de conducta de los habitantes, es el objetivo básico.

Una sociedad sin valores, donde padres e hijos compiten en una sola carrera quién es el más desvergonzado, teniendo como resultado oscuros intereses.

La sociedad, y en especial la venezolana, ha llegado a conductas inimaginables: la soberbia, la prepotencia, el engreimiento, la desfachatez y el abuso son las características de un pueblo que hasta hace 30 años era todo lo contrario.

La mayoría de los educadores  de todos los niveles necesitan capacitación moral y talentos. ¿Qué diferencia con los de nuestra juventud? Todavía recordamos algún cocorronazo. Ahora cualquier coñito es maestro y de la universidad ni se diga: delincuentes dando clase.

La formación académica de los militares no es nada mejor. Conocimos a muchos oficiales, en su mayoría decentes y con la moral en alto, pero en las últimas 40 promociones son  deplorables. Los decentes contados a dedos y el resto convertidos en sostenedores y defensores de todo lo malo que puede acometer un régimen en perjuicio de la nación.

Una sociedad, cómplice de posturas reñidas con la moral y las buenas costumbres no avanza.

Muchos creíamos que los dirigentes políticos de la disidencia promoverían una postura enérgica contra este régimen, por la cantidad de fechorías que se han hecho públicas; pero no, solamente expresiones lacónicas. La complicidad va más allá del deseo de mantener un sistema democrático. Piensan en sus posturas electorales.

Héroes, los de las gestas históricas noveladas; dirigentes, los que movilizaron un pueblo y lo llevaron a un desarrollismo democrático; mártires, esos que dieron ayer su sangre para instaurar una democracia, como los de hoy, que la dan para recuperarla, y no tuvieron ni tienen prebendas a  cambio,  y líder, todo aquel que encabeza a un grupo y los dirige con fines positivos, como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Carlos Andrés Pérez.

Creo que nadie nos sacara de este laberinto, si nuestras conciencias no vuelven asumir  posturas democráticas a rajatabla.

rbayed@gmail.com.

 

RAFAEL BAYED
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close