fbpx
DestacadoLatinoaméricaNacionalesZETA (pdf)
Destacados

AÍDA GUTIÉRREZ: Delincuentes con uniformes y armas militares masacraron a los indios pemones

Delincuentes con uniformes y armas militares

masacraron a los indios pemones

       Los días 22 y 23 de febrero fueron trágicos para la comunidad indígena Pemón, habitante de la regiòn Sur de Venezuela, vecina a Brasil. En una acción que puede considerarse de exterminio, efectivos militares y presos disfrazados de militares asesinaron a más de 25 miembros de esa comunidad que, víctima de hambre y enfermedades, defendían la entrada de la ayuda  humanitaria a su territorio. Para el momento de publicar esta información, continúa el acoso contra los pemones en Santa Elena de Uairén.

           Por AÍDA GUTIÉRREZ

“Estábamos durmiendo cuando escuchamos disparos. Salimos. Cuando salimos vemos que pasaron dos convoyes disparando. Empezamos a decirles:  ¿por qué están haciendo esto?, ¿por qué disparan? Se bajan del convoy y vienen caminando hacia nosotros por la carretera y los indígenas le preguntan: ¿por qué están disparando?, ¿quién disparó?, ¿por qué están disparando? La señora Zoraida también estaba reclamando. Ella vive casi al frente de donde se detuvieron ellos, y sin mediar palabra -la señora Zoraida no tenía armas, no tenía nada- empezaron a disparar. Los hermanos de la comunidad indígena fueron valientes. Son luchadores. Son guerreros. Fueron hacia a ella y es cuando   empiezan a caer todas las personas que fueron heridas de fusil. Mi esposo recibió impacto en el tórax; la bala perforó varios órganos; perdió un riñón.”

Este es el testimonio de una indígena de la etnia Pemón, quien fue testigo de lo ocurrido en el ataque del 22 de febrero a la comunidad  Kumarakapay, Municipio Gran Sabana (estado Bolívar). El video testimonial fue publicado por Alfredo Romero, Director del Foro Penal Venezolano (FPV) en su cuenta Twitter el 27 de febrero, recogido por una delegada del FPV Boa Vista.

Zoraida Rodríguez resultó asesinada en el ataque de los efectivos militares. 15 indígenas resultaron heridos y se mantienen muy graves. Luego se conoció que el esposo de Zoraida, Rolando García, habría sido asesinado en la arremetida.

De acuerdo a la  asociación Kapé Kapé, el ataque ocurrió en medio de una caravana de 6 convoyes del Ejército que se movilizaban hacia Santa Elena de Uairén. La guardia territorial Pemón bloqueó el paso para impedir que llegaran a la frontera con Brasil y obstaculizaran el ingreso de la ayuda humanitaria, que entraría a esta región por Roraima el sábado 23 de febrero.

El presidente (i) de Venezuela, Juan Guaidó, hizo una fuerte advertencia a los altos jefes militares: “Mayor general Jesús Mantilla Oliveros; general de División Alberto Mirtiliano Bermúdez: o capturan y entregan a los responsables de la represión y asesinato de los hermanos pemones en Kumarakapay que respaldan la ayuda humanitaria, o ustedes serán los responsables”, escribió en su cuenta  Twitter.

 

          25 pemones acribillados

Por su parte, el diputado de la Asamblea Nacional, cacique indígena, Romel Guzamana, denunció el asesinato de 25 indígenas pemones que asegura fueron “acribillados” por el régimen de Nicolás Maduro en Santa Elena de Uairén, durante el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela desde Brasil, el 23 de febrero.

Los asesinatos ocurrieron cuando los habitantes de Santa Elena, en la frontera con Brasil, estaban apoyando el ingreso de la ayuda humanitaria donada por la comunidad internacional.

“Contamos más de 60 autobuses y 16 vehículos rústicos desde los cuales se disparaba a las personas que se encontraban en la plaza de Santa Elena, en las cuatro esquinas, obligándonos a huir hacia las montañas. Había un estado de caos. Logramos llegar al hospital de Santa Elena, el cual se desbordó por la llegada de heridos y muertos”, expresó el diputado Guzamana, durante la sesión de este miércoles 27 en la Asamblea Nacional.

Denunció que quienes disparaban a los indígenas eran  presos con “uniformes de la Guardia Nacional”, de las cárceles del Dorado y Vista Hermosa. “Yo vi a más de 10 muertos y estaban tirados todos en la morgue. Primera vez en mi vida que siento miedo”, expresó.

Guzamana precisó que lo sucedido fue “realmente una masacre” y que los asesinos continúan en Santa Elena de Uairén  hostigando a las comunidades indígenas. (@guti21)

 

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close