fbpx
ColumnistasLatinoaméricaNacionales
Destacados

BENJAMIN DEYURRE: ¿Cuándo será libre Cuba?

Benjamín Deyurre

 ¿Cuándo será libre Cuba?

***Para Cuba, la libertad aún puede ocurrir si en el fragor de la lucha en Venezuela el entusiasmo por restituir la democracia en la isla se convierte en realidad.

 Por BENJAMÍN DEYURRE

La libertad de Cuba es un clamor popular, aunque la comunidad internacional poco o nada ayuda para que sea una realidad. Se dice que para derribar a un gigante se empieza por la cabeza. Tal vez por eso permanecen las dictaduras de Venezuela y Nicaragua, porque no se está atacando el origen del mal, sino sus ramificaciones.

En Cuba ya parece hasta normal que a un ciudadano le propinen una paliza en la calle y lo encierren en un calabozo. ¿Y dónde están la OEA, la ONU y Human Rights Watch? ¿Por qué no protestan tan enérgicamente como lo hacen por Nicaragua y especialmente por Venezuela?

Por muchos años Cuba se especializó en crear conflictos locales en diferentes países con objeto de desestabilizar sus gobiernos. Tal vez esos países, por ejemplo los que conforman el Grupo de Lima, se abstengan de pedir acción alguna contra La Habana para evitar así tener que enfrentar situaciones problemáticas en sus predios. En otras palabras, el chantaje cubano continúa surtiendo efecto en el tiempo.

Por su parte, la situación en Venezuela es patética y la hambruna es tal que jocosamente se habla de la “dieta de Maduro” ya que la desnutrición es rampante y la pérdida de peso por ciudadano supera las 30 libras. La desnutrición y enfermedades de los venezolanos es tan alarmante que se han conocido en Londres casos de venezolanos que han sido rechazados como donantes de esperma, simplemente por su nacionalidad.

Desde luego, Venezuela es sin la menor duda uno de los países que más urgente requiere ayuda humanitaria en el mundo. Parece inconcebible, pero Cuba, a pesar de ser un parásito de Venezuela porque vive a sus expensas, aún no ha llegado a un extremo tan paupérrimo como el que se vive allí. Sin embargo, ello tampoco significa que en Cuba no se haya llegado a extremos de penuria también.

Entre los años 1991 y 1995 por el colapso de la antigua Unión Soviética, Cuba vivió una difícil etapa que los comunistas denominaron “período especial”. En dicho periodo los cubanos llegaron a freír cáscaras de toronja para simular carne de res. En ese lapso, se paralizó el transporte surgiendo los bici-taxis y los llamados “Camellos”, que son camiones con largos remolques.

Para tratar de sobrevivir, al régimen de los Castro no le quedó otra alternativa que violar su propia concepción cuando en 1992 se modificó la Constitución comunista para permitir la propiedad privada. De esa forma nacieron los “cuentapropistas”.

También se estimuló la consecución de divisas ya que hasta la fecha estaba penalizada con cárcel la tenencia de dólares. Y para terminar de abrazar al “odiado capitalismo”, Cuba no encontró otra opción que crear un sistema de mercado agropecuario privado para comercializar las cosechas de cada localidad.

Aunque para subsistir Cuba tuvo que aceptar en 1993 donaciones norteamericanas de alimentos, medicinas y dinero en efectivo, realmente no existió nunca una ayuda internacional humanitaria ni una coalición de países que la propusieran, aún a pesar de la situación en la isla.

Actualmente algunos comentan que una ayuda humanitaria masiva no se propuso para Cuba porque no existía interés, como si lo hay con Venezuela por ser un país petrolero. Se dice que una vez caído Maduro e instaurado un sistema democrático con estado de derecho, muchos pretenderán una tajada del pastel.

Vemos que no ha sido nada fácil forzar la salida de Maduro. Cientos de vidas se han perdido, cada paso ha sido tomado, cada gestión realizada, tanto adentro como afuera del país. Pero la esperanza de libertad para Venezuela permanece en el corto plazo.

¿Pero y Cuba? Ellos se catalogan como un territorio libre en América, cuando es todo lo contrario porque es una isla-cárcel donde todos están presos, amedrentados y dogmatizados por seis décadas.

En Venezuela, el régimen cae por uno de estos dos motivos: cuando el embargo petrolero deje sentir sus efectos y los militares decidan derrocar al gobierno, o cuando una fuerza multinacional deponga al dictador.

Tal vez el comandante a cargo de esta fuerza continúe después con Cuba, siguiendo el ejemplo del general George Patton cuando quiso atacar a la URSS acusándola de ser el verdadero enemigo.

Si esto hubiera ocurrido, el destino de la humanidad habría sido otro. Sin embargo, para Cuba aún puede ocurrir si en el fragor de la lucha en Venezuela el entusiasmo por restituir la democracia en la isla se convierte en realidad.

Hacemos votos porque esto suceda.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close