fbpx
ColumnistasInternacionales
Destacados

JAIME GRANDA: A 13 años de la muerte de Milosevic

JAIME GRANDA

A 13 años de la muerte de Milosevic

 ***El consejo es que cualquier gobernante, instrumento de ese socialismo deformado, sembrador de odios y corrupción, debe verse en el espejo de Slobodan Milosevic.

 Por JAIME GRANDA

El pasado lunes 11 de marzo se cumplieron 13 años de la muerte del expresidente de Yugoeslavia Slobodan Milosevic, quien tenía para entonces 64 años.

Milosevic había sido detenido en abril de 2001 y estaba siendo juzgado desde febrero de 2002 en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya (Holanda), por genocidio y crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos durante las guerras en Croacia y Bosnia (1991-1995) y Kosovo (1998-1999).

El 11 de marzo de 2006 fue encontrado en su celda del TPIY y llevaba muerto varias horas. Las investigaciones determinaron que se debió a que padecía problemas severos de corazón y tenía la tensión alta.

Durante la desintegración de la República Federal Socialista de Yugoslavia, Milosevic era presidente de Serbia y se le responsabilizó por los miles de civiles muertos en las tres guerras y la prensa occidental lo señalaba como lo bautizaron sus oponentes: “El carnicero de los Balcanes”.

En 1995, Estados Unidos impidió su entrada para participar en las negociaciones de paz entre Croacia y Bosnia-Herzegovina. En 1996 realizó unas elecciones municipales que fueron consideradas un fraude y eso desencadenó oleada de protestas, con manifestaciones diarias en Belgrado durante diciembre de ese año y comienzos de 1997.

En octubre del 2000, cuando era casi segura su caída tras fuertes protestas por el fraude electoral, ordenó sacar los tanques a la calle para aplastar a su propio pueblo, pero la orden no fue obedecida por sus oficiales ante el riesgo de una guerra civil. Intentó quedarse como simple político dedicado a la familia, pero las nuevas autoridades serbias lo entregaron al tribunal de la Haya en 2001. Cuando la policía fue a su casa para detenerlo se atrincheró junto con su familia con varias armas, amenazó con suicidarse y su hija disparó contra los uniformados.

En 1953 se afilió a la Liga de los Comunistas de Yugoslavia, después estudió Derecho en la Universidad de Belgrado, trabajó varios años en la administración pública de la República Socialista de Serbia, y en 1968 se pasó al mundo empresarial donde ocupó puestos de responsabilidad en la empresa autogestionaria, característica del régimen económico yugoslavo, basado en el llamado socialismo autogestionario.

Fue el primer presidente electo de Serbia y fundador del Partido Socialista de Serbia. Ocupó esa presidencia desde 1989 hasta 1997 y la de Yugoslavia desde 1997 hasta 2000.

Algunos analistas consideran que Milosevic, al igual que muchos gobernantes fanatizados por un socialismo deformado, fue el “chivo expiatorio” de todo lo ocurrido en Los Balcanes en la década de 1990. De hecho, después de su muerte fue exculpado de las acusaciones en su contra.

En todo caso, lo que aconsejan los estudiosos de los procesos políticos es que cualquier gobernante que sea instrumento de ese socialismo, sembrador de odios y corrupción, debe verse en el espejo de Slobodan Milosevic porque al final la Historia no los absolverá y la herencia terriblemente negativa que dejarán a su descendencia no compensará las riquezas materiales que puedan salvarse de todos los procesos judiciales en su contra.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close