fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: La ruta Buteflica

La ruta de Buteflika

 ***Superando prejuicios políticos, hay que asumir como positivos los pequeños cambios, incluyendo que un ingeniero eléctrico sea ministro de esa área.

 Por JAIME GRANDA

Casi 20 años después de la instalación del llamado chavismo sobre las entrañas preñadas de petróleo, coltán y otras valiosas sustancias, la oscuridad mental no ha permitido que los venezolanos perciban la atracción que sienten las grandes potencias por esta tierra privilegiada que además de sus riquezas naturales es un país abierto a todos los espacios marítimos mundiales.

La dirigencia, política y empresarial, debe mejorar sus perspectivas para evitar que proyectos como el llamado chavismo puedan seguir derrochando sus riquezas y destruyendo su infraestructura, o una vez que se supere este caos, puedan surgir proyectos similares.

Es alentador que dirigentes políticos locales adviertan que los necesarios cambios deben superar la simpleza del “quítate tú pa’ponerme yo”.

Moisés Naim alertó sobre toxinas que debilitan la democracia en el mundo como la debilidad y atraso de los partidos políticos y el crecimiento de la antipolítica, con el rechazo a los “políticos de siempre”, cuya mayoría cuando logra ser gobierno muestra que la política es para su beneficio personal y no para el bien común. Naim precisó que quienes votaron a favor del Brexit, Trump y Chávez sentían que desalojando a quienes gobernaban mejoraría su situación personal o serviría para darle una lección a los poderosos. Esos tres casos diferentes son tres tragedias que se pudieron evitar.

A través de esta columna e informes hemos asomado esa realidad. Como toda verdad, lejos de conveniencias crematísticas, molesta a quienes se están aprovechando de la oscuridad mental de las grandes mayorías.

Por eso celebramos que el emisario especial de Estados Unidos Elliott Abrams aclare falsas expectativas sobre cambios en Venezuela, al decir a la cadena CNN: “Esta es una lucha contra un dictador que es un dictador vicioso y que tiene apoyo externo de Rusia y Cuba. Por lo tanto, no pensamos que esto sucedería rápidamente”.

Superando los prejuicios políticos, hay que asumir como positivo que el nuevo ministro de Energía Eléctrica es ingeniero eléctrico, aunque no faltan quienes digan que es un mal profesional y llega a ministro porque es cuñado de la primera combatiente.

Igualmente es positiva la reestructuración de Corpoelec, lo que debe extenderse al resto de empresas del Estado que dejaron de cumplir sus misiones específicas. Todo eso, por supuesto, es consecuencia del llamado “efecto Guaidó” y todo lo que ocurra para favorecer a las mayorías debe ser recibido, sin falsas poses de orgullo.

Los cambios en el Palacio de Miraflores no deben limitarse a cambiar una oficina por otra, como si eso pudiera evitar supuestos planes criminales en contra de su ocupante.

El inquilino de ese edificio público debería evaluar su situación, el retardo en los anunciados cambios ministeriales y leer la última carta enviada al pueblo por el renunciante presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika.

Ante la presión de calle y de militares, Buteflika renunció esta semana y pidió perdón al pueblo por “todo incumplimiento” cometido contra los argelinos durante 20 años.

En su larga carta de 900 palabras, el renunciante admite que “nada es eterno jamás en la vida”, “el error es humano” y exhorta a los argelinos a permanecer unidos. Seguir la ruta del renunciante argelino será algo que los venezolanos le agradecerán por el resto de sus días al actual aprovechador del Palacio de Miraflores.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close