fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

EDUARDO MARTÍNEZ: El misterio del coltán venezolano en Italia

Eduardo Martínez

El misterio del coltán venezolano en Italia

***Violando la “Ley de uso pacífico de energía nuclear”, ingresó en Italia un cargamento de cinco toneladas de coltán procedente de Venezuela.

Por Eduardo Martínez – Corresponsal en Italia

Un escándalo de proporciones nacionales irrumpió esta semana en Italia, cuando se descubriera que un container proveniente de Venezuela con cinco toneladas de coltán -material estratégico de baja radiactividad- había sido decomisado en la zona del puerto libre de Trieste.

Este cargamento habría sido descargado en el puerto de Livorno, procedente del puerto colombiano de Cartagena, para luego ser trasladado a la zona franca de Trieste por vía terrestre, sin cumplir con las normas de transporte por suelo italiano de material radiactivo.

Según reporta aquí en Italia la prensa local, de este puerto en la frontera con Eslovenia, la Procura de la República en Trieste confirmó que el barco había atracado el pasado 18 de marzo procedente de Cartagena, Colombia.

Entre los presuntos delitos, que según sospecha la Procuraduría se habrían cometido con este cargamento, se encontraría la posible utilización de este material radiactivo para fines distintos al uso pacífico de la energía nuclear. Específicamente, llamó la atención de los investigadores la ausencia de etiquetas con los símbolos de radiactividad en el container.

Según han revelado los trabajos periodísticos, el material sería procesado en la Zona Franca de Trieste para luego ser reexportado a un país no identificado del Este europeo. También se pudo conocer que el container contendría cerca de 50 toneladas de coltán, en la forma de una “arena negra”.

 

La oposición exige claridad

La diputada de oposición italiana, Debora Serracchiani, del Partido Democrático (PD), exigió el viernes pasado que “el gobierno (italiano) devele el misterio sobre la carga de coltán, mineral raro y precioso de Venezuela, dirigido al puerto de Trieste. En una fase delicadísima de las relaciones internacionales, el gobierno debe aclarar si Italia está sosteniendo al régimen de Maduro”.

Serracchiani, que es una alta dirigente nacional del PD, exigió que se revele también “la identidad del agente importador de esta carga y si se cumplió con toda la normativa –italiana y europea- y todas las obligaciones aduanales previstas para tal tipología de materia prima”.

 

Habla el alcalde de Trieste

Ante el escándalo político desatado, el alcalde de la ciudad de Trieste, Roberto Dipiazza, confirmó la información publicada en los diarios locales. Explicó que ese cargamento “siguió” a la visita de una delegación venezolana interesada en utilizar la Zona Franca del puerto, para la transformación industrial de esta materia prima confiscada.

Dipiazza aseguró que la transformación estaría a cargo del ente de investigación nacional, y de Elettra-Sincotrone Trieste. Así mismo, el alcalde triestino señaló que el contrato se habría formado con la aprobación del ministro de la Exportación de Italia.

Las declaraciones del alcalde Dipiazza fueron cuestionadas por la diputada Serracchiani, quien preguntó si “Italia está comercializando con Venezuela a favor de Maduro y si Trieste es la puerta de este tráfico”.

 

Un año de misterios

No es la primera vez que el coltán venezolano llega a Trieste envuelto en una nube de misterio. El 10 de mayo del 2018, en una alocución presidencial, Nicolás Maduro había anunciado la primera exportación de cinco toneladas del material estratégico a Italia. Exportación que fue recibida por la prensa italiana con gran precaución, por referirse a un material radiactivo.

Casi dos meses después, el 30 de junio del 2018, el diario Il Foglio publicó un reportaje -firmado por Mauricio Stefanini- preguntando “qué fin habría tenido el cargamento fantasma de coltán que Maduro había enviado a Italia”, y asegurando que “nadie sabía nada”.

 

Citando informes del geólogo Noel Mariño, en el trabajo de investigación del periodista Stefanini se aseguró que “en ninguna nota aparecía el nombre de la empresa italiana adquiriente, y que un estudio regional geológico de la zona de proveniencia nunca había sido hecho”. Dicho trabajo citó al analista Daniel Valerio Gutiérrez, quien había recordado que “en Italia no existe alguna instalación para procesar el coltán”.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close