fbpx
ColumnistasInternacionales
Destacados

RAFAEL POLEO: Mucho más que grandes virtuosos en el Festival de Piano de Key Biscayne

Rafael Poleo

Mucho más que grandes virtuosos

en el Festival de Piano de Key Biscayne

 Por RAFAEL POLEO

Un automatismo de opinión ha ido modelando la equivocada matriz de que en Miami no hay actividad cultural. Sí que la hay, sólo que escasamente promovida, quizás porque existe gracias a una gestión privada que se siente satisfecha con disfrutar eventos como los que ha venido montando el  brillante Festival de Piano de Key Biscayne.

Experiencia de esta naturaleza ha sido disfrutar la maestría y emoción de Jorge Luis Prats ejecutando la suite Iberia con la sencillez de un músico de barrio y la genialidad de un famoso concertista internacional. Prats crea una sensación participativa que sólo puede darse en esta atmósfera de ¨difícil facilidad¨ cultural debida a la maravillosa ingenuidad conque Amarylli Fridegotto, promotora de estos eventos, asume su tarea de traer a un rincón de Florida lo mejor de la pianística mundial. Esta sensación de que uno es parte de lo que está pasando se potencia cuando el ejecutor es alguien como Jorge Luis Prats, excepcional virtuoso que pretende no serlo, tal la naturalidad conque al terminar su deslumbrante ejecución, con el público todavía en trance de éxtasis, se sienta en el piso para conversar con jóvenes que asisten al Festival sobre los misterios que se conjugan no para ser un eximio pianista, como lo es Prats, sino para disfrutar tocando el piano, lo que Prats mejor hace. Como un duende de cien kilos de peso salta sobre el Steinway para ilustrar lo que les está diciendo, vuelve al piso con sus contertulios, y uno se siente un niño más escuchando al virtuoso musicólogo que le cuenta los secretos de Litsz y Chopin como si lo que está revelando hubiese ocurrido ayer.

A Prats se le estima entre los grandes pianistas contemporáneos, hecho que no afecta su desenvuelta manera de ser y de vivir. Se comenta su genial irreverencia para actualizar sutilmente, sin deformarla, cualquier venerable obra de los grandes maestros. Eso hizo en Key Biscayne el 22 de marzo con las seis piezas de la suite Iberia, de Isaac Albéniz, luego de honrar su origen cubano con la suite Habana, de Guerrero, para concluir con la sonata Nº 3 en B menor Opus 58 de Chopin. Fue tras este despliegue cuando, al complacer una audiencia que no le dejaba irse, vino en comentar, como en desaprensiva tertulia de café, lo que habían hecho los autores y por qué lo habían hecho, cómo y cuánto su época y sus propias vidas influyeron en sus obras. Para los jóvenes estudiantes de piano que en Key Biscayne se forman en torno a Amarilly Fridegotto, ese espontáneo y generoso encore de un gran maestro ha de ser una experiencia que les acompañará toda la vida.

El Festival de Piano de Key Biscayne proseguirá este viernes 12 de abril, a las siete de la tarde, con el italiano Francesco Libetta y el israelí Amir Katz. Libetta es un caso histórico de habilidad en la ejecución. Katz es una estrella ascendente en las más exclusivas salas de Europa. Sería egoísta regatear la información de que para escucharles interpretando a Mozart, Rachmaninoff y Schubert, en www.KeyPianoFestival.org se pueden comprar localidades. La inolvidable experiencia será en la Crossbridge Church, 160 Harbor Drive de Key Biscayne.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close