fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

Jaime Granda: Planificadores deficientes

      

JAIME GRANDA

Planificadores deficientes

             ***A pesar de todo lo prometido, el criticado gobierno, el hambre, la hiperinflación, el derrumbe del sistema  eléctrico, con todas sus consecuencias, siguen presentes.

             Por JAIME GRANDA

Es evidente que algo impide concretar los anuncios del Gobierno venezolano y de quienes luchan para sustituirlo.

A pesar de todo lo que prometen y promueven en costosas campañas de propaganda, hay verdades que siguen dominando el panorama porque lo planificado no funciona bien.

Hay que aceptar que el primer deber de un gobierno es no dejarse tumbar, sea bueno o sea malo.

Está probado que la mejor triquiñuela que puede hacer un Gobierno es convencer a sus opositores  para que no vayan a votar. En ese sentido, todo lo que pague a quienes ayuden a imponer esa estrategia es excelente inversión.

Mientras los partidos políticos del siglo XXI sigan siendo copia del Partido Comunista de la Unión Soviética después que Stalin hacia 1920 dejó sin democracia interna y controlado por la cúpula y no por sus militantes, los dictadores personalistas tendrán siempre una puerta abierta.

Igualmente, mientras exista la opción de una alianza cívico-militar para derrocar a un gobierno, la estabilidad y avances de un país estarán siempre en peligro.

En la medida que la justicia internacional impida que los deshonestos gobernantes, puedan disfrutar de lo que sustraen del erario público de un país, irán desapareciendo los malos gobiernos.

Los aspirantes  a gobernar quieren llegar al poder en corto plazo, pero cuando logran su objetivo prefieren el largo plazo para entregarlo.

Por eso los opositores venezolanos fueron manipulados con la reelección indefinida en 2009 cuando la misma se extendió a todos los cargos y no solo a la presidencia de la República, como era el proyecto inicial.

Está a la vista que la cúpula militar no apoya a los colectivos armados que reprimen las protestas populares y son defendidos por el presidente.

El retraso en el anunciado cambio de ministros puede ser debilidad del presidente y el único ministro cambiado fue el del sector eléctrico después del desastre de marzo. No hay que olvidar que el actual mandatario es una pieza reemplazable de un  proyecto internacional que ha costado tiempo y dinero.

Hay políticos opositores que advierten que no quieren tropezar otra vez con la misma piedra del diálogo, pero siguen tropezando con la piedra de la abstención, a pesar de que los daños de la abstención desde 2005 son más evidentes que los daños del frustrado diálogo.

Hay que recordar que la política surgió para evitar que la guerra fuera la única opción para dirimir conflictos.

En todo caso, lo que queremos resaltar es que no puede haber una planificación seria si no está sustentada en la realidad.

Es importante observar que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) corrigió su versión inicial del “Manual de Planificación, Seguimiento y Evaluación de los Resultados de Desarrollo” para establecer que la planificación, el seguimiento y la evaluación están relacionados unos con otros y se apoyan mutuamente. En esto, las críticas sanas deben ser bien recibidas.

Una buena planificación, seguimiento y evaluación mejora el  establecimiento de lazos claros entre las iniciativas del pasado, del presente y del futuro y los resultados de desarrollo.

Los problemas en Venezuela tienen mucho que ver con la deficiente planificación. A pesar de todo lo prometido, el criticado gobierno, el hambre, la hiperinflación, el derrumbe del sistema eléctrico, con todas las consecuencias para la economía, la salud, la educación y la producción, siguen presentes.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close