fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

PEDRO GONZÁLEZ SILVA: Plutón sobre Copei: ¿Caballo de Troya?

 Plutón sobre Copei: ¿Caballo de Troya?

***El astro de lo oculto transita sobre el Sol copeyano, y junto a Saturno deja entrever una estrategia que parece ir en contra de la línea oficial opositora, aun cuando la tolda verde se presenta como “partido de oposición”.

Pedro González Silva

Por Pedro González Silva

Me es grato volver a escribir esta columna para “El Nuevo País”, donde siempre hago lo que llamo “periodismo astrológico”, haciendo una simbiosis de mis dos profesiones.

En esta ocasión, intentaré separar el análisis periodístico del astrológico, pero no del todo. Les explico: Haré una introducción astrológica del hecho que les voy a comentar y analizar, y luego, pasaré a un análisis estrictamente periodístico. Bien, ahí vamos.

El partido socialcristiano Copei en estos momentos tiene el tránsito de Plutón sobre su Sol, y este astro mueve lo oculto, lo subterráneo, y puede provocar, en su paso por Capricornio, el derrumbe de estructuras de todo tipo…

A la vez y muy cerca, está Saturno, asociado a figuras de autoridad, ya sea autoridad designada o impuesta. Su energía es restrictiva, y si se une con Plutón trae estrategias ocultas, con un control férreo del poder, pero también puede traer el desplome de ese poder.

Cuando me refiero a Copei, hablo del grupo que logró acceder al poder dentro de ese partido, debido a una sentencia del TSJ, y que recientemente realizó una Asamblea para “elegir” autoridades “temporales”.

Me refiero al Copei que participó en las elecciones presidenciales de mayo de 2018 donde resultó “reelecto” Nicolás Maduro, y donde este partido apoyó al ex gobernador de Lara, Henri Falcón.  Entremos ahora al análisis periodístico.

El 9 de abril, Copei sacó un comunicado público para su dirigencia, con algunas instrucciones para ejecutar su estrategia política. Comienza aclarando que son un partido de oposición, que apoyan la presidencia interina de Juan Guaidó.

Indican en su comunicado que “en la ruta común opositora, e incluso dentro de nuestro mismo partido Copei, tenemos acompañantes incómodos, con una manera particular de ver e interpretar su visión como la única forma de desplazar a nuestro adversario común”.

A medida que avanza el comunicado, va quedando claro que la ruta trazada por el presidente interino Juan Guaidó (cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres) no es el camino que se ha trazado Copei.

Comienzan por poner en tela de juicio el lema “Vamos bien”, y hacen un llamado a una especie de “debate interno” sobre si “es verdad que vamos bien, o no”.

Imagínense esto: en medio de la etapa crucial de la denominada “Operación Libertad”, a uno de los partidos opositores se le ocurre abrir un debate interno; es algo que luce suicida, o tal vez luce como que si el enemigo se hubiera infiltrado para tratar de perturbar el camino trazado y generar dilaciones.

Este pensamiento va cobrando fuerza cuando continuamos leyendo el comunicado, en el que ya, de forma clara, cuestionan el camino trazado, y desechan el objetivo de “cese de la usurpación”, asimismo, desechan la idea de “gobierno de transición”, y que quedan con la tercera idea, pero estratégicamente modificada, es decir, no plantean “elecciones libres”, sino “elecciones generales”.

En el comunicado, Copei llama a su dirigencia a promover esa idea: “Ante esta disyuntiva, nuestra Dirección Nacional tomó la decisión de invitar a todos los partidos políticos y representantes de la sociedad civil a un ejercicio de evaluación que nos permita determinar si de verdad verdad “Vamos bien”, o si por el contrario debemos tomar rectificaciones, como, por ejemplo, cambiar el orden de ideas, exigir elecciones generales como único punto…”

Más adelante agregan: “… queremos que en todos los estados se convoquen unas jornadas de evaluación al cumplirse los 90 días de la ruta que fijó el presidente Guaidó, de manera abierta con la participación de líderes políticos, sectoriales, empresarios, gremios, iglesias, etc., que lleve por título: “Los 90 días de Guaidó: Expectativas vs. Resultados” y que nos envíen las conclusiones y fotos vía correo electrónico”.

Como complemento a este comunicado, Copei ha estado sugiriendo modelos de transición que se asemejen a lo que plantean en este momento. Pedro Pablo Fernández ha escrito artículos donde pone como ejemplos las transiciones en Polonia, y en Sudáfrica.

En estos países los dictadores aceptaron, a través de procesos de negociación, que se produjera una transición política. Destacan en el caso de Polonia, el diálogo entre el dictador y el Papa.

Trayendo a colación estos casos, y con los planteamientos que Copei hace en su comunicado, queda claro que lo que plantea este partido es en primer lugar aceptar que Nicolás Maduro siga en el gobierno, y que se realicen elecciones generales, con Maduro en el gobierno.

En segundo lugar, dejan entrever, y eso en forma más tímida, un posible “gobierno de unidad” en el que estén presentes los funcionarios del actual régimen y algunos opositores.

Esta posición de Copei va en sintonía con la de sus aliados (Avanzada Progresista de Henri Falcón, Soluciones para Venezuela de Claudio Fermín, y el MAS), que en diversas oportunidades han hecho planteamientos similares, y llamados al “diálogo”, dejando tácito el reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro.

Llama la atención que, en la última asamblea copeyana, donde se eligieron autoridades temporales y se modificaron los estatutos con miras a un futuro proceso interno, se anunció la “desjudicialización” del partido, es decir, aparentemente concluyó el pleito interno en esta organización, para lo cual acudirán al TSJ a retirar la demanda que allí tenían y que provocó la colocación de una junta ad hoc que controló a Copei en los últimos años.

Y también llama la atención que se acuda al TSJ en un momento político en el que la oposición venezolana desconoce a esta instancia por considerarla parte de la usurpación. Esto también es un tácito reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro.

Por otra parte, el fin del pleito interno es aparente, pues todavía están muy activos los copeyanos que no comparten esta línea política, y que se agrupan en el llamado “Copei legítimo”, donde uno de sus principales dirigentes, Roberto Enríquez, es perseguido político.

Aunque el Copei “oficial” siempre llama a su gente a participar en las protestas opositoras, mantiene constantemente opiniones que van en sentido divergente con la línea trazada por Guaidó, y que en muchos casos intentan vender desánimo y hacer ver que los objetivos que se han trazado no son posibles y se basan en falsas promesas.

Quedaría preguntarse si esta posición de Copei es sincera, o es parte de un pacto oculto con el PSUV para jugar al “caballo de Troya”. No sabemos, pero, y vuelvo a lo astrológico: con la presencia de Plutón, algo oculto hay, así que no me fío…

(El gráfico es la carta astral de Copei. Fuera de la rueda se observan dos planetas: Plutón y Saturno, que se colocan sobre el Sol de la carta astral copeyana).

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close