fbpx
ColumnistasInternacionalesLa VidaLatinoaméricaNacionales
Destacados

PEDRO GONZÁLEZ SILVA: El 2 de julio se eclipsa la revolución cubana

El 2 de julio se eclipsa la revolución cubana

Pedro González Silva

***El eclipse de Sol que ocurrirá el próximo 2 de julio representa un cierre de ciclo en el proceso político cubano. Mientras que en el contexto actual que vive Venezuela, podemos augurar que la influencia de este ocultamiento solar en Cuba guarda relación con la transición política que vive nuestro país.

Termometro Zodiacal – PEDRO GONZÁLEZ SILVA

El próximo 2 de julio un eclipse total de Sol, que ocurrirá a 10 grados del signo de Cáncer, impactará frente al Sol de la carta astral de la revolución cubana en Capricornio, indicando el cierre de un ciclo y un tiempo de reestructuración del sistema político que impera en Cuba.

Los eclipses como fenómenos astrológicos están acoplados a la influencia de los nodos lunares, los cuales son puntos de energía que en una carta astral indican el karma (lo que arrastramos del pasado y debemos corregir) y la misión de vida, el aprendizaje que venimos a realizar en este mundo.

Los eclipses están agrupados en series que se repiten cada 18 a 19 años, aproximadamente, y ellos representan ciclos que en nuestras vidas están marcados por el destino, y eso lo podemos corroborar tanto en lo individual como en lo colectivo.

Por ejemplo, este eclipse del próximo 2 de julio, que marcará influencia en la carta astrológica de la revolución cubana (realizada sobre el momento en que los rebeldes revolucionarios llegaron a Santiago de Cuba y el dictador Fulgencio Batista huyó a EE.UU., el 1 de enero de 1959), guarda relación con otro eclipse ocurrido el 1 de julio del año 2000, que también se produjo a los 10 grados de Cáncer, y se colocó frente al Sol cubano a 10 grados de Capricornio.

Cuando ocurrió el eclipse del 1 de julio del año 2000, faltaban pocas semanas para que se realizara en Venezuela una megaelección en la que Hugo Chávez quedaría relegitimado (al igual que todos los poderes públicos) como presidente, bajo los parámetros de la nueva Constitución que había sido elaborada por una Constituyente, y refrendada por el pueblo en referéndum el 15 de diciembre de 1999.

Este eclipse, que marcó en Venezuela el cambio político, produjo en paralelo un efecto en la carta astral del régimen de Cuba, que en el transcurso de la influencia de este eclipse fue incrementando su influencia política y militar en nuestro país.

El eclipse que ocurrirá el próximo 2 de julio en el punto exacto donde ocurrió el del año 2000 (a 10 grados de Cáncer) representa un cierre de ciclo de ese proceso. Y en el contexto actual que vive Venezuela, podemos augurar que la influencia de este ocultamiento solar en Cuba guarda relación con la transición política que vive nuestro país actualmente.

La “oposición” (término astrológico) del eclipse de Sol desde Cáncer al Sol de Cuba en Capricornio, es indicativo de que el régimen cubano vivirá una etapa de profunda reestructuración en su centro de poder o cúpula dirigente, y está cerrando un ciclo iniciado en el año 2000, justamente cuando en Venezuela se reafirmó institucionalmente el período chavista.

Así como hemos dado este ejemplo con estos eclipses que pertenecen a una misma serie, podemos hacerlo con  otros dos que han influenciado también el proceso político que ha vivido Venezuela desde la llegada de Chávez al poder.

El 11 de agosto de 1999, un eclipse a 18 grados de Leo sirvió de marco energético para la Asamblea Constituyente que nos trajo la nueva carta magna, la “bolivariana”. El 11 de agosto de 2018, otro eclipse, también a 18 grados de Leo, marcó el cierre de ciclo de ese proceso político, y en los seis meses de su efecto trajo el declive del régimen.

Esa serie de eclipses a 18 grados de Leo contactaron a Plutón de Venezuela a 18 grados de Piscis. Plutón es el planeta de las grandes y profundas transformaciones.

Es significativo el hecho de que estos eclipses tienen marcada influencia en Nicolás Maduro, que tiene a Marte a 18 grados de Leo. El primer eclipse de la serie, el 11 de agosto de 1999, marcó su paulatino encumbramiento, hasta lograr ser designado sucesor de Chávez (de signo solar Leo), y luego el eclipse del 11 de agosto de 2018 marcó su declive.

Realmente las energías de los eclipses parecen estar muy bien engranadas, porque el eclipse solar que le siguió al del 11 de agosto de 2018 fue el del 5 de enero de 2019 a 15 grados de Capricornio, el cual se colocó frente al área que representa el gobierno en Venezuela, su Medio Cielo en Cáncer.

Y decimos que está bien engranada la secuencia de eclipses, porque el 5 de enero de 2019 se instaló el nuevo período de sesiones de la Asamblea Nacional, y se designó a su nueva directiva, presidida por Juan Guaidó, que dos semanas después (23 de enero), bajo los efectos de un eclipse lunar en Leo, se juramentó como presidente interino de Venezuela, ya que el 10 de enero -concluido el período constitucional de Maduro- la Asamblea lo declaró en usurpación de funciones, por no reconocer como legítimas las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018.

El declive de poder que marcó el eclipse de Leo sobre Marte de Maduro se manifestó con un eclipse lunar en este mismo signo, que significó la insurgencia de un nuevo líder, Juan Guaidó, no solamente nacido bajo el signo Leo, sino en fecha similar a Chávez: un 28 de julio. Y de alguna forma el liderazgo de ambos se dio de manera repentina en la opinión pública: nadie los conocía y de pronto un hecho los puso en la palestra.

Resulta paradójico que un líder nacido un 28 de julio le haya dado tanto poder a Maduro, y otro líder, de una nueva generación, nacido también un 28 de julio, sea quien esté acercándose cada vez más a quitarle todo ese poder.

Tomemos nota y sigamos los acontecimientos… ¡esto es periodismo astrológico!

starpetrvs@hotmail.com

www.termometrozodiacal.blogspot.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close