fbpx
Internacionales
Destacados

JORGE FAURIE: Argentina se encamina por el rumbo correcto abierta al mundo

Argentina se encamina por el rumbo correcto abierta al mundo

 Por JORGE FAURIE

Los argentinos conmemoramos este domingo otro aniversario de la Revolución de Mayo. Aquella gesta patriótica afirmó el sueño de ser una nación soberana y fue el inicio de una aventura libre que el mundo reconocería como la Argentina.

El anhelo de mantener relaciones de igualdad y centradas en nuestros intereses con el resto del mundo, la convicción de insertarnos en el concierto internacional a través del comercio y la libre circulación de ideas, personas y bienes ya estaba presente hace 209 años, aquel 25 de mayo de 1810.

Es cierto que no siempre hemos sido coherentes con ese espíritu fundacional. La Argentina se cerró al mundo por mucho tiempo y eso no produjo ningún resultado más que el achicamiento del aparato productivo y el empobrecimiento de la sociedad. Hoy, aprendimos que una nación cerrada sobre sí misma nunca alcanzará un crecimiento real y somos conscientes de que el aislamiento no es una opción. Por eso, los argentinos dimos un gran paso y decidimos cambiar de verdad.

Así, a partir de diciembre de 2015, el presidente Mauricio Macri impulsó una política exterior articulada por el principio de inserción inteligente, que sirve como herramienta potente para generar trabajo y oportunidades para los argentinos.

Insertarnos de manera inteligente supone no mantener vínculos excluyentes. Hemos decidido mantener relaciones fecundas y maduras con cada uno de los países en los que existe potencial para nuestras empresas, a fin de multiplicar los mercados disponibles para nuestros productos y los horizontes visibles para nuestra economía.

Esta motivación, que estimula el trabajo persistente y coordinado de nuestra Cancillería, es la que permitió en tres años abrir más de 180 nuevos mercados para nuestras empresas y facilitar la llegada de inversores. Además, nos permite hoy mantener negociaciones en búsqueda de acuerdos comerciales con casi el 50 por ciento del PBI global.

Necesitamos una inserción sin condicionantes ideológicos pero siempre comprometida con la democracia, los derechos humanos y el multilateralismo. En el marco de ese compromiso, en diciembre pasado fuimos anfitriones del G-20, el foro en el que los máximos líderes del planeta discuten soluciones para los problemas globales. Este año, albergamos también el gran foro de la ONU para la Cooperación Sur-Sur, con la presencia de altos representantes de casi 200 naciones.

Estos hechos, sumados al permanente apoyo de líderes mundiales a las medidas económicas implementadas, ratifican que nuestro rumbo es el correcto.

La nueva vinculación argentina con el mundo requiere comprender, al mismo tiempo, la dinámica del contexto internacional. Hoy vivimos en un mundo atravesado por múltiples incertidumbres, que se debate en importantes conflictos comerciales, dentro del cual América Latina tiene enormes desafíos. Nuestra vocación entre las naciones es clara: en un momento de alta tensión mundial, los argentinos pretendemos ser sinónimo de cooperación y diálogo constructivo en base a una visión lúcida y esperanzada del futuro.

En este aniversario de la Revolución de Mayo, los argentinos –adentro y afuera- renovamos nuestra idea de caminar hacia un país del que podamos estar orgullosos y en el que cada uno tenga la posibilidad de ser protagonista de su propio futuro.

Brindemos por la patria y por los ideales de libertad y progreso que cobraron vida el 25 de mayo de 1810. Pero no olvidemos, ni por un solo instante, que la vitalidad de esos valores y el cambio profundo que necesita la Argentina para desarrollarse sostenidamente en su tercer siglo de historia depende de todos y cada uno de nosotros.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close