fbpx
ColumnistasNacionales

RAMÓN GUILLERMO AVELEDO: Asombrosa intrepidez

ASOMBROSA INTREPIDEZ

***En cadena nacional, Nicolás Maduro posa de intrépido. En nuestra lengua, la palabra tiene dos acepciones. La primera corresponde a quien no teme a los peligros, la segunda a quien “obra y habla sin reflexión”. Antes de estar seguros de que me refiero a ésta, recordemos que el susodicho carece radicalmente de temor al peligro, siempre que lo corra otra persona.

Ramón Guillermo Aveledo

Ciudadano Libre – RAMÓN GUILLERMO AVELEDO

Acaso se sienta candidato a la Medalla de Honor, con la que Estados Unidos premia el valor e intrepidez. Aunque como se trata de una presea con sabor imperialista, creo que preferiría la Orden Alexander Nevsky, con la que la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas reconocía “los actos de valentía y liderazgo decidido”.

Para asombro planetario, con motivo del primer aniversario de una convocatoria comicial tachada de ilegítima por la mayoría de los venezolanos y factores fundamentales de la comunidad internacional y cuyos resultados fueron desconocidos por su principal contrincante, un gobernante con 80% de rechazo en las encuestas, se atreve a retar a la oposición a unas elecciones. En éstas, eso sí,  no estaría en juego su cargo, sino el de los diputados a la Asamblea Nacional.

Pero ahí no se agota la valentía del temerario desafiante. Las elecciones serían con los partidos de oposición ilegalizados arbitrariamente, por actos de la llamada Constituyente. Y las organizaría el mismo CNE ultra cuestionado nacional e internacionalmente, cuya sola presencia es un ahuyentador de electores, lo cual tampoco le haría mucha falta a los planes del grupito en el poder, pues sería con el mismo registro electoral y sin dar oportunidad de inscribirse para votar a los millones de venezolanos que han emigrado.

El valeroso retador tampoco dice ni pío de los diputados cuya inmunidad ha sido violada. De los parlamentarios presos, refugiados en misiones diplomáticas como las de Chile, Argentina, Italia, México o desterrados, privados de su derecho a vivir en la patria.

Ardiente en deseos de medirse electoralmente con quienes se oponen a sus políticas, no se molesta en referirse a levantar la censura a los medios de comunicación, a los que se prohíbe mencionar siquiera ciertas palabras, ni el abuso que significa negar a los venezolanos el derecho a saber lo que discuten nuestros representantes, al impedirse físicamente la entrada de periodistas al Palacio Federal Legislativo. Tampoco se refiere a las cadenas de radio y televisión que nos impone cuando le provoca, ni a la privatización por parte del grupito de los medios públicos para uso exclusivo de su propaganda, buena parte de la cual consiste en insultos a opositores impedidos de defenderse. Todo lo cual pasa por alto el mayor de los corajes. La llamada Constituyente ha sido prorrogada, por lo menos hasta diciembre de 2020 y las competencias de la Asamblea Nacional siguen conculcadas o desconocidas, así que la única manera de que les sean devueltas es que no estuviera dispuesta a ejercerlas, como era hasta 2015. Es el colmo de la valentía.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close