fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

WILLIAMS DÁVILA: El TIAR

El TIAR

Avanzada – WILLIAMS DÁVILA

La política es una ciencia aunque algunos no lo crean así. Es una ciencia porque se trata de cambiar la sociedad sobre las bases de principios y valores que se centren en la persona humana.

En Venezuela se practica una estrategia hegemónica para controlar la sociedad por parte del régimen Usurpador de Nicolás Maduro.

Todo el mundo lo sabe  y abogan por una salida de Maduro del poder porque les resulta incómodo y fastidioso por decir lo menos, hasta para sus mismos aliados. No entiende que un Estado fallido y forajido se convierte en un problema para el mantenimiento de la Paz en la región donde vivimos y como en política lo único predecible es lo impredecible, la comunidad internacional no se va a comprar un problema global que les complique los intereses a muchos factores de poder en el mundo.

Por supuesto seguir la ruta pautada por presidente Guaidó es muy importante para construir la capacidad de presión internacional para salir de la Usurpación.

Uno de esos elementos de construcción de capacidades es la reinserción de Venezuela en el concierto de la Comunidad Internacional Democrática.

La Asamblea Nacional sobre la base del Estatuto de la Transición aprobado por el cuerpo y que preside el colega Juan Guaidó autorizó la reinserción en la OEA, en el sistema Interamericano de protección de los derechos humanos, en el sistema de seguridad hemisférica, entre otros, Organismos Internacionales.

Esta reinserción es un ejemplo del Cese de la Usurpación a nivel internacional, es decir es la derrota de un proyecto político populista y aislacionista que combina intereses de diversos órdenes que conforman un post-modernismo pernicioso de populismo y fraseología solo para vaciar de valores, principios e instituciones a lo que debe ser un Estado Democrático y Constitucional promotor y garante de los derechos humanos.

Maduro está a la defensiva y dentro de ese contexto han querido endemoniar la reincorporación al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) cuya “importancia y utilidad” fue reconocido por la OEA en la Conferencia sobre Seguridad en Las Américas en México, Octubre del 2003.

Por supuesto que el Usurpador Maduro va a utilizar la narrativa de que la oposición busca la intervención militar extranjera en contra de la Soberanía de la República con la primera discusión de la Ley Aprobatoria que se dio en la AN en la sesión del martes 28 de Mayo. Perturba la tranquilidad de la Usurpación la Declaración de México, 2003 donde se establece un nuevo concepto de seguridad hemisférica: “la democracia representativa”, el respeto a los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, la buena gestión gubernamental , y la subordinación de las instituciones del estado a la autoridad civil legalmente constituidas son condiciones esenciales para La Paz, estabilidad y desarrollo.

El TIAR incluye tanto las amenazas tradicionales como las nuevas amenazas, preocupaciones y desafíos a la seguridad hemisférica, tales como: la corrupción , el lavado de activos, el narcotráfico, el tráfico de armas, la trata de personas, el terrorismo, ataques cibernéticos, la pobreza extrema, riesgos a la salud y desastres naturales.

Este nuevo concepto multidimensional de seguridad hemisférica encuentra supuestos de hecho en Venezuela, dado el Estado fallido que existe actualmente.

En materia internacional todo tiene su tiempo y dentro de este nuevo concepto el Consejo Permanente de la OEA actúa provisoriamente como el mecanismo de consulta, pero sólo participan en la votación las partes contratantes del TIAR. El Consejo es el encargado de evaluar si existen las condiciones para convocar una Reunión de Consulta de los integrantes del TIAR o la aplicación de las medidas correspondientes.

La inclusión de Venezuela nuevamente en el TIAR impactará positivamente la percepción del caso Venezuela a nivel de la OEA y atraerá la atención de los medios de comunicación internacionales.

Es un marco jurídico para actuar la Comunidad Internacional al punto que el Órgano de Consulta podría recomendar el uso de la fuerza militar para repeler una agresión armada; pero, el artículo 20 del tratado es claro al establecer que dicha recomendación no es vinculante para los Estados partes del TIAR.

Importante señalar que el artículo 51 de la Carta de la ONU establece condiciones que deben seguir los Estados que actúan en uso de su legítima defensa. El cual está reconocido en dicho artículo. Pero dentro del nuevo concepto de seguridad hemisférica, el Órgano de Consulta podría si lo deciden sus miembros requerir a sus miembros tomar medidas políticas y económicas contra el régimen usurpador.

Una intervención militar que requiera Guaidó es una materia a ser determinada de acuerdo con la carta de la ONU y el Derecho internacional. Aquí cabe decir que la decisión de usar la fuerza militar no solo depende del derecho, de la Ley, sino que consideraciones políticas son esenciales y eso es un punto que en un artículo es difícil desentrañar la verdadera intención de América en ese sentido.

Hay que seguir presionando en todos los espacios nacionales e internacionales. Sumado a esta reinserción internacional que está decidiendo el Presidente Guaidó es muy importante la congelación de las cuentas internacionales de todos los funcionarios del régimen que no podrían responder a una investigación seria sobre el origen de sus fortunas. Esto es vital para la nueva Venezuela que queremos construir sobre la base de principios éticos y morales irreemplazables.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close