fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

CARLOS CANACHE MATA: EL PROBLEMA MILITAR

EL PROBLEMA MILITAR

 ¿Adónde vamos? – CARLOS CANACHE MATA

 La rara forma de conmemoración del Día del Ejército que se realizó el pasado 24 de junio, lo que en esa ocasión dijo Maduro sobre la Milicia, y la muerte por torturas del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, seguramente habrán incrementado el malestar y alterado el clima interno de la Fuerza Armada Nacional. Por eso, no es de extrañar que el usurpador de la investidura presidencial, y la camarilla que se mueve en su entorno, hagan reiteradas invocaciones y solicitudes a la lealtad de esa institución que, especialmente después de los tratos del 30 de abril en que altos representantes  suyos negociaron la salida de Maduro, pareciera estar escapándosele de las manos. Las plegarias para que no haya abandono son como letanías que no cesan en los labios de los voceros del oficialismo.

La celebración del nuevo aniversario de la batalla, la de Carabobo, que nos dio la independencia, se hizo en tono menor, sin la presencia masiva de tropas llevando sus armas, sin tanques rugiendo sobre el asfalto, sin aviones cruzando el cielo de la sabana inmortal: el miedo aconsejaba esta vez que, cuando apenas despuntaba el alba, hubiese solo una parada militar, no el habitual desfile con la participación importante y numerosa de los integrantes de las cuatro fuerzas de la FAN. La desconfianza y el temor a lo imprevisto apagaron ardores revolucionarios y sugirieron esta vez que, desde un podio lejano, apenas se dejara escuchar, como grito desvaído, un “¡Chávez vive!”. Todo fue rápido. Ya antes en Caracas, casi en la madrugada, se había dejado izada la bandera que el viento batía en las soledades solemnes que rodean al Panteón Nacional.

Tal vez sin percatarse que planteaba una alternativa paralela, Maduro anunció, en su corto discurso, que esperaba para el cercano año 2021, ya hubiese 4 millones de milicianos “con sus armas, con su uniforme, con su organización, integrados totalmente a la estrategia y al concepto militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”. Según el “Diccionario de Historia de Venezuela” de la Fundación Polar, “hoy suele entenderse por milicias el conjunto de personas que pueden ser utilizadas para la guerra, cuando lo exige la necesidad de defender el territorio”, y agrega que “esta definición quita al vocablo la idea que se relaciona con las tropas activas, a las cuales se confía permanentemente la tarea de velar por la seguridad del Estado y de mantener su independencia y su honra”.  Y el artículo 328 de la Constitución Nacional establece taxativamente que “la Fuerza Armada Nacional está integrada por el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional”. Ninguna ley, y menos si es dictada por un decreto amparado en los apremios de una Ley Habilitante, puede, pasando por encima de la Constitución, alterar los componentes militares de la FAN. De concretarse el vaticinio de Maduro, los 4 millones de integrantes de la Milicia, “con sus armas y su uniforme”, avasallarían, con una distancia que podríamos calificar de casi sideral, a los alrededor de 100.000 efectivos de la FAN.

El río de tensiones internas que se arremolina en el seno de la FAN, aumenta su caudal con el brutal asesinato por torturas del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, que acaba de acontecer. Ese horror ya está recibiendo conmovida y resonante condena de la comunidad internacional. Pero será en la próxima entrega que hablaremos más detenidamente sobre este crimen y sobre las torturas, ya institucionalizadas por la dictadura que azota a Venezuela.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close