fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

PEDRO GONZÁLEZ SILVA: Venezuela, alcance astrológico de la “transición”

Venezuela, alcance astrológico de la “transición”

***La transición que vivimos en la actualidad comenzó con el aplastante triunfo electoral de la oposición en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, y todo lo que ha ocurrido hasta el presente, y lo que siga ocurriendo hasta finales de 2020, formará parte de una transición.

El Termómetro Zodiacal – PEDRO GONZÁLEZ SILVA

Cuando se viven momentos de transición en materia política o social, no percibimos claramente este proceso; años después, cuando hemos salido de la situación, podemos tener una idea más clara y ver en perspectiva, todo lo que configura una transición.

La relación de los planetas Júpiter y Saturno marcan las energías que se relacionan con la construcción de nuevas estructuras políticas, así como también de su derrumbe, y de las etapas de transición.

Una vez que Júpiter y Saturno se encuentran en un mismo signo y se unen, forman una “conjunción”, y en ese momento estamos asistiendo a la instauración de un nuevo modelo, y cerrando el ciclo de una transición.

Veamos algunos momentos claves en la historia de Venezuela, asociadas a momentos de transición y a momentos en que se concreta un nuevo modelo.

El 5 de julio de 1811, el Congreso de la República declara la Independencia de Venezuela, pero no es sino hasta el 24 de junio de 1821, bajo una conjunción de Júpiter y Saturno, que se concreta la Independencia del país, en la Batalla de Carabobo.

El 23 de enero de 1958, cae la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y este hecho coincide con el retorno de Saturno al mismo punto donde estaba el 5 de julio de 1811. Luego de la caída del dictador, se inicia una etapa de transición, con la presidencia interina de Wolfgang Larrazábal primero, y Edgar Sanabria, después.

Se hacen elecciones presidenciales en diciembre del 58 y a principios del 59 asume el mando el presidente electo Rómulo Betancourt, todavía bajo los parámetros constitucionales del anterior régimen, pues no es sino hasta 1961, cuando el Congreso promulga una nueva Constitución, que se instaura un nuevo modelo democrático, bajo una conjunción de Júpiter y Saturno.

En 1992 ese modelo del 61 ya vive una aguda crisis. El 4 de febrero de ese año ocurre la intentona golpista encabezada por Hugo Chávez. En ese momento no nos dábamos cuenta que había comenzado una transición.

Ese período de transición que trajo el derrumbe del modelo político (cuyo síntoma más claro fue el descalabro electoral de los partidos tradicionales, AD y Copei) abarca la destitución del presidente Carlos Andrés Pérez en el 93, el mandato interino de Ramón J. Velásquez, la llegada al poder nuevamente del ex presidente Rafael Caldera (que se deslinda del partido que fundó, Copei, y se lanza en forma independiente y con apoyo de partidos de izquierda), la liberación de Chávez por parte de Caldera, la llegada de Chávez a la presidencia por vía del voto popular en 1998, la convocatoria y elección de una Asamblea Constituyente…

Todo esto forma parte de una transición, que nos llevó a la promulgación de una nueva Constitución, refrendada por voto popular; la nueva carta magna contemplaba la relegitimación de poderes, dejando sin efecto a todos los poderes públicos electos en el 98 bajo los parámetros de la vieja constitución.

En julio de 2000 se realiza la mega-elección donde quedan electos todos los poderes públicos (presidente, poder legislativo, gobernadores, alcaldes etc.) que comienzan funciones bajo la normativa de la nueva carta magna, y esto ocurre bajo una conjunción de Júpiter y Saturno. Como vemos, el ciclo de estos astros ha funcionado como un reloj, con toda puntualidad, en las etapas históricas de nuestro país.

Vivimos actualmente una transición; Júpiter y Saturno se encuentran conectados a 30 grados de distancia y están marcando el tramo final de un ciclo de 20 años que comenzó en el año 2000.

La transición que vivimos en la actualidad comenzó con el aplastante triunfo electoral de la oposición en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, y todo lo que ha ocurrido hasta el presente, y lo que siga ocurriendo (incluyendo una eventual salida del poder del actual régimen y que se haga efectivo un gobierno interino), forma parte de una transición.

Cuando se produzca la nueva conjunción de Júpiter y Saturno, a finales del 2020, ya deberemos estar viviendo los primeros meses de un nuevo gobierno constitucional, electo por voto popular, y es muy posible, o en todo caso, estarán dadas las condiciones, para promulgar una nueva carta magna, o reformar la actual, y renovar y reestructurar a fondo todos los poderes públicos.

Todo lo que ocurra antes de esta conjunción de Júpiter y Saturno, tendrá carácter transitorio, y formará parte del período de transición que estamos viviendo. Fechas exactas, no hay. Son procesos que se van dando, y que ocurren en concordancia con el libre albedrío de los seres humanos. Cada proceso histórico tiene sus diferencias y particularidades, pero sin fechas precisas, lo cierto es que cuando un ciclo se está cerrando, el cambio que viene es inevitable.

Nos queda seguir y estar atentos a los acontecimientos… ¡esto es periodismo astrológico!

starpetrvs@hotmail.com

www.termometrozodiacal.blogspot.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close