fbpx
ColumnistasInternacionalesLatinoaméricaNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: Tormenta mental en Venezuela

Tormenta mental en Venezuela

 Agenda Abierta – JAIME GRANDA

 ***Surgen esperanzas de que los venezolanos puedan superar su borrachera ideológica y comiencen a valorar sus orígenes.

 

Muchos venezolanos fuera del país desde hace años consideran que el comportamiento de las masas en esta tierra que fue de gracia, no responde a la fama de pueblo inteligente y solidario que ellos recuerdan.

Esos venezolanos no ven reflejado en las redes sociales a su país, sino a una cuerda de borrachos diciendo sandeces, mientras todo se desmorona por corrupción, narcotráfico y otros males.

Eso coincide con lo que expresamos en el libro “Guarapita Ideológica” sobre algunos ingredientes de esa borrachera colectiva, y nuestro afán de rescatar lo auténtico de este grandioso pueblo.

Muchos de esos borrachos siguen anclados en los años de la Doctrina Monroe, cuando América era para los americanos. Los expertos hablan de patrones emocionales o mentales negativos.

Ahora los gobernantes de América Latina ya no dependen solamente de Estados Unidos, sino que negocian con China, un mercado que mueve 11% de las importaciones mundiales cada año.

El imperio chino es anterior al cristianismo y una de sus etapas evolutivas la ubican en la Edad del Hierro y está extendiendo sus mercados.

Colombia, para sorpresa de muchos de esos borrachos, muestra excelentes relaciones con el Gobierno norteamericano, pero esta semana realizó en Pekín y Shangái, un foro económico y comercial al que asistieron unos 400 importadores, inversionistas y agencias de turismo de China y eso redundará en mayores ingresos para Colombia y el resto del continente.

En medio de la borrachera colectiva, los venezolanos siguen calificando a Estados Unidos como imperio aunque allí jamás ha gobernado un emperador.

Cualquier persona sobria que observe lo que pasa en la Cuna de Simón Bolívar puede apreciar la verdadera guerra dominante, la guerra entre la mente y el cuerpo de las mayorías, en medio de su hambruna y demás precariedades.

Es obvio que el hambre de los venezolanos conviene a quienes quieren seguir manipulando su pea de siglos en materia política. Esa pea y hambre de las mayorías de venezolanos provocan graves problemas con su manejo de tiempo, dinero y emociones.

En medio de ese lento despertar, se aprecia que es necesario que los venezolanos aprendan a amarse a sí mismos. Comiencen a valorar lo auténtico de su entorno. Allí vemos con mucha esperanza, la divulgación, a través de libros, videos y muchas imágenes, que realiza el venezolano Charles Brewer – Carías sobre la memoria de los indígenas venezolanos.

Brewer-Carías acumula 50 años investigando sobre los indígenas venezolanos y toda la geografía que los rodea y por esa actividad, el periódico británico  “The Guardian” lo bautizó como el Humboldt del Siglo XXI.

Por estos días, el naturalista, fotógrafo y explorador ha anunciado otro libro a su larga lista y adelanta que señalara los grandes conocimientos de los primitivos habitantes de lo que hoy es Venezuela, algunos muy similares, a los de los chinos y demás pueblos orientales que hoy están siendo rescatados por quienes advierten sobre los daños terribles que el Occidentalismo ha causado a la salud de la humanidad.

Eso pudiera ayudar a que los venezolanos encuentren el camino que les corresponde como país de enormes posibilidades y dejen de copiar tantos modelos políticos y económicos que solo producen atraso y miseria.

Mientras ese pueblo no asuma su origen, seguirá hambriento en medio de los que luchan por el poder y los activos nacionales como la empresa Citgo en Estados Unidos.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close