fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: Pasiones envenenadas

Pasiones envenenadas

 ***El diálogo promovido por Noruega excluye los inconvenientes económicos que afectan la rutina diaria de millones de venezolanos. 

Panorama Político – JAIME GRANDA

El panorama político en Venezuela sigue estancado y lo peor es que las medidas que toman los de uno y otro de los bandos en discordia, incluyendo las sanciones internas y externas, terminan afectando cada vez más a las mayorías hambrientas.

Durante varias semanas, el crecimiento de los precios de la comida y demás insumos básicos mostraron desaceleración, pero eso se acabó con el final de julio. Algo similar pasó con el precio del dólar el cual se había casi estabilizado y de pronto arrancó otra competencia con el paralelo, debido a las inconsistencias del mecanismo aplicado por el Gobierno que no termina de asumir los daños que causa un prolongado control de cambio.

Los participantes en el diálogo promovido desde Noruega no muestran interés en solucionar los inconvenientes de la economía y siguen gastando energía, tiempo y dinero en temas que apuntan principalmente a desplazar a unos por otros en la cúpula del poder político.

La lucha por el poder, lamentablemente ha provocado lo que Fermín Toro temía por allá en 1855: el envenenamiento de las pasiones.

Cualquiera que se atreva a denunciar lo que considera irregular o sospechoso por parte de alguno de los dos bandos en pugna se convierte en blanco de todas las injurias de esas pasiones envenenadas.

La Venezuela del siglo XXI luce ante el resto del mundo como un paraíso para la corrupción, el narcotráfico y todos los males causados por la personalización de la justicia, la educación, la salud, la productividad y todas las actividades económicas.

 

Inmadurez política

La Historia muestra que para cualquier transición lo más apropiado son personas que hayan actuado con el Gobierno en crisis. La inmadurez política conduce a tratar de descalificar a cualquiera cuyo nombre haya sonado en esa dirección. En Lara comentan que las denuncias sobre supuestos hechos irregularidades con asesores extranjeros por parte de Henri Falcón responden a ese panorama.  Por esa senda van otras denuncias contra chavistas arrepentidos.

La inmadurez política dentro del Gobierno se mostró sin tapujos a comienzos de julio cuando la ministra de prisiones, Iris Varela,  dijo ante la amenaza norteamericana de enviar 5.000 marines,  que ellos tienen 45 mil privados de libertad para enfrentar a los norteamericanos.

En ese renglón también se anota la exagerada amabilidad del presidente Nicolás Maduro con desviados líderes de la guerrilla colombiana que ahora son rechazados hasta por viejos compañeros.

El lenguaje soez de Tarek El Aissami para negar que esté comprometido con los delitos de narcotráfico y otros por los cuales entró en lista de los más buscados de Estados Unidos, también es inmadurez política.

Hechos del pasado inicial de nuestra Historia demuestran que esa inmadurez viene de lejos.

Aunque como nación tenemos 189 años porque empezamos en 1830, deberíamos haber aprendido algo en política y todas las actividades que dependen de ella.

Lamentablemente el pueblo sigue aferrado a ideas muy primitivas en esa materia y nuestros líderes políticos tampoco parecen querer aprender y repiten errores seculares.

En una pequeña biografía de Fermín Toro publicada en 1990 por Elías Toro nos tropezamos con ejemplos de eso que venimos alertando desde hace años.

Lo primero que se confirma es que la Historia de Venezuela que se enseña en nuestras escuelas está plagada de inexactitudes que se han mantenido en el tiempo porque a nuestros gobernantes parece que les aterra que se sepa la verdad.

Es así como nos aseguran que desde 1811 nos zafamos del yugo español, pero resulta que tuvieron que pasar muchos años, correr mucha sangre y gastar mucha pólvora en batallas para que eso se concretara. Luego, este territorio  pasó a formar parte de la Gran Colombia hasta 1830 cuando realmente se convirtió en la Venezuela que hoy tenemos.

Aun así, fue el 07 de agosto de 1846 cuando España reconoció nuestra independencia. Hay apuntes que señalan otra fecha.

En ese hecho del cual se cumplen este miércoles 07 de agosto 173 años, encontramos otro ejemplo del comportamiento de los políticos venezolanos que sigue vigente ahora en 2019.

La firma del Tratado de reconocimiento de nuestra independencia era tramitada por Alejo Fortique y el general Carlos Soublette y se logró en Madrid 25 años después de la formalización de Venezuela como país, gracias a los buenos oficios diplomáticos de Fermín Toro.

Para celebrar el éxito, la Reina Isabel II ofreció un baile en el Palacio Real en el que bailó con Fermín Toro.

La envidia hizo que el general Soublette difundiera en Caracas la falsa noticia de que durante el baile, Fermín Toro había pisado  y desgarrado el traje de la soberana.

En esa misma biografía de Fermín Toro encontramos este comentario: “Desde los propios tiempos de la guerra de la independencia había quedado planteada en Venezuela la tremenda lucha entre el caudillismo, favorecido por los impulsos de las masas analfabetas y por el temor de todos a los instintos anárquicos de la heterogénea población y las aspiraciones institucionales de los idealistas que deseaban el firme implantamiento de una efectiva república democrática”.

Lo triste es que el caudillismo sigue vigente y encarnado en Pedro Carujo  sacó del poder en 1835 al presidente legítimo, el sabio y médico José María Vargas, al que Fermín Toro consideró “mártir de la política de Venezuela”. En este 2019, el chavismo completó la obra de Carujo al convertir al estado Vargas en estado La Guaira.

Por eso estamos como estamos. 208 años después de lo ocurrido en 1811 seguimos sin poder instalar una efectiva república democrática y actuando bajo paradigmas o programas contradictorios.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close