fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: Ayuda humanitaria y hechicería

Ayuda humanitaria y hechicería

 ***A los daños ocasionados por el caos en la economía, hay que sumar que la mayoría de venezolanos ahora no tiene dónde enterrar a sus muertos.

Agenda Abierta – JAIME GRANDA

Revisando las ideas del anarquista italiano Errico Malatesta, quien vivió entre 1853 y 1932, uno se topa con un retrato de la Venezuela de 2019.

Insistimos sobre el atraso de nuestros políticos para ver si alguien se anima a buscar una senda que evite la implosión del Estado venezolano.

Malatesta se enredó con eso de que Estado y Gobierno son equivalentes, pero enfatizó que el Estado es “el gendarme de los propietarios privados” y a través del mismo se cumplen las dos maneras de oprimir a hombres y mujeres. Una es directamente por medio de la fuerza bruta, la violencia física, y otra es indirectamente, negándole los medios de subsistencia y reduciéndolos a un estado de sumisión.

En teoría, el socialismo y el comunismo buscarían acabar con eso, pero lo que ocurre en Venezuela no es más que la aplicación de esas prácticas y para rematar se agrega la corrupción y se copian arcaicas ceremonias con las artes oscuras.

El mercantilismo y la politización se dan, especialmente con las medicinas y la comida. Desde el pasado 23 de febrero, cuando desde Cúcuta en Colombia se aseguró que ese sería el día “V” de la victoria contra la dictadura de Maduro, se suman misterios sobre la ayuda humanitaria, incluyendo que a cada rato llegan toneladas de productos, pero en los hospitales sigue muriendo gente por falta de insumos médicos y afuera muere por falta de alimentos. El gran misterio es que los dos bandos en pugna hacen propaganda con entregas de ayuda humanitaria para mostrar quien es más generoso que el otro, pero la crisis no se resuelve. Muchos comentan que hay más medicinas en las casas de empleados de hospitales públicos que en esos centros.

Queda claro  que cuando la salud se mercantiliza o se politiza, o ambas cosas a las vez como en Venezuela, nada ya es saludable.

La politización de todos los servicios públicos los mercantiliza sin control y aparece la corrupción.

Expertos admiten que el Partido Comunista de China aprendió a manejar el Capitalismo para sofocar la libertad al controlar todas las fuentes de información y de producción de bienes y servicios. China luce a salvo de la comedia de sanciones norteamericanas.

Para rematar la tragedia de los venezolanos, desde Cuba llegaron los llamados “Paleros”, especie de brujos que trabajan con huesos humanos. Eso indujo a la manipulación de los restos de Simón Bolívar y ha ocasionado el saqueo de restos humanos en todos los cementerios del país, públicos y privados. Ahora la mayoría de venezolanos no tiene donde enterrar a sus muertos.

Eso nos lleva a que los nazis de Adolfo Hitler practicaban la magia negra para controlar a las mayorías, al ponerlas a vivir la ilusión de que el gobernante está por encima de las leyes del hombre y de Dios.

Todo eso está bien documentado en el libro La Lanza del Destino de Trevors Ravenscroft, llevado al cine  con Indiana Jones, y cuya versión en español se  titula Hitler: La Conspiración de las Tinieblas.

Sobre el comportamiento del gobierno ultraderechista de Hitler algunos advierten que no fue muy diferente del izquierdista de Stalin, y concluyen que con frecuencia, los magos negros y los políticos consideran a los otros, sospechosos y tratan de controlar incluso las acciones más triviales.

Los seguidores del chavismo deben anotar que en el ocultismo el color rojo de la vestimenta de Lucifer, se deriva del color de la sangre  y la luz roja oscura es símbolo de odio.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close