fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: Cuestión de valores

Cuestión de valores

 ***Las instituciones públicas de Venezuela se devalúan a la misma velocidad que el Bolívar, y los bandos políticos parecen no darse cuenta.

 Agenda Abierta – JAIME GRANDA

Lo que está pasando en Venezuela no es fácil de entender ni siquiera para los que observan día a día los principales acontecimientos y pueden compartir con personajes de uno y otro bando.

Es complicada la tarea de reseñar esos hechos de manera equilibrada, y que todos los lectores acepten una crónica muy cercana a la realidad.

Esa tarea choca con la creciente polarización hasta en el lenguaje cotidiano y como consecuencia de la misma, lo que es válido para un bando no lo es para el otro. Lo que es verdad para uno es mentira para el otro.

La Asamblea Nacional (AN), dominada por la oposición, no reconoce a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), controlada por el grupo que maneja los demás poderes. El Presidente del Palacio de Miraflores y el presidente autoproclamado no se reconocen, pero se acusan mutuamente de planes hasta de asesinato. Así pasan los meses sin solución aparente.

El pueblo llano no sabe a quién creer, mientras sufre la experiencia de un país en el que las instituciones no tienen ninguna validez. El Poder Legislativo no legisla. El Poder Constituyente no termina de cambiar la Constitución. El Poder Judicial no cumple con las leyes y, como el resto, baila al son que le toque el Poder Ejecutivo.

Mientras los valores de la comida, medicinas, servicios públicos y todo lo básico, siguen en ascenso, los valores morales van en picada.

No hay institución que equilibre el peor salario mínimo del mundo, mientras el Banco Central de Venezuela (BCV) polariza sus responsabilidades con el mercado paralelo del Dólar Americano, aunque eso devalúa hora tras hora el ya depreciado y despreciado Bolívar.

Los errores de los integrantes de la Asamblea Nacional y sus aliados extranjeros complican el futuro parlamentario. Hasta esta semana son 31 los diputados allanados, presos  o perseguidos a tal punto que han tenido que irse del país, están en la clandestinidad o refugiados en alguna sede diplomática.

En las elecciones del 06 de diciembre de 2015 la unidad opositora se anotó 112 de los 167 diputados electos. El grupo chavista sumó 55 diputados.

La gran mayoría de los escaños ahora están vacíos y es hora de que los parlamentarios activos recuperen su valor, pidan perdón a los millones de electores que los eligieron porque no pudieron impedir que la crisis social, económica y política se agravara, con las terribles consecuencias de miles de muertos y millones de emigrados.

La oposición no puede seguir haciéndose víctima de un gobierno que todos saben que no tiene contemplaciones a la hora de defender sus posiciones. El grupo que ha manejado la Asamblea Nacional durante este año debe admitir que derrochó una gran oportunidad y debe prepararse para dar paso y apoyar a los que vengan a seguir con la tarea de recuperar a la Venezuela anterior a la traición de los militares que permitieron lo que las Fuerzas Armadas Nacionales frenaron durante 40 años, como es que la Cuba fidelista se apoderara de las riquezas venezolanas.

Lo ocurrido este año con la Asamblea Nacional deja lecciones para todos. Quien no es capaz de resolver sus problemas internos, mal puede resolver los problemas internos de un país. El actual régimen que impera en Venezuela no sale con una oposición dividida por la prepotencia de los que no han aprendido en 20 años que frente a ese proyecto político apoderado del país, cada opositor y cada decepcionado del chavismo son necesarios.

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close