fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

JURATE ROSALES: El bolívar cruzó la raya

Diario de Jurate: El bolívar cruzó la raya   

 Por JURATE ROSALES

Las largas filas de gente que en estos últimos años se formaban en las puertas de los supermercados para conseguir y comprar alimentos dejaron de existir. En apenas un par de meses, los estantes de los expendios de alimentos otrora vacíos, se llenaron de mercancía –la mayoría importada– y uno puede comprar lo que se le antoje sin restricción de cantidad. Después de años de ver letreros “uno por persona”, y otros tantos años esperando en largas colas “que llegue” lo que uno necesita –las colas dejaron de existir.

¿Causa y circunstancia del milagro? La devaluación del bolívar en este momento está cruzando la raya que lo transforma en inútil. ¿De qué sirve “hacer una cola” si de todos modos, nada se podrá comprar con la quincena que uno acaba de cobrar?

La primera noción que tuve de este fenómeno ha sido hace tres semanas, cuando después de haber llenado el tanque del carro con gasolina, vi que el bombero arrugó el billetico del pago y lo lanzó al pipote de basura que tenía al lado. Llenar un tanque cuesta según el contador de la bomba lo que en la calle ya no existe para efectuar el pago, porque ya no circulan bolívares de baja denominación, que es lo que marca el contador de la bomba de gasolina. Al terminar el llenado, uno no paga lo que dice el contador, que son unos 300 bolívares por 40 litros de gasolina, sino que entrega el billete más pequeño que tiene, y es generalmente el de Bs. 500 o el de Bs. 1.000. Si todavía tenía en el fondo de la cartera unos billetes de cien, el bombero los recibe y allí mismo los bota,  porque nadie se los aceptará. Y conste que el último lugar donde esos billetes todavía se ven es en la bomba de gasolina… cuando hay gasolina, que es en Caracas.

Hay actualmente en Venezuela, para quien necesita adquirir sus alimentos, dos maneras de efectuar la compra.  La primera es pagando con dólares, billetes en efectivo, que circulan cada día más en toda Venezuela. Generalmente, en muchos lugares –ojo, no todos- el vuelto también lo dan en dólares y no es solamente en las compras que se hacen en lugares establecidos. No señor. El dólar circula en los mercados libres, entre los buhoneros y en todas partes. La otra alternativa es el pariente que envía dólares a través de una casa de cambio en el exterior y ésta entrega al beneficiario la cantidad en bolívares (siempre en una cuenta de banco en Venezuela) según la tasa de cambio de ese día.

Lo que aquí describo es el caso de los venezolanos que viven en el país y que tienen acceso a dólares o euros, sea porque hay quien se los envía del exterior, o porque poseen dólares en una cuenta fuera de Venezuela, o porque su trabajo o su ganancia en Venezuela es pagada en dólares o en euros.  Y allí viene lo más dramático: el que no tiene ninguna de esas puertas abiertas y vive –vivía porque ya no puede hacerlo– de un sueldo o una pensión en bolívares, o se va, no tendrá posibilidad de sobrevivir.

Cuatro cuentas son ilustrativas de esta situación. 1. La cesta básica mensual; 2. El sueldo mínimo mensual; 3. La tasa de cambio del dólar y 4. El ritmo de los que emigran.

Así que vamos por partes empezando con el Nº 1: la cesta básica mensual de una familia de 5 personas en Venezuela para julio 2019  según Cendas de la Federación de Maestros, se ubicó en Bs.3. 247.472. Un aumento de 23,7 % respecto al mes anterior, y de 47.767 % respecto al mes de julio del año 2018. Repito: son más de 3 millones de bolívares mensuales, los que necesita una familia nada más que para alimentarse.

Vamos por el Nº 2: cuánto gana un trabajador. El salario mínimo mensual (y es el que gana la gran mayoría de los trabajadores) es de Bs. 40.000 mensual. Sacando la cuenta, resulta que se necesitan 81 salarios mínimos al mes, para los alimentos de una familia. Olvídense de todo el resto, además de los alimentos. De eso ya nadie habla.

Veamos el Nº 3. La tasa de cambio del dólar. Escribo esta nota el lunes 26 de agosto 2019, y según Dólar Today la tasa de cambio del día se encuentra en 16.762,11 bolívares “Soberanos” por un dólar. ¡Tremenda soberanía! Da ganas de llorar: los 40.000 bolívares “soberanos” que el trabajador percibe por un mes de trabajo, equivalen a 2 dólares y unos céntimos.

Por supuesto que la cifra del Nº. 4 –los que emigran– es la consecuencia directa de los tres puntos anteriores. Según las Naciones Unidas, si ahora son 4 millones de venezolanos que ya emigraron, la previsión es de 8 millones de migrantes venezolanos para fines del  2019.

A mi manera de ver, esto no podrá continuar.

Tags
Mostrar más

Jurate Rosales

Directora de la Revista Zeta, columnista en El Nuevo País con la sección Ventana al Mundo. Miembro del Grupo Editorial Poleo.

Artículos relacionados

Close
Close