fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

ALFREDO MICHELENA: TIAR: Un paso que faltaba

TIAR: Un paso que faltaba

Por ALFREDO MICHELENA

La profundización de las sanciones a los jerarcas del régimen es ya un hecho a partir de la reunión de Cancilleres del Órgano de Consulta del TIAR. Es este otro giro más en la tuerca que aprieta al régimen a fin de que permita una transición hacia la democracia, pero también es un paso, que de fallar, nos acerca más al uso de la fuerza.

La reunión del Órgano de Consulta del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), reunido el 23 de septiembre de 2019 en Nueva York, endureció las sanciones contra los jerarcas del régimen, mientras Maduro calladito salía vía Moscú y Cabello a Corea del Norte a buscar un apoyo que cada vez le es más oneroso.

La pérdida de apoyo internacional del régimen ha ido creciendo, primero por su desfachatez en cuanto a la violación de los derechos humanos (DD.HH.) y las libertades fundamentales en el país. Esto ha llevado a que la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2017  declarara al régimen como una dictadura y a comienzos del año más de 50 países dejaran de reconocerlo para reconocer al gobierno interino de Juan Guaidó.

A esto se ha agregado, de manera brutal, el efecto de la crisis interna que vive Venezuela. Pero en especial la crisis humanitaria que ha expulsado más de cinco millones de almas desesperadas, que buscan en otros predios una supervivencia que el régimen les ha negado. Además el caos en que se vive y las apetencias por el poder han permitido que más allá de las afinidades políticas con las narcoguerrillas colombianas y el extremismo yihadista, las organizaciones criminales trasnacionales aniden en nuestro territorio e incluso financien al régimen.  Estos dos últimos procesos han hecho reaccionar a los gobiernos del continente, por encima  de su encomiable disposición de defender al pueblo venezolano de sus opresores. Ellos han comenzado a evaluar que no sólo se trata de la violación sistemática de los DD.HH. o el descarado robo de cientos miles de millones de dólares por unos pocos frente a la hambruna de los venezolanos, sino que  la crisis venezolana está afectando significativamente la estabilidad económica, social y política de cada una de las naciones en el continente.

Pese a ello,  de los 36 miembros de la OEA solo una veintena ha estado dispuesta a denunciar al régimen, pero sin poder siquiera aplicarle la Carta Democrática. Por eso se crea el Grupo de Lima que avanza imponiendo una línea no sólo de denuncias y rechazo, sino de acciones punitivas diplomáticas bi- y multilaterales.

Sin embargo, eso no ha sido suficiente y había que avanzar profundizando las sanciones que tanto daño le están haciendo al régimen.  Sanciones que se alinean en dos vertientes: 1,  las dirigidas a los jerarcas del régimen, a los violadores de DD.HH. y corruptos, así como a los narcotraficantes, lavadores de dinero  y a sus testaferros; 2. las que se dirigen directamente al régimen maniatando su acceso a divisas y a los negocios internacionales.

La reunión del Órgano de Consulta del TIAR, convocada con base a la decisión de sus miembros en el seno de la OEA, ha dado un paso trascendental al aprobar – 16 votos a favor de 18- avanzar en las sanciones individuales a los jerarcas del régimen. A ese fin se elaborará una lista de estos malandros. Para esto, los equipos de inteligencia financiera de cada país actuarán en red; y se utilizarán todas las medidas disponibles para investigar, sancionar, perseguir, extraditar y capturar  al  grupo a fin de que, entre otras cosas, se congelen sus cuentas y propiedades.

Este es un gran paso y una victoria para el equipo internacional de Guaidó y por supuesto para el país.

Con esta decisión, al TIAR le quedarían al menos dos grandes pasos a fin de ir aún más adentro, contra el régimen: activar medidas directas contra el régimen, tales como el uso de una fuerza conjunta para actuar, con el propósito de avanzar más allá del mero apaciguamiento y/o la mera contención del problema. Esta última, en especial la militar, también es una posibilidad que se puede dar en cualquier momento, si Maduro sigue jugando a la guerra en la frontera.

Ahora falta la implementación de esas medidas por cada uno de los países miembros. En esto los representantes del gobierno interino en cada capital podrán jugar un papel muy importante, con base a orientaciones claras de una cancillería de estado y para eso hay mucha gente experimentada. Esa nueva cancillería debería además avocarse a promover esta línea de acción entre los europeos.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close