fbpx
Rafael Poleo / Corto y Profundo
Destacados

RAFAEL POLEO: Un problema de dinero

Un problema de dinero

 Por RAFAEL POLEO

Un reducido pero poderoso grupo de exbanqueros que asociados con funcionarios del sector financiero gubernamental defraudaron miles de millones de dólares a la nación venezolana, está financiando una campaña de descrédito contra los dirigentes de los más sólidos partidos de oposición. La tarea la ejecutan –estipendio mediante-,  políticos de la oposición menor, periodistas, influencers, simples tuiteros y quienes para identificarlos de algún modo llamaremos personajes en busca de autor. Todos ellos actúan siguiendo la estrategia dictada por un grupo de expertos en manipular la opinión pública y manejar las redes sociales, basado en Washington y Miami.

A estos exbanqueros, a quienes apropiadamente hemos llamado delincuentes financieros, les mueve el justificado temor de que se les incluya en un esfuerzo por recuperar capitales robados a la nación que forzosamente habrá de producirse cuando en Venezuela devenga el inevitable cambio político. Para quienes escaparon de Venezuela luego de distraer billones de dólares es desesperadamente necesario que los primeros gobernantes de una nueva era democrática venezolana no insistan demasiado en esta recuperación de capitales. Por eso los blancos predilectos de la campaña de descrédito son los dos dirigentes que se han atrevido a exteriorizar su intención de recuperar capitales robados a la nación en los últimos años, tanto por figuras del régimen madurista como por personajes que sin pertenecer al régimen operaron en connivencia con sus funcionarios, esos a quienes hemos llamado delincuentes financieros.

Los más explícitos en la determinación de gestionar la recuperación de estos caudales han sido justamente los líderes de las dos corrientes políticas con posibilidad de protagonizar el inicio de la era democrática: la socialdemocracia y el liberalismo. El socialdemócrata Henry Ramos Allup lo ha hecho de manera particularmente enfática, y el liberal Julio Borges, vocero de la política internacional del presidente Guaidó, ha llegado a reprochar la tolerancia de algún gobierno europeo con el lavado de dinero producto de la corrupción en Venezuela. Estos dos políticos han sido los más vapuleados por la maquinaria de descrédito, pero también han sufrido sus efectos otros, sospechosos de abrigar sentimientos parecidos, como Leopoldo López y Henrique Capriles.

Del autor de esta crónica, la maquinaria de difamación se ha ocupado con especial empeño, por la simple razón de que ha informado sobre el tema como desde 1958 ha venido haciendo sobre todo lo importante que ocurre en Venezuela, especialmente sobre aquello que los medios convencionales prefieren ignorar. Normal.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close