fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ: Tomar conciencia

Tomar conciencia

Tiempo de verdades – RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ

Toda confrontación, aun la más pacífica y cívica, obliga a los contendientes a la formulación de una estrategia que funcione como norte y guía de sus iniciativas y acciones. Se formula el objetivo último a lograr, en el caso de las fuerzas democráticas venezolanas, la materialización de una transición que permita la sustitución del actual régimen destructivo y depredador, y la instalación de un nuevo gobierno de sólida base de apoyo político y social que cumpla el propósito de reconstruir y regenerar la República en su economía, en sus instituciones, en su fundamento ético y moral, en lo social, sobre la bases de libertad, progreso y convivencia.
Precisado el objetivo, la estrategia debe establecer los medios y formas para hacerlo realizable. Allí cobra vigencia la valoración de la correlación de fuerzas con que cuentan los actores en conflicto. Sung Tzu, el famoso estratega chino cuyas enseñanzas milenarias siguen teniendo asombrosa vigencia, afirmaba: “Conoce a tu adversario tanto como a ti mismo y ganaras mil batallas”. Esto significa tener conciencia de los activos humanos y materiales con que se cuenta e igualmente sopesar los que dispone el adversario.
En la Venezuela de hoy son fácilmente identificables y valorables los apoyos del régimen y de las fuerzas democráticas empeñadas en relevarlos del poder. El gobierno tiene entre sus remanentes de apoyo un hasta ahora sólido respaldo del alto mando Militar, que más que factor de apuntalamiento a ratos parece desempeñar las funciones más relevantes del gobierno, utilizando (junto al resto de las fuerzas policiales y de seguridad) la denominada violencia “legítima“ para reprimir indiscriminadamente a los adversarios y fomentar el miedo y la intimidación que permitan inhibir la protesta ciudadana. A ello hay que sumarle el terrorismo de Estado, los grupos irregulares nacionales y extranjeros que al alimón con las fuerzas regulares blindan al régimen ante cualquier confrontación en el terreno de la violencia o la fuerza.
Frente a ese inventario de las disponibilidades oficialistas pueden exhibir las fuerzas democráticas un amplio respaldo social y de opinión ciudadana que, según todas las mediciones, excede el 85 % de la población, agobiada por las políticas ruinosas y hambreadoras del gobierno, que se manifiesta dispuesta a respaldar cualquier iniciativa de cambio político. Igualmente se cuenta con un sólido respaldo y solidaridad de la comunidad internacional, testimoniada permanentemente y que ha conducido a un notorio aislamiento del régimen y a la imposición de sanciones personales y financieras que, sin duda, dificultan su desenvolvimiento y gestión ya bastante cojitranca por efectos de la incapacidad y la corrupción: signos indelebles del oficialismo.
Definido el objetivo, valoradas e inventariadas las fuerzas de cada sector, resulta lógico la definición del terreno donde las fuerzas democráticas pueden desplegar todas sus fuerzas reales y potenciales. Este no puede ser otro que el de la lucha cívica, electoral, pacífica y democrática: autentico talón de Aquiles del régimen Madurista que cada vez luce más desprovisto de respaldo popular. Tratar de confrontar al gobierno en el terreno de la fuerza, la violencia y la lucha fratricida es descender al único escenario donde, aprovechando sus ventajas, puede obtener (como de hecho ha obtenido) sucesivas victorias.
Solo esa inmensa capacidad que tenemos los seres humanos para equivocarnos una y otra vez, y peor aún de la misma manera explica estos veinte años de predominio chavista. Cuando el liderazgo Opositor cobre conciencia aplicando la lógica y el sentido común de que su camino irrenunciablemente es el electoral, el de la lucha y la movilización pacífica y democrática, el de la protesta y la organización ciudadana, podremos derrotar a este régimen absurdo, que en buena medida se mantiene sobre la capacidad inagotable de errar de quienes fungen de líderes opositores.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close