fbpx
Rafael Poleo / Corto y Profundo
Destacados

RAFAEL POLEO: Francia rompe la alianza occidental

Francia rompe la alianza occidental

Por RAFAEL POLEO

Es en serio. Estados Unidos y Europa se divorcian. Rompen un matrimonio de más de setenta años, que comenzó al terminar la Segunda Guerra Mundial. Las infidelidades de ambas partes ya son escandalosas, reveladoras de que la compatibilidad ha ido desapareciendo y ya se puede hablar de lo contrario: insostenible incompatibilidad de intereses.

El primer provocador fue Kissinger, quien convenció a Nixon de emprender una globalización que obligaba a una alianza con China, para potenciar las ganancias de las industrias americanas pagando salarios chinos en vez de americanos y algunas cosiatas más relacionadas con los impuestos. La idea, que en su momento fue un ícono sagrado del neoliberalismo, ha caído en descrédito en un espectro que va desde Sanders hasta Trump, pero ya el daño está hecho. Europa replicó acercándose a Rusia, de quien se convirtió en vasalla energética mediante un gasducto de construcción francesa.

Pudiera decirse que ese gasducto fue el punto de no retorno. La dependencia energética del enemigo potencial dislocó la OTAN, muro militar que contenía a Rusia por el Este. Si el primer hachazo lo dio el gasducto franco-ruso, el segundo lo acaba de dar también Francia. Con entusiasta recepción en países como España, Italia, Grecia y Turquía, Macron anuncia que Francia promoverá una nueva estructura de defensa fuera de la alianza atlántica. Merkel rechaza la idea. Alemania, como los países bálticos, escandinavos y centroeuropeos, tienen más temor de Rusia aliada con Turquía que de cualquier otra posibilidad. Sería una fractura dentro de la otra, la europea dentro de la atlántica.

Estados Unidos se ve obligado a replegarse sobre América. Trump se ha ocupado del Sur del continente más que cualquier otro presidente estadounidense desde Kennedy. Pero personalidades débiles en la Casa Blanca, anteriores a él, han dejado que Rusia establezca sólidos enclaves en esta región. O los sistemas de inteligencia americanos no supieron detectar lo que todos sabíamos estaba pasando, o lo detectaron y en la Oficina Oval no le hicieron caso.

Del propio Trump no se puede decir que haya visto muy claro, aunque El Macronazo ya borra toda posibilidad de duda. Hacer grande a América otra vez no es tarea tan difícil para una nación cuya economía y poder militar es más grande que todas las demás potencias juntas. Pero tendría que ejercer ese poder en un volumen suficiente para resolver problemas aun pagando el costo. Aquello de que no se puede hacer la tortilla sin romper los huevos.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close