fbpx
ColumnistasInternacionalesLatinoaméricaNacionales
Destacados

ALEX VALLENILLA: El petróleo acelera el cambio en Venezuela

El petróleo acelera el cambio en Venezuela

***La caída del precio petrolero podría acelerar el cambio en Venezuela. Los norteamericanos miran las gigantescas reservas petroleras venezolanas, porque están en su ámbito regional y los costos de producción son menores que los de esquistos.

Por ALEX VALLENILLA / @alexvallenilla

Una economía mundial enfriándose y una alta oferta de petróleo por parte de EE.UU., Arabia Saudita y Rusia harán que los precios del hidrocarburo sigan a la baja. La caída del precio del petróleo se convierte en un factor que puede obligar a acelerar el cambio político en Venezuela. Actualmente el petróleo WTI cotiza en 56,55 dólares.

La salida de Libia, de Venezuela y una parte de la producción de Irán, del mercado mundial de petróleo, no ha significado que los precios suban. La razón es que los sauditas, rusos y norteamericanos mantienen las bombas a toda marcha.

El caso de EE.UU. es muy particular. En Texas, la producción de petróleo de esquistos sigue aumentando el volumen. Los norteamericanos bombean más y ahora exportan petróleo; pero los productores no convencionales lo hacen gracias a un artificio financiero.

 

Se infla una burbuja

La producción de esquistos no es lo suficientemente rentable para sostenerse a menos que el precio del petróleo esté sobre 80 dólares. Gracias a las tasas de interés cerca de 0 %, y la emisión de dinero de la Reserva Federal para mantener a flote a los bancos norteamericanos, los petroleros no convencionales producen utilizando el endeudamiento.

La deuda del sector ya supera los 200 mil millones de dólares. Los productores se encuentran encerrados en una situación incómoda. Con el fin de honrar los créditos aumentan el bombeo para compensar por volumen; pero esto al mismo tiempo hace que el precio del petróleo siga bajando.

Cuando el precio del petróleo cae, para evitar cerrar las operaciones, los petroleros de esquistos recurren a más endeudamiento. Todo esto dentro de un círculo vicioso.

 

Crisis previsible

En algún momento, la situación se hará insostenible porque el aumento desmedido de la oferta hará que los precios caigan. Esas operaciones sólo podrían extenderse si hay más crisis en países petroleros, como sucede en Venezuela, Libia e Irán. Tarde o temprano, cuando los precios no den para cubrir las operaciones y tampoco para pagar el altísimo endeudamiento, hasta allí habrá llegado el petróleo de esquistos.

 

Echar mano de Venezuela

El trasfondo de la actual crisis venezolana apunta hacia las gigantescas reservas de petróleo en la Faja del Orinoco y su relación con la cuenca petrolífera de Guyana-Surinam. Por una parte Rosneft, la petrolera rusa, avanza en el lado venezolano; por la otra, Exxon Mobil en Guyana. Son las principales compañía de EE.UU. y Rusia.

El régimen de Nicolás Maduro está actualmente sancionado por EE.UU., mientras Rosneft lleva adelante operaciones con licencia del Departamento del Tesoro. En el pulso geopolítico y económico, ambos países, a través de sus compañías, debaten el futuro energético de la nación suramericana, así como el de su política o democracia.

Guyana reclama el Esequibo con apoyo de Exxon Mobil. En los bloques petroleros ya explorados hay varias naciones y empresas, incluyendo a los chinos. Rosneft ha sido punta de lanza para presionar a un sector de EE.UU., de modo que los norteamericanos se retiren de Ucrania y así estos minimizar su presencia en Venezuela.

Una exfuncionaria del gobierno de Donald Trump declaró en EE.UU. en un interrogatorio sobre el “impeachment”, que desde Rusia se hizo la propuesta de cambiar a Ucrania por Venezuela; pero que los norteamericanos no aceptaron.

Una salida en desarrollo

El presidente de EE.UU., Donald Trump, en su cruzada contra China, ha declarado una guerra comercial que tiene efectos de recesión sobre la economía global. Pero el mundo tiene una crisis adicional, que es la del alto endeudamiento, las tasas de interés negativas y la emisión de dinero.

Los norteamericanos miran las gigantescas reservas petroleras mencionadas, porque están en su ámbito regional y los costos de producción son menores que los de esquistos. La caída del precio del petróleo conduce al cierre de los productores no convencionales, que dejaría a los sauditas y rusos como únicos “amos” del mercado energético global.

El desplome de los productores de esquistos con países de la OPEP sin capacidad de producir haría rebotar los precios del petróleo a tasas récord, lo que generaría otra crisis mundial, junto a la que ya existe en desarrollo con la deuda y el dinero fiduciario.

Producir la salida de la crisis venezolanapara tomar el control del petróleo en Venezuela, se convierte en una prioridad para el sector petrolero norteamericano que apoya a Trump. En esto hay negociaciones con los rusos, y visto como Rusia acepta la presidencia encargada de Jeanine Añez en Bolivia, queda claro que los acuerdos están avanzando.

 

Cambio económico primero

En Venezuela se desarrolla un cambio económico. El régimen de Nicolás Maduro, bajo mandato de los rusos, ha liberado el dólar, los precios, las importaciones y exportaciones; pero ahora entra en el terreno bancario al liberar las tasas de interés de los créditos comerciales.

Aunque la situación económica aún es difícil para las mayorías, el desabastecimiento se ha reducido; el sector privado paga mejores salarios; la hiperinflación, que persiste, sigue desacelerando. La Asamblea Nacional reportó una inflación interanual de 24.000 %, pero el mes pasado estaba en 165.000%.

 

Lo anterior indica que se prepara el terreno para crear condiciones económicas con el fin de abordar el cambio político. Rusos y norteamericanos coinciden en que la economía de Venezuela debe ser libre, aunque todavía falta lo esencial: las privatizaciones.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close