fbpx
ColumnistasInternacionales
Destacados

EDUARDO MARTÍNEZ: “Sin ir más lejos”, Carlos Alberto Montaner presentó sus memorias

“Sin ir más lejos”, Carlos Alberto Montaner presentó sus memorias

 

Por EDUARDO MARTÍNEZ

“Llegó la hora de recapitular. Hay que ir haciendo maletas. Desaparecer es una actividad ingrata que sólo se justifica porque es la única prueba irrefutable de que hemos vivido. Si la vida fuera eterna, sería otra cosa muy cercana a las pesadillas”.

Así escribió Carlos Alberto Montaner el inicio de su libro de memorias, en un prólogo que tituló “Prólogo para un epílogo”. Una peculiar denominación que adelanta un punto final, sólo en su comienzo. Aunque en la contratapa se advierte que son “anticipadas memorias del escritor”.

Para la presentación de esta primera edición, Carlos Alberto escogió la sede del Instituto Interamericano para la Democracia (IID), en la céntrica avenida Coral Way de Miami. Evento desarrollado el martes 17 de diciembre.

No podía ser de otra manera. Es el lugar donde Montaner se ha atrincherado para luchar por la libertad y la democracia, principalmente de Cuba y de la América Latina. Desde allí ha desplegado una actividad libertaria extensa y fructífera.

El protocolo institucional escogido en esta ocasión, también fue peculiar. Directivos del IID fueron interviniendo uno a uno para traer sus propios recuerdos personales sobre el autor. A su vez, el autor fue contestando preguntas y haciendo comentarios después de cada intervención. La dinámica -si bien no habría sido pensada de esa manera- no pudo ser diferente para alguien que en entre sus labores ha sido periodista.

Beatrice Rangel Mantilla, quien hizo de maestra de ceremonias, recordó a pesar de su origen de provenir de una familia “firme defensora de la Revolución Cubana hasta el final”, que siendo estudiante universitaria participó en muchas manifestaciones de fervor pro-castrista, hasta que descubrió un libro de Montaner que la cautivó.

En este contexto, Beatrice recordó unas palabras de Montaner: “La única forma de lograr el progreso, es a través de la libertad”.

La periodista ecuatoriana María Fernanda Egas no pudo evitar la formulación de preguntas, propias de su oficio. En esta línea preguntó sobre sus desmentidos al G2 cubano y si sentía rencor.

Carlos Alberto Montaner no dudo en señalar que “no existe rencor”, aunque reconoció que “hay una cierta hostilidad permanente” entre él y el régimen comunista.

Luego señalaría que “el humor es algo sustancial a mi persona. Tal vez lo aprendí de mi padre. Era un humorista natural”.

“He sido afortunado en salir de Cuba. En Cuba hubiera sido diferente”, dijo.

“No tengo problemas personales con el régimen. No me quitaron nada, porque no tenía nada. Lo único que trataron de hacer fue desacreditarme”, añadió.

El escritor español César Vidal dio unas “pinceladas” sobre lo que Carlos Alberto ha sido para él. Recordó que le había impresionado un libro sobre la Revolución Cubana -escrito por Montaner- donde no se era “favorable a la revolución”. Algo contradictorio en esos tiempos. Luego coincidirían en las Jornadas de Albarracín, España. Desde entonces “he seguido a Carlos Alberto Montaner”, señaló.

El exalcalde de Miami, Tomás Regalado, contó que conocía a Carlos Alberto desde que eran jóvenes, cuando le había vendido una enciclopedia, además de haber trabajado en Radio Mambí con su padre Ernesto, que era “el alma de la estación”.

La respuesta de Montaner sobre su rol de vendedor, no se hizo esperar. Aclaró que vendía para comer. Mientras de que Regalado había comprado la enciclopedia, para que “su hijo Tomasito hiciera las tareas”. Lo que no estaba seguro de que la había consultado el niño.

El banquero venezolano Oscar García Mendoza, “exilado venezolano” -como se definió a si mismo- recoció el autor de las memorias como uno de los que más ha escrito sobre Venezuela. Además, García Mendoza dio fe de las cualidades de Carlos Alberto Montaner, al “coincidir con él” en varias organizaciones pro democráticas.

Con gran humor, Montaner mencionó que “Oscar es un banquero venido a menos”, y reveló que “me hubiera gustado ser banquero. Traté, pero no pude”.

El sociólogo uruguayo Luis Fleischman llamó la atención de que Carlos Alberto Montaner “no solo escribe sobre Cuba. Escribe de todas partes (…) y hasta de los Estados Unidos”.

“Las ideas de Montaner son muy iluminantes. Lo importante es la personalidad y lo que irradía. Es un auténtico demócrata, liberal, humanista (…) es equilibrado, pero uno no sabe nunca lo que va a decir”. Fleischman reconoció que Carlos Alberto “siempre ha mostrado mucha solidaridad” hacia los judíos, y que ha sido un defensor del estado de Israel, al que calificó de “país más difamado”.

Finalmente intervino Carlos Sánchez Berzaín, director fundador del IID.

Sánchez Berzaín subrayó en sus palabras iniciales que su “relación con Carlos Alberto Montaner es política”.

Advirtiendo que “en la política se hace amigos de mentiras y enemigos de verdad”, señaló que ha sido “la política y el exilio lo que le permite ser amigo de verdad de Carlos Alberto Montaner”. Describió a Montaner como “el prototipo de exilado (…) Es un ser humano extraordinario”, del cual nunca ha logrado “que hable mal de alguien”, aunque reveló que lo ha intentado muchas veces.

En la continuación de dibujar el perfil de Montaner, Sánchez Berzaín señaló que a Montaner “no le queda por escribir”, y que ha incursionado en historia, política, proselitismo, novela”, entre otros géneros. Por lo que lo calificó de “escritor eximio”.

Sobre su faceta de político, Sánchez lo perfiló cómo la “víctima más importante de la tiranía cubana”, que no ha cesado en asesinar su reputación. “Ha resistido y ha derrotado el asesinato. Es el ejemplo de cómo se puede derrotar el asesinato de la reputación”. Para lo cual aconsejó “denunciar” esos intentos.

En cuanto a su participación en el IID, Sánchez Berzaín reconoció su labor en pro del respeto y la imagen del instituto.

Finalmente, Carlos Sánchez Berzaín declaró que de todas las características de Montaner, “se queda con la de amigo. Es un ejemplo.”

Carlos Alberto Montaner, al culminar los testimonios de los directivos del Instituto Interamericano para la Democracia”, agradeció tan elogiosos recuerdos.

Señaló que tanto Armando Valladares -presidente del IID presente en el acto- y Carlos Sánchez Berzaín, son víctimas de “asesinatos de la reputación”, por lo que pidió a la audiencia un caluroso aplauso.

Tags
Mostrar más

Columnistas Invitados

Artículos de análisis y opinión sobre los principales temas de actualidad política, económica, social y cultural escritos por diversos autores, figuras relevantes del acontecer mundial.

Artículos relacionados

Close
Close