ColumnistasNacionales
Destacados

JAIME GRANDA: El día de los pendejos

El día de los pendejos

  ***Las cúpulas corruptas se aprovechan de la perenne inocencia de los pueblos para mantenerse disfrutando del poder.

Agenda Abierta – Jaime Granda

Se cierra 2019 y siguen abiertas las expectativas que algunos veteranos advirtieron que eran falsas, pero parece que las mayorías las mantienen en su agenda de esperanzas. Es el mismo cuento de siglos y siglos. La esperanza es lo último que se pierde, dice la cantaleta.

Lo soñado es una sociedad donde se reconozcan y se celebren las luchas de los demás, en la que quepan todas las personas y sean escuchadas todas las voces.

Parte  del tiovivo histórico es que las élites imponen sus verdades y rechazan las de los niveles más bajos de la sociedad. Esas verdades impuestas no siempre son las mejores, pero le convienen a los que mejor provecho sacan del patrimonio de toda nación.

A veces lo que las élites rechazan al principio, termina  imponiéndose y ellas tienen que aceptarlas como algo bueno. Un solo ejemplo basta. El Tango argentino era plebeyo y repudiado por las clases altas que hoy lo bailan en sus clubes y salones.

El calendario impuesto por la religión dominante marca que cada 28 de diciembre es el Día de los Inocentes y se refiere a los niños que, supuestamente, Herodes I mandó a matar para impedir la aparición de Jesús, el esperado Mesías que vendría a resolver los males del pueblo de Judea.

Siglos después, muchos pueblos siguen esperando su mesías y las élites dominantes se aprovechan de esas creencias para seguir manipulando con sus acomodaticias  verdades.

Al igual que el Tango, la palabra “Pendejo” era considerada plebeya y vulgar en Venezuela y no se podía mencionar a través de ningún medio masivo de comunicación, hasta que a mediados de mayo de 1989 el escritor Arturo Uslar Pietri la usó durante una entrevista en el programa “Primer Plano” que moderaba Marcel Granier a través de la expropiada Radio Caracas Televisión.

Uslar Pietri dijo algo que está más vigente que nunca: “Si usted decide meterse a peculador o ladrón, el riesgo de ir a prisión es mínimo. Aquí nadie sufre con meterse a pícaro, porque no hay castigo para eso”. Uslar dejó claro que el venezolano, en su mayoría, es honesto, “aunque serlo no le signifique alguna recompensa, y no faltará desde luego alguien que le diga: Caramba, ese hombre sí es honesto. Pero lo más seguro es que le declaren más bien pendejo”.

Pendejo viene del latín “pecten”, que se traduce como vello púbico, y en la mayoría de los países latinoamericanos designa al tonto, al pusilánime.

El Diccionario del habla coloquial de Caracas, de María Elena D`Alessandro Bello, dice que dicha palabra se usa para referirnos a una persona ingenua o a una persona bondadosa que por su bondad queda por tonta.

Armando Azpúrua, en su página de venezolanismos (https://aazpurua.webs.com/venezolanismos.htm) lo traduce al inglés. Pendejo: Tonto, corto de mente, que se burlan de él/ Idiot. Short of intelligence.

Ante esta realidad, parece oportuno organizar otra marcha de los pendejos como se hizo después de lo expresado por Arturo Uslar Pietri. El objetivo de la nueva movilización sería solicitar tanto a la Asamblea Nacional como a la Asamblea Nacional Constituyente que a partir de 2020 el 28 de diciembre en vez de Día de los Inocentes sea declarado Día de los Pendejos.

Obviamente es una gran pendejada, pero justamente es lo pertinente para un pueblo que no ha aprendido que no debe seguir haciendo ese papel, porque las cúpulas corruptas se aprovechan de su perenne inocencia para mantenerse disfrutando del poder.

Mientras tanto, los más afortunados seguirán aprovechando todo lo que está llegando a Venezuela a precios incompatibles con el salario promedio de las mayorías y en medio de una desordenada dolarización.

¡Feliz año 2020 para todos nuestros lectores!!!

@jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close