fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

CARLOS CANACHE MATA: Asalto al Capitolio

Asalto al Capitolio

¿Adónde vamos? – Carlos Canache Mata

El 5 de enero de este año 2020, con el asalto al Capitolio, se escribió una nueva página en el prontuario, ya bastante tenebroso, de la dictadura de Nicolás Maduro. No es la primera vez que se atenta contra la sede donde deliberan los representantes de la soberanía nacional. Sobre la Asamblea Nacional (AN), han caído agresiones físicas, aviesas decisiones judiciales y torcidas campañas de crédito ordenadas por los actuales usurpadores del poder. Forma parte de la liturgia del aquelarre atrincherado en el Palacio de Miraflores ensañarse contra la casa de las leyes si está habitada por una mayoría desafecta a los designios del oficialismo.

Algunos analistas políticos han recordado, a propósito de lo que acaba de pasar, que, siendo presidente José Tadeo Monagas, el 24 de enero de 1848 fue invadido el recinto de la Cámara de Representantes, en la que el gobierno estaba en minoría. Hubo un lamentable saldo de muertos. Esta vez, el régimen también estaba en minoría en la Asamblea Nacional, pero, afortunadamente, sólo ocurrieron forcejeos, empujones y golpes. Yo agregaría, guardando las distancias, la evocación de la Asamblea Constituyente de enero de 1918 en Rusia cuando, después del triunfo de la Revolución de Octubre, el régimen comunista la disolvió porque en ella estaba en minoría.

Como la dictadura de Maduro estaba en minoría en la Asamblea Nacional, había que aprovechar la oportunidad en que correspondía -5 de enero pasado- la renovación de su directiva, para, valiéndose de los medios que fueren necesarios, controlarla y ponerla al servicio suyo. Se recurrió, con el mayor descaro, a la compra de votos de algunos diputados, pero como esa operación no le proporcionaba la mayoría para elegir la directiva y tener en sus manos el plenario de la AN, se optó apelar a la vía de la fuerza para alcanzar el objetivo buscado. Eso explica que desde la madrugada del 5 de enero se hubiese militarizado el contorno del Capitolio. Piquetes de la Guardia Nacional y de la Policía Bolivariana, con el infaltable auxilio paramilitar del FAES (Fuerza de Acciones Especiales), encabezados por oficiales y sujetos armados, con listas que les habían sido entregadas, permitían o no, según las órdenes recibidas, el acceso de los diputados al Capitolio. Los excluidos en las listas eran votos menos para la oposición, y se pensó que con esos rebanamientos, más las vergonzosas trapacerías del mercadeo político antes mencionado y los votos propios del PSUV, se aseguraba la mayoría para el control de la AN. La artera maniobra fracasó, y es por eso que entonces, sin quorum y sin debate, en un acto de prestidigitación increíble anuncian al país que la AN había nombrado la directiva que ya se conoce.

Voceros del régimen dijeron y siguen diciendo que no es cierto que se haya obstaculizado la entrada de los parlamentarios de la oposición al Capitolio, y hasta el Ministro de la Defensa ha declarado que la movilización militar del 5 de enero fue la que tradicionalmente se ha venido utilizando para garantizar la normalidad del día inaugural de la actividad legislativa. Si eso fuera verdad, no se hubiese producido el video, que ha recorrido el mundo, en el que Juan Guaidó, presidente (e) de la república, está tratando de saltar por encima de la reja este del Capitolio para acceder a éste.

La verdadera mayoría y la verdadera directiva de la AN son las de la sesión plenaria celebrada, la tarde del mismo 5 de enero, en el diario El Nacional, donde 100 diputados, debidamente identificados votaron en forma nominal y pública. Así lo reconocen determinantemente los venezolanos y los países de la comunidad internacional. Como escribo este artículo a medianoche del lunes 6, no sé qué va a pasar al día siguiente en el Capitolio, donde se anuncia sesionarán la AN legítima y la AN espuria.

En su desesperación, la jadeante dictadura usurpadora del poder, con su obsceno ardid del 5 de enero, no ha hecho sino encender una vela más para su propio velorio.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close