fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

ALFREDO MICHELENA: Irán, los muertos tienen dolientes

Irán: los muertos tienen dolientes

 

Por ALFREDO MICHELENA

Mientras en decenas de ciudades norteamericanas y del mundo protestaban por la muerte del general iraní Qasem Soleimani, en pocas, por no decir ninguna, se suscitaban manifestaciones para protestar por los 176 civiles que asesinó el régimen de Teherán al explotar un avión de pasajeros ucraniano.

La operación militar quirúrgica norteamericana había dado de baja al general de división iraní, comandante de la Fuerza Quds, quien fuera el responsable de la guerra no convencional y de las operaciones de inteligencia militar fuera de Irán. Es decir, cualquier acción terrorista vinculada a los iraníes y sus “proxys”, por ejemplo el Hezbolá era su responsabilidad. Y hablando de proxy, otro de los dados de baja fue el comandante de las Fuerzas de Movilización Popular, el iraquí Abu Mahdi al-Muhandis.

Cuando un drone a miles de pies de distancia se voló al general iraní, el mundo se sintió al borde de la guerra, en especial cuando la reacción primaria del régimen teocrático de Irán fue lanzar en venganza 22 misiles a dos de las bases que albergan militares de EE.UU. en Irak: Irbil y Al Asad.

Pero como en un montaje fantasmagórico de un teatro político, era que esos misiles no habían sido lanzados para matar gringos (quienes habían sido avisados a tiempo), sino para mostrar domésticamente y al mundo lo fiero y decidido del régimen teocrático de Teherán. ¡Qué payasada!

Trump había jugado su carta, alborotando el avispero persa y la esperada guerra no había explotado. Y seguramente no sucederá. Al menos una de enfrentamiento directo, aunque no es nada descartable que lo haga a través de sus “proxys”.

Otros que no dudaron en hacer el ridículo fueron los chavistas que se acercaron a firmar el libro de condolencias por la muerte de Soleimani, claro, incluyendo aquello de “camarada tu muerte será vengada”. Entre ellos Diosdado Cabello y Pedro Carreño. Quizás lo hicieron para poner sus bardas en remojo y aquilatar la alianza del régimen de Caracas con el de Teherán.

Pero la noticia que está impactando el mundo ha sido el vil asesinato de los 176 civiles del avión comercial ucraniano volado por un misil militar iraní. Y lo que más ira ha concitado es que los ayatolas negaron su responsabilidad hasta que el mundo, a través de los diferentes servicios de inteligencia, pudo demostrar  quienes fueron los que asesinaron a: 63 canadienses, 11 ucranianos,  82 iraquíes, 10 suecos, 7 afganos y 3 británicos, de los que 15 eran niños quienes creían haber huido del desastre.

Pero la culpa de quienes actuaron en eso no es sólo el haberles disparado un misil, sino haber permitido que el avión despegara en pleno lanzamiento de los cohetes, cuando incluso EE.UU. había prohibido los vuelos comerciales en la región.

Decir “lo siento” no es suficiente y menos varios días después de haberlo negado. Asumir las culpas, castigar a los culpables y hacer las reparaciones correspondientes es apenas algo que resarcirá a los familiares de las víctimas. ¿Lo harán los victimarios?

Y a los Diosdado que fueron a gritar venganza cabe preguntarles si también pedirán venganza para esos civiles muertos. Y a los que marcharon, si tendrán la valentía de los estudiantes iraníes que salieron a protestar, a pedir la renuncia del ayatola mayor, cuando saben que este régimen (que ha asesinado a  1.500 manifestantes, que ha herido a cerca de 5.000 y arrestado a 7.000 en los últimos dos meses) será inmisericorde con ellos.

¿Hasta dónde están dispuestos a ir los chavistas para vengar a ese camarada? ¿O será puro buchipluma? “El mono sabe dónde se cuelga” y no se atreverán a ir más allá de las palabras, y de permitir que el régimen iraní se siga depredando nuestras riquezas. Ya los cubanos deben haberles advertido hasta el cansancio, pero en especial en estos momentos, que no pueden cruzar la raya roja y ponerse con cómicas de ceder “nuestro territorio para algún ataque en suelo norteamericano a alguna de sus bases o posiciones”. Sería otro error que esta vez lo pagarían muy caro.

Hoy el luto y las oraciones son por esos inocentes civiles asesinados por un régimen opresor aliado al de Venezuela. Y el reconocimiento a esos valientes estudiantes que salieron a las calles de Teherán, sabiendo que su acción sería simbólica -por ahora- y que sus vidas corren inminente peligro en esa sociedad teocrática totalitaria. Honor a ellos.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close