fbpx
ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

J. GERSON REVANALES: El destructivo efecto Guaidó (Parte II)

El destructivo efecto Guaidó (Parte II)

 ***La gira de Guaidó en el exterior representa un torpedo por debajo de la línea de flotación del régimen.

Balcón del Ciudadano – J. GERSON REVANALES

En la columna pasada revisamos el efecto Guaidó, en cuanto a sus alcances e importancia. En este hilo analítico dedicaremos la columna al control de daños por los efectos devastadores que la gira de Juan Guaidó generó sobre el régimen de Maduro. Pero antes vale la pena recordar que en el mundo diplomático la forma y el fondo son parte del todo. Algunos críticos han manifestado que Guaidó no debió ir a España si no era recibido por el presidente español. Al respecto no estoy de acuerdo, porque cada gobierno acuerda con los equipos de las giras las condiciones y el carácter de la misma, la cual puede ser de Estado, visita oficial, de negocios o privada y cada una tiene un protocolo a cumplir. En este caso, Guaidó y su equipo acordaron que la reunión sería con la Ministro de Exterior y esta se dio como estaba prevista. Es más, la entrega de la llave de la ciudad y la concentración que se dio en la Plaza del Sol pocas veces se ha visto en Madrid y menos cuando el convocante es un “sudaca” como les gusta llamarnos despectivamente algunos españoles. El presidente Guaidó, con esa concentración, le demostró a Sánchez, al coletas de Iglesia y al gobierno, que se equivocaron, que España y el españolito de a pie están con Venezuela y Guaidó.

La gira, políticamente, representa una carga de profundidad. El régimen, en su desconcierto de lo que representó la aparición inesperada de Guaidó con Duque en Bogotá, a quien más de medio centenar de países reconoce como Presidente Encargado de la Venezuela libre y democrática, para asistir a la Cumbre antiterrorista representó un shock. El régimen solo tuvo como reacción enviar a la persona menos indicada; a la ilegítima presidente de una Asamblea Constituyente, responsable del desconocimiento internacional del régimen. Cabe recordar que la Sra. Delcy Eloína Rodríguez está sancionada (además de los EE.UU., por la Unión Europea), donde tiene prohibida su entrada al territorio y su espacio aéreo. La subsecretaria adjunta del Departamento de Estado norteamericano, Carrie Filipetti, ha dicho que es muy sorprendente que ocurra la llegada furtiva a escondidas de una persona a un aeropuerto. Como era de esperarse, esta incómoda visita (como el “aleteo de la Mariposa”) desató una tempestad que pasó desde las indebidas atenciones del Ministro de Transporte a media noche, a escondidas, al final de la pista de aterrizaje; pasando por Moncloa por violar a sabiendas las normas comunitarias; el Palacio de Santa Cruz que se desentendió; las Cortes españolas que hoy interpelan al gobierno; Bruselas, donde el portavoz europeo Borrel no haya cómo salirse de la suerte de su colega Ábalos; hasta Washington, donde Trump le increpó a Sánchez su doble discurso, al reclamarle que «practique lo que predica», pues también boicotea una salida a la crisis venezolana.

El desconcierto en el régimen se evidencia en cuatro actos: El recule del gobierno es público y notorio cuando el hombre fuerte del régimen, sin pedírselo, declaró que “al presidente Guaidó cuando regrese no le pasaría nada”. Mapurite sabe a quién pea. La Huida. El régimen busca ganar tiempo en su fuga hacia adelante arreciando la represión. Tercero, pretende usar a Trump como mampara. Por lo que se dice, ha pagado 12.5 millones de dólares a una agencia de lobby para tomarse una foto con el catire, olvidando que el ya eterno difunto decía “Águila no caza mosca”.

Un Open house electoral aspira invitar a todos los observadores electorales como testigos de piedra. Sobre este punto cualquier negociación requiere de dos condiciones: que el régimen acepte levantar su veto sobre las misiones de Observación electoral de la OEA y que los observadores internacionales no vengan como turistas electorales, sino que puedan verificar todo el proceso, desde la elección de los nuevos miembros del CNE por la AN y no por TSJ como quiere el régimen, hasta los escrutinios. La independencia e imparcialidad de los rectores del CNE, son condiciones indispensables que certifican la transparencia de los resultados de unas elecciones.

El control de daños tiene que enfrentar un problema adicional: “el mediático”, la presencia de Guaidó en Davos; su encuentro directo con siete jefes de Estado y de gobiernos, con cancilleres, intelectuales, empresarios de primera línea. Le permitieron informar de primera voz los riesgos que corre cualquier negocio con el régimen, no solo por las medidas restrictivas de los EE.UU., sino que le restringe y limita el acceso al crédito internacional. El régimen ya se queda sin dinero, sin crédito y sin reservas. La gira de Guaidó ha tenido un doble efecto mariposa: uno destructivo de la imagen del régimen imposible de recuperar y otro esperanzador de una Venezuela libre y democrática.

Tags
Mostrar más

J. Gerson Revanales M

Balcón del Ciudadano. Internacionalista. Post Doctorado RR.II Embajador de Carrera por concurso

Artículos relacionados

Close
Close