ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

GERSON REVANALES: Arreaza en la CPI

Arreaza en la CPI

 

***Si el régimen no cambia al Ministro de Relaciones Exteriores seguirá dando traspiés en su política exterior.

 

Balcón del ciudadano – GERSON REVANALES

Uno de los refranes españoles advierte: ”Lo que natura non da, Salamanca non presta”. Es el caso del Ministro del Poder Impopular de Relaciones Exteriores MPIPRE, quien a pesar de ser colega, decir haber estudiado en afamadas universidades europeas, si bien pudiera ser acusado por traición a la patria por su negligencia en la defensa del Esequibo, si puede ser señalado de poner en evidencia su falta de conocimiento de los temas y materias internacionales.

La situación hoy de Venezuela merecería una nueva clasificación en la UNTAC al ser definido como un país en vías de Sub desarrollo. Su imagen es comparable a la de algunos países africanos sub ecuatoriales; sus relaciones con el mundo occidental son escasas, su presencia en los foros internacionales incomoda; si se evalúan las relaciones económicas y comerciales, las cuales dan para menos de un mes de importaciones, es decir perdieron la guerra económica; Estas efímeras reservadas sirven solo para la  importación desde algunos partner  ideológicos, sin contra-protestación en nuestras exportaciones de bienes y servicios.

Venezuela es el único país que abre las importaciones, mientras penaliza las exportaciones; no tiene una política de Estado de apoyo y financiamiento a las exportaciones; mientras otros países de dedican a firmar acuerdos comerciales para la eliminación de las barreras arancelaria y paraarancelarias y abrir mercado a sus exportadores, el gobierno en cambio facilita las importaciones, estimula el pleno empleo en otros países y remata con la denuncia de todos los acuerdos de integración, CAN; G3 o se auto excluye del MERCOSUR por el incumplimiento de sus  normas. Entre los  grandes desaciertos se encuentra la apertura para la importación de vehículos en contra de la industria automotriz nacional aguas abajo, libera los envíos puerta-puerta en favor de los perversos bodegones, todo en contra de nuestros industriales, pero si favoreciendo el desarrollo económico en otros países. El caso petrolero es más grave aún, socios patria o muerte como los vietnamitas e Iraníes se largaron bien lejos, debido a la incapacidad de operar en un país donde no existe seguridad jurídica, ni reglas de juego claras en particular para la inversión extranjera; y los pocos barriles que salen a China, la India y Rusia son para pagar deuda, es decir no entra dinero fresco.

Las nuevas sanciones del gobierno americano en contra de CONVIASA, provocaron la ira iracunda del Maduro quien en cadena nacional ordeno al MPIPRE, tomar acciones ante los tribunales internacionales. En este contexto, las declaraciones del Sr Maduro de acudir a instancias  internacionales a escasas 4 semanas de la audiencia pública ante la CIJ en el caso del Esequibo ya que Guyana podría a legar que estas declaraciones del Sr Maduro son una expresión del reconociendo de la jurisdicción de esta alta instancia internacional fueron inoportunas, delicadas y peligrosas.

El Sr Ministro, raudo y veloz, como el personaje cinematográfico de Cantinflas, sin pensarlo y sin percatarse que EE.UU no es parte, ni reconoce la jurisdicción de la Corte Penal Internacional, acudió a esta, a denunciar el atropello del imperio; pero como se dijo al inicio “Lo que natura no da, Salamanca no presta”. Así, el mono borleado canciller, sin protestar, no se le ocurrió otra brillante idea que acudir con su tren ministerial a la Corte Penal Internacional, en lugar de ir a la Corte Internacional de Justicia; la instancia propia para dirimir las violaciones al Derecho Internacional.

Dada estas apremiantes circunstancias, ante el compromiso presidencial de denunciar al imperio, y lavarle la cara al régimen, quedaron en evidencia los precarios conocimientos del Sr Arreaza en derecho internacional, al acudir a la Corte Penal Internacional, la cual solo y únicamente ventila tres tipos de crímenes: Genocidio, Crímenes de lesa humanidad y crímenes de agresión, con la peregrina aspiración que el Tribunal homologue una medida coercitiva unilateral de tipo comercial con alguno de los crímenes establecidos en el Estatuto de Roma. El Sr. Arreaza en sus alegatos aduce que las sanciones aplicadas por Trump son genocidas en contra del pueblo venezolano, pero no se pasea porque los sueldos básicos, las jubilaciones, las pensiones en particular las de la cancillería, de sus embajadores y otros funcionarios no llegan a 4 dólares mensuales después de más de 30 años de servicio, montos que no alcanzan para obtener una docena de huevos y mucho menos un fármaco para la tensión arterial o para la diabetes; sin contar con una póliza de salud que los proteja en los momentos más vulnerables después de haber dedicado su vida al servicio del  Estado. Si es el caso, esta conducta si se podría tipificar igualmente como genocidio en contra del tan amado pueblo. Dígame señor ministro,  que no es cierto según sus interpretaciones.

Tags
Mostrar más

J. Gerson Revanales M

Balcón del Ciudadano. Internacionalista. Post Doctorado RR.II Embajador de Carrera por concurso

Artículos relacionados

Close
Close