ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

ALEX VALLENILLA: Sanción a Rosneft evidencia ruptura entre militares venezolanos

Sanción a Rosneft evidencia ruptura entre militares venezolanos

 Por ALEX VALLENILLA / @alexvallenilla

Los militares sancionados preferirían cerrar negociaciones con Washington, que mantener el precario apoyo que reciben desde Moscú.

El control del sector petrolero de Venezuela por los militares, podría quedar próximamente en manos de grandes compañías petroleras extranjeras.  El gobierno de EEUU ha dado respuesta a las propuestas que hacen desde Venezuela, al ofrecer campos petroleros y privatización de operaciones, luego que Pdvsa ha colapsado.

El Departamento de Estado aplicó sanciones a una unidad comercial de Rosneft Oil Company, se trata de Rosneft Trading SA, una empresa para comercio de petróleo, de manera exclusiva.

La acción norteamericana sólo se aplicó a la petrolera rusa, mientras que a la norteamericana Chevron, a las española Rosneft y a la italiana ENI no hubo sanciones. Tampoco se aplicó a las empresas de servicios petroleros extranjeras, que operan con Pdvsa.

 

Golpe selectivo

A pesar de que la medida afecta al régimen de Nicolás Maduro en general, esta vez fue aplicada de manera muy cuidadosa:  es una respuesta y tiene un propósito. De allí que dentro del régimen chavista/madurista se desarrolla una guerra interna silenciosa.

El general Vladimir Padrino, que tiene nexos con Rusia a través de los contratos de armamentos, es parte esencial en todo el entramado. El golpe a Rosneft, pone a Padrino en aprietos, porque éste responde a Moscú, frente a los generales rivales, que ahora prefieren concretar negociaciones con Washington.

En el sector militar, Diosdado Cabello, que mantiene todavía nexos, ha dicho públicamente que no está dispuesto a negociar con los norteamericanos. Se ha esforzado en dejar esto claro. La rivalidad de Cabello y Padrino es de vieja data. Mientras tanto, Nicolás Maduro, que se apoya en los militares, ha dicho que está dispuesto a negociar con la Casa Blanca. Allí queda claro el pulso interno.

 

Venganza

En 2015, cuando el chavismo/madurismo perdía la Asamblea Nacional (AN), el general Padrino se impuso ante Maduro y Cabello para que aceptaran los resultados, presionado por la mayoría de generales. Padrino de esa forma sacaba a Cabello del Parlamento y desde entonces la rivalidad entre ambos  se mantiene. La oposición no supo echar lazos con sectores militares en ese momento.

 

La Casa Blanca y los militares sancionados

Washington responde. Los norteamericanos sancionan sólo al operador ruso, y con ello dejan claro que hay disposición a negociar en materia petrolera con quienes controlan actualmente la industria.

Hasta ahora, los hombres del poder real en Venezuela, son los militares, quienes monopolizan las armas y tienen control del sector petrolero.

Entre los norteamericanos y rusos hay acuerdos. Lo principal es el reparto de las riquezas petroleras venezolanas, aprovechando el caos político y la crisis institucional de este país, imposibilitado de defenderse del avance de las dos potencias.

Pero el pulso entre rusos y norteamericanos está en quién va a controlar dicho reparto, ya que se trata de un asunto geopolítico, y energético, muy vital para EEUU, debido a la situación latente con los productores de petróleo de esquistos en su país.

 

Rusia no

La sanción contra Rosneft tiene un mensaje implícito. La Casa Blanca deja saber que está dispuesta a negociar y facilitar una salida a los que están sancionados, siempre y cuando permitan que el control político y energético quede bajo Washington. Por tal razón las otras compañías no son reprimidas por el gobierno de Donald Trump.

 

¿Cambio de estrategia?

Maduro, quien cuenta con el tutelaje ruso y cubano, percibe lo anterior claramente y responde al anunciar una reorganización de la directiva de Pdvsa, en la que involucra personeros rivales al sector que intenta negociar por su parte.

El sector militar que controla los despachos de gasolina y gran parte de la industria, sabiendo al colapso al que se dirigen, han presionado para que los campos petroleros sean privatizados. Las sanciones impuestas a estos proceden de EEUU, por lo que una negociación lógica es con los norteamericanos.

Hasta ahora, el gobierno de EEUU, ha logrado evitar que la oposición venezolana negocie directamente con China y Rusia, de lo contrario les retirarían el apoyo y el reconocimiento a Juan Guaidó. Mientras en el chavismo/madurismo, pareciera haber una situación distinta y algunos sectores que han estado aliados circunstancialmente con Moscú, han decidido buscar una salida cambiando su estrategia y mirando al Norte.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close