fbpx
ColumnistasNacionales
Destacados

RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ: Cómo unir a la oposición venezolana

Cómo unir a la oposición venezolana

 

Tiempo de verdades – RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ

 

La unidad de todos los factores que se oponen a la continuidad del actual desastre, es requisito indispensable para asegurar la derrota del gobierno, y la viabilidad de una transición que emprenda la titánica tarea de reconstruir a Venezuela en todos los órdenes. La cúpula que desgobierna desde Miraflores está absolutamente consciente de ello y por eso instiga y alienta las fracturas y rivalidades en el campo de sus adversarios.

Venezuela ha sido sometida durante más de dos décadas de hegemonía chavista-madurista a un proceso de sufrimiento y destrucción jamás antes conocido. El deseo mayoritario de superar esta etapa de desgracias colectivas es el elemento aglutinante, capaz de superar diferencias de cualquier naturaleza, anteponiendo responsablemente el interés nacional, inspirado en el deseo de poner término al sufrimiento de sus ciudadanos.

Ahora bien, cabe preguntarse cómo revertir ese proceso autodestructivo que consume los esfuerzos de los dirigentes y grupos políticos que hacen parte de las fuerzas de oposición al régimen. No existe por supuesto una fórmula mágica, porque sin duda en estas disputas inútiles e infecundas privan intereses mezquinos, personales y sectarios, rivalidades, deseos de figuración y protagonismos, que dejan a un lado el interés principalísimo de impulsar una transición exitosa; pero si pudieran colocarse algunas conductas y prácticas que abonarían el camino para cimentar las bases de ese amplio y solido frente alternativo que definitivamente ponga fin a un régimen depredador y ruinoso.

La primera de ellas es poner el énfasis, el foco y los mejores esfuerzos en confrontar al régimen, identificado como el causante de la calamidad que hoy consume la vida de los venezolanos. Tenemos un adversario común, que si bien es cierto esta disminuido en sus apoyos y ascendencia popular, cuenta con elementos poderosos como la violencia, la fuerza, la represión, los recursos económicos, policiales, militares y paramilitares que le permiten sostenerse en el poder.

El segundo cimiento de una unidad en la diversidad tiene que ser el obligatorio respeto por las opiniones, iniciativas y estrategias que coexisten en una oposición plural, para la cual deben crearse espacios y mecanismos que permitan debatir puntos de vista diferentes, buscando coincidencias y reagrupamientos. Entender que tiene tanta pertinencia y legitimidad en la lucha contra el régimen, los que consideran la estrategia electoral como fórmula idónea para derrotarlo, como los que predican otras formas de lucha, y que se trata entonces no de descalificarnos mutuamente, sirviendo a los intereses del gobierno, sino de buscar puntos de encuentros, zonas de coincidencias, visiones compartidas que permitan iniciativas conjuntas, acciones comunes y escenarios para el debate tolerante.

Un invalorable servicio le prestan al régimen, como no se  cansa de recordarlo el propio Nicolás Maduro, los que desde las filas opositoras insultan y descalifican a quienes con respetables diferencias están ubicados en su mismo campo. Cuando prive en el liderazgo democrático, la sensatez, la sindéresis, pero sobre todo la responsabilidad de priorizar los intereses de Venezuela, y de pensar en el sufrimiento de los ciudadanos, entonces podrá construirse una amplia y sólida unidad nacional que conduzca con éxito la transición. Cuanto antes, mejor.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close