fbpx
ColumnistasInternacionales
Destacados

CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO: Los jesuitas

Los jesuitas

 

La crónica menor – Cardenal Baltazar Porras Cardozo

La inamovilidad de estos días, lejos del mundanal ruido y de los miedos paralizantes, brinda la oportunidad de pensar, discernir y leer sin interrupciones, libros que valen la pena. En el último trimestre del año pasado, el profesor italiano de historia contemporánea y de la Iglesia latinoamericana, Gianni La Bella, publicó el libro “los Jesuitas, del Vaticano II al papa Francisco”. Ha tenido en pocos meses varias ediciones en italiano, y en español van dos en menos de dos meses. Tengo la dicha de contar con el original autografiado por el autor, pensador agudo, crítico y de buena pluma. Para entender al papa argentino, hay que entender “la orden más famosa y potente de la Iglesia católica: la Compañía de Jesús”. “Las claves para entender su pensamiento, su acción y el estilo de su ministerio episcopal, hay que buscarlas en la tradición de la espiritualidad ignaciana”.

En una de las primeras entrevistas que dio Francisco, le preguntaron si como papa se siente jesuita. Y contestó sorprendido: “¡Por supuesto! Yo pienso como un jesuita”. A lo que habría que agregar, además, latinoamericano e hijo de inmigrantes italianos. “El Papa Francisco es un papa jesuita y su idea de la reforma de la Iglesia se corresponde con la visión ignaciana. He aquí la gramática interior, la cámara oscura, que permiten entender el género de reforma de la Iglesia que se propone realizar.

La Compañía es una orden “atípica” desde su nacimiento porque brotó del nuevo humanismo surgido en el renacimiento, pero en oposición a lo que el espíritu del renacimiento tiene de inauténtico e inhumano. “La Compañía nace para innovar, no para restaurar”. “Es una orden sui generis, caracterizada por una flexibilidad y una versatilidad únicas, que le han permitido abarcar el mundo en su totalidad”. “Los jesuitas son una orden planetaria, universal, libre de cualquier vínculo o limitación territorial, nacional o étnica; son un movimiento apostólico del Señor, cuyos miembros están presentes en las cuatro esquinas de la Tierra”.

“A lo largo de los siglos la Compañía de Jesús ha sido un poliédrico “think tank”, es decir un grupo de reflexión, un refinado laboratorio cultural, en el que se han gestado muchas de las políticas de la Iglesia”. Ha sido su historia a lo largo de los siglos. Por eso en determinados períodos históricos, también en el actual, su influencia ha sido considerada por algunos como peligrosos, y de allí, las filias y fobias que ha generado desde su nacimiento, “admiración y veneración y, al mismo tiempo recelos y una difamación sin par”. “La Compañía es un prisma, un caleidoscopio a través del cual se pueden leer algunas de las páginas principales de la Iglesia moderna y contemporánea, y en parte, también de la sociedad civil”.

“El pensamiento de Francisco empuja a la Compañía al encuentro de su vocación particular: frecuentar el futuro, y vivir como centinelas que olfatean el devenir de la historia, sin dejarse atrapar por el presente o por las nostalgias del pasado, ser como Ignacio y fecundar la historia con su carisma”. Espero que estas pinceladas sirvan para leer con fruición este libro, y muchos otros que nos hacen ver, el acierto y el profetismo de un hombre controvertido, pero trasparente y valiente, seguidor de Jesús para rescatar a los olvidados y excluidos de la humanidad.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close