ColumnistasNacionales
Destacados

RAMÓN GUILLERMO AVELEDO: ¿Para qué sirve?

¿Para qué sirve?

 ***Después de veinte años con todo el poder, el régimen resolvió racionar la gasolina porque no hay suficiente. Este país petrolero que la exportaba debe importarla, lo cual nos obliga además a un drástico aumento de precios. Es el siempre traumático encuentro con la realidad cuando se huye de ella. La política de precios escogida es la peor posible. ¿Qué interés se favorecerá?

 

Ciudadano Libre RAMÓN GUILLERMO AVELEDO

Los gobernantes chinos, admirados y adulados por el grupo en el poder, aunque no cabalmente comprendidos, hablan de “un país dos sistemas”. Aquí, la política decidida de “un mercado dos precios” suena parecido pero tiene muy poco qué ver. Costosa y de difícil aplicación práctica, como empezamos a constatar, dividir un mismo mercado en dos precios traerá especulación y corrupción. Así ha sido siempre, en todas partes. Son las decisiones que toma gente con escaso contacto con la vida real y mínima comprensión de las más elementales nociones de economía.

Veamos. Si en un solo mercado la misma mercancía tiene dos precios, una proporción de quienes puedan comprarla más barata le sacará provecho a su ventaja revendiéndola. Si la situación económica es mala y no abundan las oportunidades de negocio, la tentación de aprovechar esa aumentará irremediablemente. En el intento de evitarlo, el gobierno gastará dinero y esfuerzo, como lo hacía con el contrabando de combustibles a Colombia, cambiará reglas para hacerla más estrictas, amenazará con la cárcel. Al convertirlo en un asunto policial o para-policial, abrirá una oportunidad de negocio ilícito para los vigilantes de la ley.

Así ha sido siempre. ¿Por qué la gente es corrupta? No falta quien lo sea, claro, pero el verdadero motivo es que el diseño mismo del sistema invita a la corrupción.

En 1985 y 1986 el gobierno quiso favorecer a los más pobres protegiéndolos de un aumento al precio de la leche en polvo que era racionalmente necesario y creó la “leche popular” ¿Se acuerdan? La misma mercancía: Leche en polvo en un mismo mercado: Venezuela. Una leche era más económica para que llegara a los niños de familias de bajos recursos. ¿Qué vino? Favoritismos, negocios con la distribución, acaparamiento, corrupción. Buena parte de la “leche popular” se volvió queso, tanto en sentido real porque se usó para fabricarlo, como en sentido figurado, porque así se llamaba en aquel tiempo a lo que después se nombró como “guiso”.

Aquello, claro, fue un juego de niños, “robagallinismo” parafraseando al Presidente de entonces frente a lo que vendría años después con CADIVI. Porque en este caso la mercancía era el dólar y la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el de la calle se hizo abismal. En 2014 llegó a haber cuatro dólares “oficiales”. Unos pocos tenían el poder para disponer quién recibía preferenciales y otros más acceso e influencia en ellos y se formó la más fantástica fábrica de multimillonarios jamás imaginada. No digo en Venezuela, acaso en cualquier parte del mundo.

Con esa experiencia, se tomó la decisión de la gasolina. Es, como en la novela, la crónica de una muerte anunciada. Claro, es muy posible que quienes la propusieron lo hicieran precisamente por eso.

Y la escasez es agravante. Escasea la gasolina por el desastre de PDVSA y sus refinerías que viene largo y por las dificultades para importar por falta de plata, crédito que las sanciones agudizan, aunque no las hayan creado.

¿Puede haber subsidios a los más pobres? Sí, claro. Con transferencias directas que vayan al necesitado. Su marco ideal es una política económica sensata crea condiciones de oportunidades y progreso, así políticas sociales orientadas a la subsidiaridad y la solidaridad. Pero para eso hace falta otro gobierno y otra idea de lo que es gobernar.       

Tags
Mostrar más

Ramón Guillermo Aveledo

Ciudadano libre. Abogado, político, profesor e intelectual venezolano. Miembro y dirigente del partido COPEI. Exsecretario general de la Mesa de la Unidad Democrática. Coordinador Internacional de la MUD.

Artículos relacionados

Close
Close