ColumnistasNacionales
Destacados

WILLIAMS DÁVILA: Dictadura hambreadora

Dictadura hambreadora

 ***Maduro se inventó un fabuloso guiso: pagó gasolina de Irán con lingotes de oro y le cobra al pueblo en dólares la misma gasolina.

Avanzada – Williams Dávila

El régimen usurpador anuncia un aumento de los combustibles a precios exorbitantes. La gasolina subsidiada tiene un costo de Bs. 5000. Un vehículo de 50 litros costaría llenarle el tanque 250.000 Bs. Lo que equivale a más de la mitad del salario mínimo venezolano y con lo que queda, no alcanza ni para medio kilo de queso.

Esta tiranía se robó los dineros del pueblo cuando el precio del petróleo llegó a 150 dólares el barril. Un país productor y exportador de petróleo terminó importando gasolina a cambio de 9 toneladas de oro, que vale 500 millones de dólares utilizando una línea aérea Meham Air, sancionada por la comunidad internacional porque es una línea que llevó armas a fuerzas terroristas en el medio orientes.

Nos entregaron la soberanía y traicionaron la dignidad del pueblo venezolano. Hemos retrocedido 100 años. En 1943, en tiempos de Medina Angarita, se decidió la construcción de refinerías para que nuestros trabajadores tuvieran acceso de la gasolina a precios asequibles.

El pueblo no tiene ni gas ni electricidad ni agua. Solo recibe con soberbia cadenas completas de mentiras para justificar un racionamiento de gasolina y un mecanismo de cobros escalonados en dólares, que no es la moneda de curso legal en Venezuela por lo demás.

Maduro destruyó el complejo de refinería venezolano que producía 1.300.000 barriles de productos refinados y 668.000 barriles se consumía en Venezuela. Existían 6 refinerías en el país, las más importantes de América Latina y hoy están inoperativas como consecuencia  de la destrucción de la industria petrolera por parte del régimen de Maduro.

Con un salario de 4.66$ al mes, hiperinflación y emergencia humanitaria compleja, Maduro aumenta exorbitantemente la gasolina lo que acarreará más hiperinflación. El régimen destruyó las refinerías. Destruyó Pdvsa, y de paso le regala gasolina a  cuba. Violan el artículo 318 constitucional, y los artículos 57, 58 de la Ley de Hidrocarburos.

Los ciudadanos sufren cada día más. Deben hacer colas interminables para surtir sus vehículos de gasolina que, además, no posee la calidad ni el octanaje necesario para el buen funcionamiento de los vehículos existentes en el país.

Con este esquema violador de los derechos humanos el ciudadano debe quedarse en colas hasta de 48 horas en la capital. En Mérida es de una semana la estada en las colas para surtirse y en muchos casos pagar en divisas en bombas que, en teoría, son subsidiadas.

Por la reivindicación moral de Venezuela tenemos que salir de esta dictadura, hambreadora y repulsiva, que discrimina al pueblo para privilegiar a la nomenclatura corrupta de lo que nos han vendido como una revolución militar-civil.

Es fundamental la instalación de un Gobierno de Emergencia Nacional que acabe con el sufrimiento de nuestro pueblo y resuelva el problema de la gasolina en Venezuela.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close