ColumnistasNacionales
Destacados

ROBERTO MANSILLA BLANCO: “Fujimorazo” vía TSJ

“Fujimorazo” vía TSJ

 ***La usurpación activa un “autogolpe” de Estado

 

Por ROBERTO MANSILLA BLANCO – Corresponsal en España

 El régimen usurpador de Nicolás Maduro aprovecha una coyuntura determinada por la pandemia y la inacción internacional para acelerar sus mecanismos de control total en Venezuela. Lo hace aprovechando igualmente que los escándalos internacionales vía detención en Cabo Verde de su testaferro Alex Saab, financiamiento de partidos afines en Europa (M5S) y otros casos de corrupción (affaire Morodo-ZP), le pueden suponer una situación mucho más incómoda en el escenario internacional.

Es de destacar cómo esa coyuntura la aprovecha la usurpación para acelerar su “huida hacia adelante” hacia el totalitarismo. El mundo está atento a otros asuntos. El rebrote de casos de coronavirus en China ha obligado a restituir la cuarentena en diversas partes de Beijing. Este martes 16, 20 soldados indios fueron abatidos por efectivos chinos en la frontera, en una tensión fronteriza entre China e India que no se veía desde hace cuatro décadas.

Este mismo martes, Corea del Norte anunció que “volaba” por los aires su oficina de relación con Corea del Sur. En EE.UU, las protestas raciales han menguado, lo cual le deja a Trump cierto margen de maniobra para reconducir la crisis.

Y en este contexto, Maduro y sus aliados cubanos, rusos e iraníes no han perdido el tiempo. El plan de control absoluto ya estaba minuciosamente calculado. Tras elegir de forma unilateral un nuevo CNE, absolutamente ilegal, sin consensos con la oposición (¿ese es el diálogo que pedía ZP?), tal y como se había acordado, ahora ese mismo TSJ anuncia el “descabezamiento” de la actual directiva de Acción Democrática (AD), sacando a Henry Ramos Allup y colocando a un “afín”, Bernabé Gutiérrez.

Lo mismo hizo el TSJ con Voluntad Popular (VP), el partido de Guaidó, al que el régimen usurpador ha catalogado de “terrorista”. Y ahora también en Primero Justicia (PJ), sacando a Julio Borges de su dirección. Fuentes informativas dicen que Henrique Capriles Radonsky ya nombró nueva junta directiva en PJ. Esto junto a las recientes deserciones en las filas de VP demuestran que la estrategia del “chavismo” de penetrar y dividir a la oposición parece estar dando sus frutos.

El objetivo es claro: con un nuevo CNE ilegal, ir a elecciones parlamentarias en diciembre con una oposición dócil y domesticada para desalojar a Guaidó y recuperar, vía el golpista Luis Parra, el control de la última institución legítimamente elegida por sufragio universal y democrático: la Asamblea Nacional (AN).

Con Parra al frente de una nueva AN domesticada, Maduro tendrá carta libre para dar curso a su último golpe, fraguado muy probablemente desde Moscú: el control total de CITGO para el pago de sus deudas con Rusia, sin necesidad de verse afectado por las sanciones estadounidenses. Es la operación frustrada en 2015, cuando la oposición ganó con mayoría absoluta la AN. La marcha de Rosneft de Venezuela y su paso de activos en el país al Estado ruso es un movimiento  calculado en ese sentido.

Maduro lanza un “fujimorazo” vía TSJ para asestar el último golpe a la democracia venezolana: el control de la AN. El “autogolpe” de Maduro en una Venezuela sometida a la cruda crisis humanitaria aumentada por la pandemia es una huida hacia adelante que requerirá una acción internacional más decidida. Las presiones para la aplicación del TIAR serán mayores en los próximos días. Y en esto, y a pesar del apoyo internacional, ya ni siquiera Guaidó tiene capacidad de maniobra.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close