Nacionales
Destacados

Rafael Poleo: Nada que ganar en parlamentarias convocadas por Maduro

Rafael Poleo: Nada que ganar en parlamentarias convocadas por Maduro

*** Para Poleo, el 2015 no puede compararse con el 2020, pues hay un control diseñado para que la oposición no pueda ganar con los votos.

Por DANNY LEGUÍZAMO (El Cooperante)

Caracas.- Para el periodista Rafael Poleo, las circunstancias del año 2015 no pueden compararse con las del 2020, pues alega que Rusia ejerce un control diseñado para que la oposición no pueda ganar con los votos. Con la abstención, «La oposición no gana, pero deja de perder», asegura. A diferencia de algunos académicos, cree que la salida dependerá de la negociación entre dos hombres: Vladimir Putin y Donald Trump.

Poleo es periodista y presidente del Grupo Editorial Poleo. Siempre polémico -recuerda que alguna vez lo llamaron Rafael Peleo– tilda como un acto «suicida» acudir a las elecciones en las actuales circunstancias. De hecho, cree que la salida del chavismo del poder no depende exactamente de los venezolanos, sino de las negociaciones entre Rusia y Estados Unidos, pues lo que ocupa el poder en el país no es un partido, sino una banda de asaltantes.

Militante de Acción Democrática desde 1968, considera un error que Bernabé Gutiérrez haya ocupado el cargo de organización en la tolda blanca. Y avizora dos posibles problemas: las gobernaciones de Táchira y Nueva Esparta. El resto del partido, insiste, se mantiene incólume pues asegura, los adecos resisten hasta que al oponente se le cansa el brazo. Y repite su máxima: a los gobiernos no los tumban, sino que se caen.

La oposición ha decidido abstenerse de participar en las próximas elecciones, la califican como una farsa electoral, pero algunos académicos e intelectuales insisten en que se comete un error, que la oposición votando unida puede repetir la fórmula de diciembre de 2015 ¿Por qué abstenerse entonces?

En el año 2015 las condiciones eran muy distintas. El régimen no había sofisticado su sistema de control. En primer lugar no controlaba totalmente a la Fuerza Armada. Hoy el control directo que tiene Rusia en el gobierno de Venezuela, sobre todo el proceso de manipulación del material  electoral, su traslado e incluso el traslado de las cajas con los votos es distinto, porque ya se ha establecido una alianza entre Vladimir Padrino y Nicolás Maduro que para 2015 no estaba conformada en contra de cualquier esfuerzo que la oposición pudiera hacer para contar sus votos de manera decente.

Acción Democrática está acosada, su secretario de organización ha sido seducido y eso se lo dije yo muchas veces a Henry Ramos: que Bernabé Gutiérrez estaba entendido con el gobierno. Entonces, ahora a Acción Democrática le penetraron la secretaría general y le quitaron hasta el nombre del partido a través del CNE espurio que tiene Maduro. En fin, este no es un momento en el que estamos en capacidad de defender el voto y el régimen utilizó sus cañones para lanzar la gran ofensiva como las de Putin en Rusia para controlar el Poder Legislativo, de manera que ir a las elecciones en estos momentos es suicida. Esto es un momento crucial. Si nosotros vamos a esas elecciones estaremos atornillados, con un tornillo grueso a una dictadura por muchos años.

¿Y qué gana la oposición con abstenerse?

No gana, pero deja de perder, deja de perder todo. Si la oposición va, puede perderlo todo. Ya de por sí es escandaloso que quienes van a trasladar los votos para que sean contados son los militares de Padrino López. Eso, tengo que insistir, es una ingenuidad muy peligrosa. Lo que pasa es que en Venezuela mucha gente está pelando, y así como esos de la mesita los conozco y en algún momento nos llamábamos hermanos en épocas mejores, sé que están en una situación económica muy precaria.

Usted dice que no hay posibilidad de participar en estas elecciones. Pero tampoco hay posibilidad de calle por el tema de la pandemia, no hay posibilidad de salida militar interna y tampoco externa, porque una intervención está descartada para Venezuela ¿Entonces qué debería hacer la oposición en los próximos meses si no participa en las elecciones?

La solución del problema de los venezolanos no está en manos de los venezolanos. Hay algunos necios que dicen vamos a hacer esto y vamos a hacer lo otro, pero no se pueden hacer acciones de calle porque no estamos frente a políticos que cuando ven que no los quieren, se van y dejan que fluya la marea: estos son unos pistoleros, es un error hacerlos ver como políticos y lo vengo diciendo desde el año 96, que empecé yo mi campaña contra el movimiento fascista.

Entonces, es la comunidad internacional lo que va a resolver. Salir a la calle a que nos ametrallen es una tontería, pero eso sí, se debe mantener la posición internacional que se ha tenido, nadie puede desconocerle a Julio Borges la gestión que ha hecho al igual que cada uno de nuestros embajadores. Son gente muy meritoria, porque no son ricos. Tienen una oficinita ahí mismo en el apartamento y moviéndose febrilmente. Ese es el panorama de Venezuela, es un juego de intereses nacionales e internacionales. No es un acto heróico, lo que pasa es que nos han acostumbrado a leer historias de heroísmo, pero es de intereses económicos.

Entonces, a ver si le entiendo, la salida es por la vía externa. ¿Sería una salida militar o una presión para negociar la salida de Nicolás Maduro?

Ahorita hay una presión para negociar. Como no se trata ni de un partido ni de una ideología sino de unos asaltantes, se está aplicando la misma estrategia que se le hace a unos asaltantes que están metidos en un banco con unos rehenes y la policía está afuera, que es la comunidad internacional, los socavan individualmente. Ahorita tienen acorralado al hijo de Maduro.

El representante de uno de los hombres más poderosos del régimen se reunió conmigo en Europa en el 2018 para preguntarme cómo podían hacer ellos para escapar de este cerco personal, porque lo que se han robado no lo pueden usar, se lo tienen congelado, no se pueden mover. Entonces les han hecho no lo que se les hace a políticos, sino a los delincuentes comunes y atracadores. Los están cercando personalmente para obligarlos a negociar.

La negociación es una cosa larga. Por ahí hay necios que dicen que no se puede hablar, pero no: lo que no se puede es confabular con el enemigo. Y lo de hablar no lo haremos nosotros, sino dos grandes hombres de negocios, que son Donald Trump y Vladimir Putin. Lo que sostiene a Maduro son los rusos, China no. Los chinos son comerciantes y los iraníes están muy lejos.

¿Cómo evalúa la situación interna de Acción Democrática en este momento? Tengo entendido que hay presión de los personajes que están alrededor de Bernabé Gutiérrez hacia los cuatro gobernadores de Acción Democrática. 

En algunos casos, Nueva Esparta siempre ha sido una olla de grillos. Esos amigos míos isleños a quienes quiero mucho son problemáticos porque el hombre de las islas tiene una psiquis distinta.

En el caso del Táchira está la personalidad de Laidy Gómez, la gobernadora que es una figura política muy promisoria y claro, le ponen el ojo. Entonces, a Laidy Gómez lo primero que hizo Bernabé Gutiérrez fue meterle la idea en la cabeza de que ella podía ser candidata presidencial y ella está ahorita con ese conflicto. Es una mujer que se encumbró de repente y en Acción Democrática tiene un potencial político enorme, pero aquí se puede suicidar.

Si Laidy Gómez oye este canto de sirena, eso es debut, beneficio y despedida. Esa va a ser su única presentación y después va a desaparecer de la política, lo cual es muy lamentable. Esos son los dos únicos puntos en los que tiene actualmente algún problema el partido, pero más bien todos nos hemos movilizado y unido ante la indignación de que le hayan quitado a Acción Democrática sus símbolos, al igual que se lo quitaron a Copei.

Bernabé Gutiérrez nunca debió ser militante de Acción Democrática, dijo Carlos Canache Mata.

Eso puede ocurrir en cualquier partido. Yo le decía a Henry Ramos: ¿Cómo vamos a tener de secretario de organización a Bernabé Gutiérrez? Un cargo que ocuparon Luis Piñerúa y Luis Alfaro Ucero…

¿Y qué le respondía Henry Ramos?

La respuesta de Henry era en el momento en que todo el mundo se fue antes de las elecciones de 1998: aquello fue una desbandada. De los que fueron al CDN, repudiaron a Alfaro y mandaron a votar por Salas Romer, todos se escondieron, pero era porque cada uno de ellos se había cogido cuatro lochas. Ahí lo que había era miedo. De esa generación que le dio la espalda a Alfaro, eso fue un pánico. ¿Dónde están los de ese CDN? Se desaparecieron.

¿Usted cree que AD pueda resistir la embestida del régimen de Maduro en esta circunstancias?

Sí resiste, porque los adecos traen una tesitura de resistir. El adeco es bueno resistiendo. Tiene una cualidad que seguramente tiene su equivalente en inglés, pero que le acostumbramos a decir resiliencia. El adeco resiste y aguantamos hasta que al otro se le cansa el brazo y se cae solo, porque a los gobiernos no los tumban, los gobiernos se caen. La cuarta república se cayó, no la tumbaron.

A mí me llamaban Rafael Peleo en la Radio Rochela, pero el político bueno, competente, capaz, es aquel que sabe llegar a acuerdos, no el que pelea más bonito y Henry Ramos es un hombre que sabe llegar a acuerdos. María Corina Machado no sabe llegar a acuerdos, para mostrarte los dos extremos del espectro en esa conducta: no sabe llegar a acuerdos y la prueba es que está sola con ese partido que tiene ese nombre tan erótico.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close