ColumnistasNacionales
Destacados

FRANCISCO POLEO: Capriles sobrestima su poder de convocatoria

Ya en mayo, informamos desde esta tribuna que Henrique Capriles había planteado un ultimátum a Juan Guaidó: retomar la vía del voto, sea como sea, sin dejar de participar por la falta de condiciones. En cierta forma, esto emparentó al ex candidato presidencial con María Corina Machado. Ambos, como corresponde a posiciones extremistas, se niegan a respetar la voluntad de la mayoría de los partidos. Ni el presidente encargado ni el resto de los partidos cayeron en el chantaje, anunciando que no participarían en una trapisonda convocada a trancas y barrancas por el simple hecho de que el régimen necesita al parlamento para conseguir dinero internacional.

¿Conculcación de la mayoría absoluta? Por dinero. ¿Decretar el desacato de la Asamblea? Por dinero. ¿Tribunal Supremo asumiendo funciones parlamentarias? Por dinero. ¿Constituyente ilegítima legislando? Por dinero. ¿Írrito allanamiento de inmunidad a parlamentarios? Por dinero. ¿Nueva directiva ilegal del Poder Legislativo? Por dinero.

Sin el apoyo parlamentario, ningún país o institución seria se presta a dar un crédito, refinanciar deudas y otros mecanismos financieros. La desesperación por destrabar el financiamiento internacional unifica a un sector opositor y los sienta en la misma mesa que Maduro. La negativa de Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, entre otros, de aprobarle nuevos créditos a un régimen que llevó la corrupción a un nivel legendario, ha causado malestar en un sector de Primero Justicia. El control parlamentario, por ejemplo, no les gusta cuando se trata de la emisión de bonos. Ahí tienen el caso de los títulos 2020. Falta ver si este virus afecta a toda la causa justiciera o solo a un sector.

Cuando hace meses informamos de las intenciones de Capriles, la batería de intelectuales y demás personajes influyentes que lo siguen a pié juntillas nos cayó encima cual anti-Cristo. Recibimos las críticas de los justicieros honestos que ponen la mano en el fuego por quien ha sido una figura fundamental dentro de ese partido. Ahora, en privado, con media boca y voz casi insonora, expresan preocupación ante la evidencia de que Henrique se dispone a poner la torta. Será difícil que convenza a su gente esta vez. Todo tiene un límite. ¿Los va a dejar en la estacada?

Es momento de las definiciones. ¿Es Capriles parte de este grupo con intereses ligados al régimen? Si no lo es, debe cuidar sus juntas. Si no lo es, debe hacer caso omiso de quienes lo presionan para lanzarse a la aventura. Si no lo es, el partido que tiene registrado ante el CNE, “La Fuerza del Cambio”, debe desligarse de la trapisonda del 6D. Si no lo es, debe pedirle a sus cuadros en Estados Unidos, sobre todo en el Partido Demócrata, que dejen de cabildear por el cese de unas sanciones que son la gran carta para obligar al régimen a negociar unas presidenciales justas. Sólo en democracia Henrique podrá medirse en condiciones equilibradas para que, quizás, a la tercera vaya la vencida.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close